Aragón
Suscríbete

CAMBIO DE POLÍTICA

Fomento promete reanudar las obras entre Lérida, Huesca y Jaca

El secretario de Estado pretende inaugurar la autovía A-22 antes de las elecciones de 2012. Morlán confirma que hará con financiación privada el corredor entre Jaca y Navarra. Garantiza retomar los trabajos en la Ronda Norte y concluir la variante de Alcañiz.

Fomento promete reanudar las obras entre Lérida, Huesca y Jaca
Fomento promete reanudar las obras entre Lérida, Huesca y Jaca

Fomento modifica sus planes y promete la reanudación en septiembre de las obras paralizadas en la autovía que une Lérida, Huesca y Jaca. A falta de concretar la inversión y mientras negocia con las constructoras, el secretario de Estado de Planificación e Infraestructuras, Víctor Morlán, se comprometió ayer en Huesca a acabar los tres tramos en obras entre Siétamo y Lérida (A-22) así como a continuar el trazado hacia Jaca (A-23), excepto alguna parte. Desde allí hasta Navarra, se finalizará con financiación privada. Su objetivo es que la autovía entre Siétamo y Lérida esté finalizada antes de las elecciones de 2012. Pero para el resto de las obras, el ritmo no está marcado.

Las condiciones económicas han cambiado en dos semanas. Es la explicación que dio ayer el número 2 de Fomento para justificar la rectificación: en 15 días se han paralizado más de diez tramos de autovía en la provincia de Huesca y ahora se anuncia la reanudación de todos excepto tres. Con una profusa explicación, aseguró que "la deuda que tiene España tiene menos interés y hay mayor capacidad para gastar ese dinero". "Esto ha permitido que en estos momentos estemos en unas condiciones distintas que hace 15 días y que la afección que hace 15 días se produjo, ahora se pueda minimizar", afirmó.

Aunque no detalló la inversión que se realizaría en cada tramo, la explicación sirvió para calmar los ánimos de unos treinta alcaldes y presidentes comarcales que se reunieron ayer en Huesca con el secretario de Estado, Víctor Morlán, para pedir la reanudación de las obras. Al menos, escucharon lo que todos habían reclamado. Antes, también había mantenido un encuentro con los representantes de la Cámara de Comercio e Industria de Huesca y de la Confederación Empresarial Oscense (CEOS-Cepyme).

Todos los tramos paralizados de la autovía entre Huesca y Lérida (A-22) se retomarán "con urgencia" en las próximas semanas. La prioridad es la parte de 4,5 kilómetros que se retrasó por la aparición de una sima, que queda ahora entre los 17 kilómetros recién inaugurados desde Siétamo hasta el río Alcanadre y los 33 kilómetros desde Ponzano a Monzón, que obligan a volver a la N-240 y atravesar Lascellas. Además, y especialmente por los problemas de seguridad vial y movilidades existentes, se acabará la variante de Binéfar (13,8 km) y desde allí hasta el límite de la provincia de Lérida (6,8 km). También continuarán las obras en la variante de Almacellas (Lérida).

Sin embargo, en la A-22 quedará un escollo: los 13,2 kilómetros entre Huesca y Siétamo, cuyo proyecto sigue en redacción. "Este tramo no lo podemos licitar porque no tenemos dinero y cuando lo tengamos, lo haremos. Van a recuperar su tono para que se cumpla el objetivo de que antes de las próximas elecciones de 2012 estén acabadas", admitió Morlán.

Entre Huesca y Jaca (A-23) los trabajos no llevarán el mismo ritmo porque hay dos tramos cuyos contratos se han rescindido: Congosto-Arguis y Lanave-Embalse de Jabarrella. Desde Nueno hasta el Congosto, la obra se dotará de más recursos a partir de septiembre. Sin embargo, el siguiente tramo es el que se paraliza porque hay que hacer un modificado del proyecto. En este sentido, Morlán comentó que se podría aplicar el método alemán, por el que se paga a las empresas al acabar. Las obras seguirán también entre Arguis y Alto de Monrepós, Alto de Monrepós-Caldearenas y Caldearenas-Lanave. "En el resto, vamos a incrementar alguna anualidad y vamos a hacer que continúen si no todas, por lo menos, parte de ellas", señaló Morlán.

La zona más avanzada de esta vía es la unión entre Sabiñánigo y Jaca, donde también habrá "una dotación suplementaria", para acabar las obras previsiblemente este año. "Esto lo he comunicado a las empresas y espero que cuando llegue septiembre y acabe el periodo de vacaciones se formalice esta nueva propuesta y podamos llevarla a cabo sin ninguna dificultad", señaló. De hecho, también comentó que alguna empresa igual comienza antes porque ya les han informado de que "no habrá problema de financiación".

Entre Jaca y Pamplona

Si para las elecciones de 2012, ya estará la autovía entre Siétamo y Lérida, para el trazado completo hasta Pamplona, el plazo estaba fijado en 2014 y 2015. Pero en este caso, la planificación cambia. Ya no será el Ministerio de Fomento quien ejecute las obras sino que se hará a través de una fórmula de financiación público-privada, conocida como peaje en sombra, que permite pagar a muchos años la obra mientras la constructora se encarga del mantenimiento de la vía. En este caso, los cuatro tramos en obras se acabarán tal y como estaba previsto mientras que los cinco restantes (incluido el tramo Jaca-Santa Cilia, donde se ha rescindido el contrato) se licitarán en 2011 por este sistema.

Otras vías paralizadas

Morlán también anunció ayer en Huesca que continuarán las obras del tercer carril de la Ronda Norte en Zaragoza (A-2) así como la variante de Alcañiz. Sin embargo, para la parte de la N-232 en Teruel, desde Ráfales al límite provincial, continuará adelante el proceso de rescisión de la obra para volverlo a licitar. "Esta es una de las obras que tenemos como prioritarias para reiniciar la licitación con respecto a otras rescindidas", comentó Morlán. También aseguró la continuidad y finalización en 2011 de la Yebra de Basa-Fiscal (Eje Pirenaico-N-260).

Etiquetas