Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

ESTRAMONIO Y OPIO, ENTRE OTRAS

Aragón tiene más de 50 áreas de crecimiento de plantas tóxicas

Dos jóvenes murieron en Madrid por consumir un brebaje preparado con estramonio, una planta que se puede encontrar en al menos una veintena de zonas de la comunidad aragonesa.

Imagen tomada en 2008 de plantas de estramonio en Zaragoza
El estramonio, una planta 'común' en Aragón cuyos efectos hay que conocer
ESTHER CASAS

El pasado fin de semana en la localidad madrileña de Getafe, dos jóvenes de 18 años murieron por consumir un brebaje preparado con estramonio en una 'rave' ilegal. El estramonio, una planta de elevada toxicidad, es relativamente fácil de encontrar: en Aragón crece en varias zonas, algunas dentro de las capitales de provincia. Pero no solo el consumo de estramonio es peligroso: otras plantas silvestres que existen en la región también son altamente tóxicas.

En la comunidad autónoma aragonesa hay al menos 21 zonas donde crece el estramonio, según los datos que ofrece el proyecto Anthos, una base de datos de plantas dependiente del Real Jardín Botánico de Madrid. Algunas de ellas se localizan en el Pirineo y la zona prepirenaica, entre las comarcas turolenses del Bajo Aragón y Matarraña, así como en los alrededores de las tres capitales de provincias. En el caso de Zaragoza, incluso, dentro del casco urbano.

Esto último no es una novedad, porque ya en el año 2008 los vecinos de La Almozara montaron en cólera tras descubrir varias plantas de estramonio junto a un parque infantil en el por entonces nuevo paseo de la ribera del Ebro.

Las plantas fueron retiradas, una decisión que se ha tomado también en Getafe, que este miércoles iniciaba un dispositivo especial de limpieza para eliminar cualquier planta de estramonio de la ciudad. Algunos expertos en la materia señalan, sin embargo, que más eficaz que la retirada de las plantas es la educación y la formación de los ciudadanos respecto al peligro que suponen para la salud, y así evitar sucesos terribles como el acaecido en Getafe.

Otras plantas peligrosas

Otras plantas silvestres de elevada toxicidad en Aragón son la adormidera u opio, la belladona y los beleños. De la primera especie, Carlos Sánchez, técnico de Natuaragón, recuerda que "hay años y lugares concretos que es muy abundante, incluso no demasiado lejos de Zaragoza capital". Efectivamente, estos tres vegetales se pueden encontrar en diferentes zonas de la comunidad autónoma según refiere una búsqueda en la base de datos de Anthos.

El opio se localiza en un total de seis zonas en Aragón, en el centro y suroeste de la provincia de Zaragoza y al sur de la oscense. Hasta 22 áreas de crecimiento se pueden encontrar de los beleños en la región. Crece, sobre todo, en el sureste de la provincia de Teruel, pero también en el Pirineo y en varios puntos del Valle del Ebro.

Por su parte, la belladona crece en algunas zonas del Maestrazgo y de la comarca de Gúdar-Javalambre en Teruel. También en las comarcas oscenses de la Jacetania y Sobrarbe.

Los hongos también muy peligrosos

La utilización de algunos hongos como sustancias alucinógenas no es nueva. De los que nacen en Aragón, Carlos Sánchez destaca el 'Claviceps purpurea' o cornezuelo y los del 'género Psilocybe'. De los segundos dice este experto que "son los hongos alucinógenos por excelencia". Se les conoce popularmente por el nombre de 'monguis' y son muy buscados en zonas del Pirineo oscense.

"Tanto plantas como hongos alucinógenos son muy tóxicos en función de la dosis, la cual es muy difícil controlar ya que no siempre tienen la misma concentración de componentes activos, dependiendo de la época, zona, climatología, condiciones ambientales... El peligro es grande", alerta Sánchez.

También hay plantas cultivadas que, aunque no son alucinógenas, son venososas. Es el caso de las adelfas, la hiedra o los llamados 'dondiegos'. Todas ellas son plantas que se pueden encontrar muy fácilmente en parques y zonas ajardinadas.

Etiquetas