Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

HUESCA

El gremio oscense afronta un otoño complicado tras unas alicaídas rebajas

La campaña arranca "sin grandes expectativas", aunque el comercio resiste e incluso hay aperturas.

Ainhoa Labadía arregla el escaparate de su zapatería infantil, ayer, en la calle de Ramiro El Monje.
El gremio oscense afronta un otoño complicado tras unas alicaídas rebajas
j. blasco

El comercio oscense afronta la nueva temporada con incertidumbre. Las rebajas han sido un revulsivo insuficiente para cambiar la tendencia de la crisis, y desde la Asociación de Comerciantes de la ciudad no ven signos de que el otoño anime a los clientes a rascarse los bolsillos. A falta de datos, el gremio no acusa demasiados cierres, y septiembre se ha estrenado con la apertura de algunas tiendas.

 

"Las rebajas han ido como el resto del año: regular. Se ha vendido menos, en la línea de los últimos meses", reconoce Daniel Ramírez, presidente de la Asociación de Comerciantes de Huesca. Sin concretar sectores, Ramírez apunta que "hay quien ha hecho muchos descuentos y ha facturado menos, otros han vendido menos, y en algunos se han unido ambas circunstancias". "Los que más lo notan son los que ofertan productos que no se necesitan en el día a día", destaca.

 

El otoño "se presenta igual", afirma el presidente. "Llevamos todo el año esperando a que la situación cambié, y ya solo nos queda seguir trabajando y esperar a que pase el tiempo, sin grandes expectativas". La Asociación ya prepara nuevas campañas de cara a estos próximos meses, entre las que si incluye la peatonalización de los Cosos, una medida que pese a la mala acogida que tuvo el pasado fin de semana entre los comerciatnes, Ramírez valora "positivamente".

"Aguanta como un jabato"

Desde la Asociación se destaca que la temporada se estrena sin cierres significativos. "El pequeño comercio de Huesca aguanta como un jabato", afirma Vicen Mateo, secretaria del colectivo, a lo que hay que añadir la apertura de nuevos establecimientos.

 

Una de las calles más comerciales de Huesca, Ramiro El Monje, ha visto cómo en pocos meses se abrían nuevas tiendas de moda, y uno de sus locales anuncia su "próxima apertura". El pasado viernes se inauguró una zapatería infantil, regentada por la joven emprendedora Ainhoa Labadía, propietaria de otros dos establecimientos. "Hay que lanzarse un poco. Vi que este local quedaba libre, así que sin pensarlo mucho lo cogí. Es un poco arriesgado pero, con crisis o sin ella, no me iba a quedar sentada a esperar", afirma la empresaria. La economía deja mucho que desear, pero ella lo combate "con mucho trabajo".

Etiquetas