Aragón
Suscríbete por 1€

DOTACIÓN ECONÓMICA

El presupuesto de la DGA bajará un 2% en 2010 y decrecerá por primera vez en la historia

La crisis merma los ingresos y obliga a aplicar un recorte de 110 millones en el gasto público.La DGA disminuye las inversiones por segundo año consecutivo y aumenta la deuda en 900 millones.

El consejero de Economía y Hacienda, Alberto Larraz, conversa con el presidente de la DGA, Marcelino Iglesias, en las Cortes.
El presupuesto de la DGA bajará un 2% en 2010 y decrecerá por primera vez en la historia
JUAN CARLOS ARCOS

El próximo año será un ejercicio de apretarse fuertemente el cinturón en el Gobierno de Aragón. La DGA reducirá por primera vez en la historia de la Comunidad su presupuesto, que caerá un 2%. Fuentes del Ejecutivo argumentaron que se trata de unas cuentas "responsables y austeras" y caracterizadas por contener el gasto público. Esto, junto al descenso de la inversión y el aumento de la deuda serán los ejes principales de unas cuentas que hoy ha presentado el consejero de Economía y Hacienda, Alberto Larraz, después de que un consejo de gobierno extraordinario diera el visto bueno.

 

Una de las novedades de este año es que el gasto público, esto es, gasto corriente y subvenciones, se reducirá en unos 110 millones de euros. Y para conseguirlo se aplicarán medidas tajantes y polémicas. Las asociaciones y entidades que hasta ahora reciben ayudas autonómicas también tendrán que hacer un sacrificio, puesto que el grifo de la administración se recortará considerablemente. La preocupación ya ha comenzado a extenderse entre colectivos culturales, sociales y ciudadanos.

También afectará el recorte al capítulo de personal. Los consejeros, altos cargos y asesores volverán a tener congelado el sueldo por segundo año consecutivo. Los funcionarios solo incrementarán su salario en un 0,3%, tal y como fija el Estado. Además, todas las vacantes que existan actualmente y que se vayan generando en el próximo año no se cubrirán ni se dotarán de crédito. En 2008 había una previsión de que se registraran unas 150 jubilaciones. A esto habrá que sumar los traslados de puestos por concurso, las bajas, el personal laboral... No obstante, este recorte no afectará a los puestos que queden libres en servicios sociales, sanidad o educación. Todos estos se cubrirán.

 

Las cifras en la inversión tampoco serán al alza. Se situarán por debajo de los 500 millones de euros. El año pasado ya descendió de los 596,6 millones a los 508,3. Los motivos son que desaparecen las inversiones en la Expo y concluye la reforma del Hospital Miguel Servet, que se llevó en anteriores ejercicios un montante destacado. En este capítulo habrá dinero para la construcción del futuro campo de fútbol de Zaragoza. Eso sí, no tendrá una partida específica sino que se englobará en un título más general.

 

Pero, pese al recorte en gastos, el Gobierno deberá recurrir a la deuda. Captará créditos por valor de más de 900 millones de euros, más del doble que el año pasado. Se amortizarán 200. El Gobierno central autorizó a las Comunidades Autónomas a asumir durante 2010 como máximo un 2,5% de déficit sobre su Producto Interior Bruto (PIB).

 

Cuando termine 2010, la Comunidad aragonesa registrará un nivel de endeudamiento (relación entre la deuda financiera y los ingresos corrientes) del 7,9% del PIB, mientras que la media del resto de Autonomías se sitúa en el 11%. Está previsto que estos niveles se queden en el 5,8% a finales de este año. La media española llega al 7%.

 

Otra de las cifras negativas para la Comunidad y que tiene su origen en la crisis, tiene que ver con la recaudación de las arcas autonómicas por impuestos y por transferencias de otros organismos o instituciones.

600 millones menos de ingresos

Las previsiones de ingresos con las que trabaja el Ejecutivo autonómico consideran que Aragón recibirá 600 millones de euros menos que este año. Los impuestos tienen gran culpa de esta drástica reducción. No en vano, durante todo este ejercicio se han ido constatando caídas del 35%, por la reducción, sobre todo, de los tributos de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados. A pesar de estos datos, el Gobierno de Aragón no tiene intención de incrementar la presión fiscal y la ley de acompañamiento del proyecto de ley de presupuestos no incluirá cambios significativos.

 

La crisis que sufren otras administraciones también tendrá sus efectos en la aragonesa. A la reducción de la inversión del Estado en la Comunidad, habrá que sumar los recortes en ayudas europeas y otro tipo de fondos de otros organismos. A cambio, Aragón recibirá unos 160 millones extra este año gracias al nuevo modelo de financiación autonómica.

Etiquetas