Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

SANIDAD

El hospital de Teruel será el primero que se construya en Aragón tras 15 años

La DGA anuncia que las obras empezarán antes de que acabe 2011, durarán cinco años y costarán 98 millones de euros.

Recreación virtual del aspecto exterior que tendrá el nuevo hospital de Teruel.
El hospital de Teruel será el primero que se construya en Aragón tras 15 años
HERALDO

El futuro hospital general de Teruel, cuyo proyecto arquitectónico fue presentado ayer, será el primero que se construya en Aragón desde hace 15 años, cuando entró en funcionamiento el nuevo Royo Villanova en Zaragoza. El centro hospitalario sustituirá al actual Obispo Polanco, que se ha quedado pequeño y obsoleto tras más de medio siglo de funcionamiento. "Teruel tendrá el primer hospital del siglo XXI en la Comunidad Autónoma", resumió la consejera de Presidencia de la DGA, Eva Almunia, aludiendo a la amplitud y modernidad que definirán al edificio.

Las obras, que costarán 98 millones de euros -el equipamiento no está incluido, aunque sí las vías de acceso-, saldrán a licitación "en las próximas semanas", pero las máquinas no empezarán a trabajar hasta "antes de final de año", debido a la "compleja tramitación", explicaron conjuntamente Almunia y la consejera de Salud, Luisa María Noeno. La construcción del nuevo hospital podría prolongarse por espacio de "cuatro o cinco años". Para el inicio de las obras, los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de 2011 contemplan 3,3 millones.

La DGA presentó ayer un hospital de vanguardia, con un equipamiento de alta tecnología que mejorará y agilizará el diagnóstico por imagen. Será, además, un centro 'sin papeles' al contar con herramientas informáticas de primer orden que facilitarán el acceso de los médicos al historial de los pacientes. Estará en red con los servicios sanitarios de todo Aragón, lo que hará posible el envío y recepción de imágenes radiológicas y anatómicas y la realización de videoconferencias entre especialistas de distintos hospitales.

El centro sanitario proyectado, con 58.000 metros cuadrados, casi triplica la superficie del actual, que es de 22.000 metros cuadrados. Tendrá 300 camas frente a las 220 que hay ahora, un helipuerto para el transporte aéreo de los pacientes y un área de aparcamiento exterior con 800 plazas que pondrá fin a las dificultades actuales para acceder al Obispo Polanco, rodeado de estacionamientos de pago.

Más quirófanos, consultas y gabinetes de exploraciones funcionales, más espacio en Urgencias y más camas en la UCI -saturada al menos 100 días al año- son otras características del futuro hospital, que estará emplazado en el paraje El Planizar, en un solar de 12 hectáreas todavía sin urbanizar a unos tres kilómetros del casco urbano.

El arquitecto José León Paniagua, del gabinete redactor del proyecto, describió el futuro hospital como un edificio "fusionado con el paisaje", con luz natural en todos sus espacios y articulado de manera que el usuario "no se pierda" ni en su interior ni en su exterior. De baja altura, pero de gran escala, contará con accesos diferenciados para algunas unidades.

Para 100.000 personas

El nuevo centro hospitalario atenderá a 78.000 personas, los habitantes de media provincia, pero estará preparado para un crecimiento en la próxima década que sitúe a la población de este sector sanitario en cerca de 100.000 personas. Tanto Almunia como Noeno dejaron para más adelante concretar si las mayores dimensiones del edificio y sus nuevas prestaciones irán acompañadas de un incremento de las plantillas de personal. "Poco a poco; primero habrá que hacer el edificio", dijo Almunia.

El proyecto del nuevo hospital fue presentado en Teruel en un acto por todo lo alto y con tintes electoralistas que tuvo lugar en la sede del Gobierno aragonés. Al mismo habían sido invitados más de un centenar de representantes de organismos sociales y entidades ciudadanas. Además de Noeno, pronunciaron discursos la gerente del Salud, Ana María Sesé, y el presidente del Gobierno aragonés, Marcelino Iglesias. Este último afirmó que el sistema sanitario aragonés es uno de los mejores de España y también de Europa y que el futuro hospital de Teruel será el mayor centro de trabajo de la ciudad.

El presidente de la Federación de Vecinos de Teruel, Isidoro Esteban, reclamó que las obras "se liciten cuanto antes y se cumplan todos los compromisos". Otro de los invitados, el presidente del sindicato médico CESM, José Forner, criticó que "no haya fechas, ni plazos, ni se hable del personal". La representante del sindicato de enfermería Satse, Rosario Hernández, mostró su temor "a que se quede todo en palabras", mientras que la secretaria de CC. OO. en Teruel, María Luz Benedicto, expresó su "desconfianza hacia el proyecto, por la poca concreción en los plazos".

Etiquetas