Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

TEMPORAL

El cierzo sacude Aragón con rachas de más de 100 km/h y decenas de percances en Zaragoza

Los Bomberos de la capital hicieron más de 60 salidas y la Policía Local superó las 300 llamadas, pero no hubo daños personalesEn el resto de la provincia también se multiplicaron las incidencias.

El fuerte viento tumba contenedores en La Romareda
El viento provoca la caída de árboles y cortes en el suministro eléctrico
ESTHER CASAS

El temporal de frío, viento y lluvias que afecta a la Península desde el pasado fin de semana provocó ayer decenas de percances en la provincia de Zaragoza y, en menor medida, en Huesca y en Teruel. La mayoría de esas incidencias se produjeron en la capital aragonesa, donde las rachas de cierzo de más de 100 km/h obligaron a los Bomberos a hacer más de 60 salidas por caídas de árboles y desprendimientos de ramas, tejas, antenas, planchas metálicas y otros elementos.

Afortunadamente, no hubo que lamentar más daños personales que las heridas leves sufridas por el conductor de un turismo al que le cayó un árbol encima cuando circulaba por el paseo de Fernando el Católico. El viento también provocó el cierre de todos los parques de la ciudad, dificultó las labores de extinción de un incendio en un unifamiliar y una nave de Garrapinillos y provocó cortes eléctricos en varias zonas de la provincia que en total afectaron a unos 500 clientes.

Tal y como se anunció, las precipitaciones que ha dejado este frente en Aragón son poco importantes, aunque las nevadas han causado algunos problemas en el Pirineo y en las zonas altas de Teruel. Las temperaturas diurnas siguieron cayendo ayer y alcanzaron valores casi 20 grados más bajos que los registrados la semana pasada: Teruel no pasó de los 6,4, grados, Huesca, de los 12,3, y Zaragoza, de los 12,2. No obstante, lo que realmente está haciendo que el ambiente sea casi gélido es el cierzo.

A lo largo de la jornada se midieron rachas muy próximas a los 100 km/h en toda la Comunidad, lo que dejó cortas las previsiones y conllevó la activación de la alerta por riesgo importante. El récord lo tuvo el aeropuerto de Zaragoza, con 107 km/h, pero también hubo valores similares en Montalbán (100), Andorra (96), Cerler y Aínsa (94), Quinto (84)... El temporal de viento alcanzó su apogeo en las horas centrales del día y se fue calmando conforme avanzó la tarde.

Según informaron fuentes de la DGA y del Ayuntamiento de Zaragoza, entre las 9.00 y las 18.00 el cierzo provocó 220 llamadas al 112 y más de 300 a la Policía Local de la capital aragonesa. Además, la centralita de los Bomberos estuvo colapsada durante buena parte de la jornada.

Afecciones a la circulación

La mayor parte de las incidencias registradas en la ciudad tuvieron que ver con la caída de decenas de árboles o grandes ramas. Dos de esos percances se produjeron en el paseo de Fernando el Católico: el que provocó un herido leve al alcanzar a un coche y otro que acabó con un ejemplar centenario caído sobre una farmacia.

En Vía Ibérica otro árbol obligó a cortar temporalmente el tráfico en uno de los sentidos, y en Duquesa de Villahermosa la circulación tuvo que interrumpirse por completo durante unos minutos por el mismo motivo. En el parque Pignatelli un pino derribado ocupó uno de los carriles del paseo de Cuéllar, y también hubo problemas en otras vías como Doctor Fleming o los alrededores de la plaza de toros.

Los parques de Zaragoza estuvieron cerrados durante todo el día, y se sigue recomendan- do a la población que evite el paso por zonas arboladas. No obstante, otros elementos del paisaje urbano también causaron problemas.

En la estación de Delicias voló un panel metálico de la fachada del hotel Puerta de Zaragoza. En la Ciudad del Transporte también hubo problemas con algunas cubiertas, y los avisos por señales, antenas, tejas o materiales de construcción se repitieron por toda la ciudad obligando a los Bomberos a activar todas las dotaciones disponibles. Incluso la enorme 'a' mayúscula que preside el edificio de Aragonia se vio afectada.

Además, también hubo que sofocar el incendio que se declaró pasadas las 14.00 en una vivienda unifamiliar del barrio rural de Garrapinillos. El cierzo dificultó las tareas de extinción del fuego, que también afectó a una nave.

Cortes de luz

Los vientos muy fuertes también afectaron al suministro eléctrico de zonas como Garrapinillos, Tauste, Encinacorba o Paniza. Según fuentes de ERZ-Endesa, a lo largo del día se vieron afectados un total de 500 abonados que ya han recobrado el servicio.

En Calatayud una farola se quedó cruzada en el acceso al hospital Ernest Lluch, y también se cayó la cabeza de otra luminaria en el paseo de Nicolás de Francia. Además, los Bomberos tuvieron que talar un pino que amenazaba con caerse en la zona de Marivella.

En Muel la cubierta de una nave sufrió desperfectos, en Figueruelas los problemas los causó una chimenea y a lo largo del trazado de la autovía de Madrid (la A-2) se multiplicaron las llamadas por la presencia de ramas y señales que habían sido derribadas o estaban a punto de caer.

Etiquetas