Despliega el menú
Aragón

POR DIVERSAS INFRACCIONES

El bar de Huesca donde se produjo la redada acumula más de 60 denuncias

El Komi, en el que la Policía detectó a 60 menores, también tiene expedientes por incumplir el horario y exceder el aforo. El subdelegado del Gobierno afirma que "no se bajará la guardia" y se mantendrán los controles policiales en el Tubo. Los dueños de locales justifican que "no es rentable" pagar multas de 3.000 a 30.000 euros y que se les cuelan con carnés falsos.

El bar Komi de Huesca, donde la Policía detectó a más de 60 menores en una redada el pasado fin de semana, suma ya 67 denuncias por diversas infracciones a la ley. Tiene abiertos expedientes por incumplir el horario de cierre, por permitir la entrada a menores y por venta de alcohol a menores. Además, desobedeció una orden de alcaldía que le obligaba a retirar una barra instalada en la calle. A estas irregularidades se suma la de exceder el aforo, tal y como comprobaron los agentes en la última inspección.

Esta larga lista ha dado lugar a numerosos expedientes que están tramitando el Ayuntamiento de Huesca y los departamentos de Servicios Sociales y Salud. Aunque el Ayuntamiento decretó su cierre en agosto por vender alcohol en una barra en la calle sin permiso, permaneció abierto gracias a la medida cautelar dictada por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Huesca. Hace solo unos días se le notificó el inicio de expediente de cierre temporal por una de las múltiples denuncias que pesan sobre él.

El subdelegado del Gobierno en Huesca, Ramón Zapatero, reconoció ayer que la redada "llama la atención" por el elevado número de menores presentes en el local, pero aseguró que "se trabaja todos los días" para hacer cumplir la ley e impedir que los jóvenes tengan un acceso fácil al alcohol.

La Policía Nacional, aseguró Zapatero, mantendrá el actual nivel de control sobre los bares y "no se bajará la guardia". No quiso entrar a valorar el hecho de que la capital oscense acumule el 42% de las denuncias de todo Aragón por infracciones a la ley 12/2001 de la Infancia y la Adolescencia de Aragón, que impide la entrada de menores en los bares. Zaragoza ciudad está por debajo, pese a tener 13 veces más población, y en Teruel son prácticamente inexistentes. El subdelegado negó que haya un exceso de celo policial en Huesca, "lo que se está haciendo es un buen trabajo" para cumplir con los planes de prevención del consumo de alcohol y drogas. "En Huesca se disfruta del ocio sin especiales problemas, pero hay que atajar algunas cuestiones". El nivel de la plantilla y la buena colaboración existente con la Policía Local lo permiten, añadió.

El subdelegado no quiso desvelar circunstancias concretas de la actuación contra el Komi, porque aún están pendientes los flecos de la operación y "puede haber distintas derivaciones". Los agentes que entraron en el local abrieron además varios expedientes a mayores de edad por consumo y tenencia de drogas y levantaron acta por la presencia de sustancias estupefacientes y armas y objetos peligrosos que se habían arrojado al suelo. Por otra parte, podría haber una infracción laboral en relación con el personal que trabajaba en el local.

Por su parte, la Plataforma de Empresarios de Hostelería de Huesca, que agrupa a algunos bares del Tubo, calificó de "lamentable" la actuación policial, asegurando que "como norma" los menores no entran en los establecimiento. Su portavoz, Rafel Barrio, justificó que "siempre se cuela alguno". "Incluso hacen competiciones a ver quién es capaz de entrar y estar dentro aunque sea 3 minutos". Respecto a la redada en el Komi, en cuyo interior había nada menos que 60 menores, dijo que "en el Tubo hay muchos menores que están en la calle, y ese día llovía, buscarían donde guarecerse".

Multas de hasta 30.000 euros

El portavoz del colectivo aseguró que han tomado medidas para hacer cumplir la ley, con la colocación de carteles advirtiendo de la prohibición, solicitando el carné a los más jóvenes y contratando guardas de seguridad como porteros. "Pero hay muchos que entran con carnés falsos. Cuando viene la Policía enseñan el de verdad porque temen que los acusen de un delito de falsificación, pero a nosotros nos cuelan el malo. Una vez entró una cuadrilla y en todos los carnés ponía la misma fecha de nacimiento". Aseguró que "no es rentable" pagar multas de 3.000 a 30.000 euros por dejar entrar a un menor.

Esta plataforma de hosteleros ha pedido consejo al Ayuntamiento y a la Policía sobre las medidas a adoptar para cumplir la ley. Hace unos meses remitieron una carta en este sentido, solicitando además flexibilidad en su aplicación. "Si hay un establecimiento que de forma regular incumple, que caiga todo el peso de la ley sobre él, pero si es algo circunstancial…".

El portavoz de los bares recordó que el propio alcalde de Huesca mostró su desacuerdo con la normativa y pidió que se permita acceder a los locales a los jóvenes a partir de los 16 años, eso sí, manteniendo la prohibición de beber alcohol, una posición en la que fue respaldado por otros responsables municipales de la provincia.

Por otra parte, la Asociación Provincial de Hostelería, a través de su secretario, Javier Peña, pidió que, además de inspeccionar a los bares, se vigile a los comercios que venden alcohol u otras actividades que en ocasiones organizan los propios ayuntamientos al aire libre, como verbenas.

Etiquetas