Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

CONVULSIÓN EN LA POLÍTICA ARAGONESA

El PSOE pide a Iglesias que continúe hasta 2011 y que no abra ya la sucesión

Blanco dice que "ahora no es el momento" de elegir a un nuevo candidato y que el proceso se iniciará "cuando toque". Le recuerda que "sigue siendo tiempo de trabajar por Aragón" y que ha asumido "un compromiso con los ciudadanos".

La dirección federal del PSOE no quiere que se abra ya el proceso para elegir al sustituto en Aragón de Marcelino Iglesias. El vicesecretario general del partido, José Blanco, afirmó ayer de forma taxativa que "ahora no toca" elegir quién será el próximo candidato a la DGA y, por si alguien tuviera dudas o ganas de buscar ya nuevos horizontes, recordó que el actual líder del PSOE en la comunidad tiene un compromiso ineludible con los aragoneses. "Iglesias ha contraído un compromiso con los ciudadanos, que es seguir trabajando por Aragón", afirmó.

En esta misma línea, Blanco situó a Iglesias al frente del Gobierno de Aragón "hasta que, cuando toque, se proceda a designar un candidato a las elecciones de 2011". Aunque esto no supone obligatoriamente que Iglesias se mantenga en el cargo los dos años y ocho meses que le quedan, sí garantiza al menos que no lo abandone de forma prematura.

Por lo demás, el número dos del PSOE federal quiso dejar claro que Iglesias había cumplido el trámite de informarles previamente. "Ha comunicado una decisión que conocía la dirección del partido", aseveró tras la reunión de la Ejecutiva federal de ayer. Blanco aprovechó además para recalcar que el aragonés sí era un barón regional querido por la estructura federal. "Iglesias es un magnífico dirigente en el PSOE, un magnífico presidente, que ha sido ratificado ya en algunas ocasiones por los ciudadanos", dijo.

En cualquier caso, el anuncio de su marcha no fue tema de debate en la reunión de la Ejecutiva, que estuvo monopolizada en exclusiva por la presentación que les hizo el vicepresidente Pedro Solbes sobre los Presupuestos Generales del Estado, que se presentan hoy.

Sin interferencias

En cuanto a la posibilidad de interferir en el relevo de Iglesias, parece que en este caso Ferraz, salvo pedir que se retrase lo más posible, no tiene nada mucho que decir. De hecho, si todo va según el guión previsto, tampoco tiene necesidad de hacerlo. En Aragón hay actualmente un liderazgo fuerte (el núcleo duro del PSOE-Huesca) y nada indica que la dirección federal tenga problema con ello. Hasta hace apenas unas semanas, la oscense Eva Almunia era precisamente la representante del PSOE-Aragón en la Ejecutiva federal y Blanco mantiene una excelente relación con ella.

El único dirigente aragonés que es persona non grata en la sede federal del partido es Juan Alberto Belloch, y una vez que se ha autodescartado se ha acabado el principal posible problema para Madrid.

Aunque el mensaje oficial marcaba el horizonte del 2011, no se descarta que en realidad ese horizonte sea el del 2009. Iglesias, hasta ahora, ha manejado las dos posibilidades: la opción de hacer un cambio profundo durante estos años y dar paso al elegido o elegida a última hora (aunque no sea situándolo en un primer nivel) o agotar la legislatura.

Si se va antes, una posible salida son las elecciones europeas, como ayer ya comentaron diversas fuentes del PSOE. El problema es que Iglesias no podría ser el número uno de la lista, ya que ese puesto está comprometido para el ex ministro de Justicia, Fernando López Aguilar.

Esta circunstancia casi puede ser beneficiosa, en cuanto que Iglesias, según recuerdan, tiene un perfil poco electoral en algunas zonas de España por su posición con el trasvase del Ebro. Así, podría encontrar acomodo en otro puesto preferente de la lista (debido a la paridad, el siguiente disponible sería el tercero) sin tener que llevar además el peso de la campaña electoral. No ser el cabeza de lista tampoco enturbiaría sus posibilidades en el Parlamento Europeo. Si lo quiere, tendría garantizada, como mínimo, una de las 14 vicepresidencias de la Eurocámara.

La UE o quedarse hasta el final

Si, como ayer barajaban altos cargos socialistas, se produce esta situación y la elegida es Eva Almunia, quedará situar entonces en la DGA a un presidente de transición que sitúe en el Gobierno aragonés a la actual secretaria de Estado de Educación como persona de peso. Francisco Pina o Javier Velasco son los dos diputados autonómicos que podrían ejercer ese interregno.

Pero a la vez, algunos dirigentes manejan la tesis contraria y dan por hecho que Iglesias aguantará hasta el 2011 al frente del gobierno. Así, controlaría de forma absoluta el proceso de sucesión, situaría en un primerísimo plano dentro de la DGA a la persona elegida y asumiría el previsible desgaste de la crisis económica.

Etiquetas