Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

GRAN SCALA

El consejero Aliaga sigue sin recibir a los directivos de la promotora

La DGA alega «problemas de agenda» por ambas partes para concertar la cita. Malestar entre los propietarios de Ontiñena porque Industria no les ha escuchado.

La cita se pidió hace un mes, cuando la cuenta atrás para Gran Scala ya había comenzado. La promotora del parque de ocio y juego International Leisure Development (ILD) solicitó al consejero de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, una reunión para revisar el estado del proyecto y la documentación que exige la ley. La realidad es que el plazo que marcaba la opción de compra para la adquisición de los terrenos se agota sin que esta se haya producido. La explicación del Gobierno de Aragón es que ha habido «problemas de agenda» por ambas partes para concertar la cita, que se producirá «más adelante». Sin embargo, ILD tenía mucho interés en una reunión de la que dependían otras decisiones.

Es uno de los motivos por lo que la promotora ha tenido que pedir «in extremis» a los propietarios de las tierras de Ontiñena una prórroga de la opción de compra. ILD tenía que tomar una decisión u otra con respecto a la adquisición de las tierras en función de la viabilidad del proyecto. Por el momento, ha tenido que pedir más tiempo.

«La reunión no se ha producido en tiempo y forma, pero eso no quiere decir que no se vaya a realizar. En algún momento se va tener que celebrar porque tanto unos como otros tienen que poner encima de la mesa sus cartas», apuntaron ayer desde el gabinete de comunicación de Gran Scala con la esperanza de poder mantener pronto una conversación con el consejero Aliaga. Por su parte, desde el departamento de Industria tampoco descartaron la posibilidad de que el encuentro tenga lugar más adelante. No obstante, sí que aseguraron que antes del jueves no se produciría, «aunque después puede haber reuniones, igual que las ha habido antes».

Los días fueron pasando sin fijar una fecha aunque en todo momento el consejero de Industria, Arturo Aliaga, manifestó su intención de recibir a ILD. En el último momento, se esperaba que el jueves o el viernes de la semana pasada Aliaga se pudiera sentar con los directivos. De hecho, solo unos días antes insistió en que, aunque la ley es «innegociable», se reunirían para «analizar el estado del proyecto» y la documentación de la que disponía ya la promotora. En ese momento, ya apuntó que el problema es que no se coordinaban las agendas y que estaba a expensas de la promotora para concertar la cita. El resultado es que la negociación no ha tenido lugar.

Sin embargo, al no producirse, ILD ha tenido que tomar una decisión para ganar tiempo con los propietarios. De hecho, el alcalde de Ontiñena, Ángel Torres, también estaba pendiente de este encuentro para ver qué solución adoptaba la promotora. Su intención era comunicar el domingo a los propietarios en las fiestas menores de Santa Águeda la situación. Pero no pudo.

Malestar en Ontiñena

El propio alcalde, Ángel Torres, junto con un grupo de propietarios ya solicitaron una reunión hace más de un mes al consejero de Industria, Arturo Aliaga, para hablar del proyecto de Gran Scala, en lo que para ellos era la recta final. Sin embargo, tampoco los ha recibido. Esta situación ha generado «malestar» entre los afectados por un proyecto del que están muy pendientes pero del que poco saben. De ahí, que quisieran escuchar lo que conoce Aliaga de este proyecto y sus impresiones.

«A Ontiñena nos interesa que el proyecto salga adelante pero el Gobierno de Aragón no apoya», denuncia Ángel Costa, uno de los propietarios que recuerda las palabras de la consejera de Presidencia, Eva Almunia, que hace unos meses aseguró que el proyecto estaba «muerto». «Necesitan el apoyo del Gobierno de Aragón, se tiene que implicar un poco más porque la promotora no va a pagar todas las tierras para que luego no salga adelante», comentó Costa.

Desde el Gobierno de Aragón, aseguraron ayer que Industria «no tiene nada que ver» en la negociación entre la promotora y los propietarios y por lo tanto «no tiene nada que decir».

Etiquetas