Aragón
Suscríbete

TRAMPAS PARA CONSEGUIR EL COLEGIO DESEADO

Educación retira la plaza escolar a 6 de las 32 familias denunciadas por fraude

Los casos se han detectado en Compañía de María, Corazonistas y Agustinos. Los padres descubiertos pierden el puesto asignado a sus hijos, que deberán ir al centro que quede libre.

Una profesora y dos estudiantes colocan una lista de alumnos en el colegio Compañía de María.
Educación retira la plaza escolar a 6 de las 32 familias denunciadas por fraude
HERALDO

El Departamento de Educación retirará la plaza escolar a seis niños tras confirmar que sus padres hicieron trampas para conseguir que sus hijos entraran en el colegio que querían. Todas las familias descubiertas son de Zaragoza capital y en sus solicitudes aportaron direcciones en las que realmente no vivían, pero con las que obtenían más puntos para el centro deseado: si se reside cerca de la escuela se reciben más que si el centro se encuentra alejado.

La DGA recibió en primavera tres denuncias referentes a los colegios concertados San Agustín (Agustinos), Compañía de María y Sagrado Corazón de Jesús (Corazonistas) en las que varios padres se habían agrupado porque sospechaban que 32 familias habían presentado algún tipo de documentación irregular en sus solicitudes de plaza escolar (domicilios no reales, partes médicos falsos...). El Servicio Provincial de Educación de Zaragoza admitió todas a trámite excepto una e inició una investigación cruzando los datos de los documentos de los sospechosos con el padrón y los registros oficiales de Hacienda y Salud. Finalmente, solo pudo probar seis de los casos: dos de ellos de Agustinos, dos de Compañía de María y dos de Corazonistas.

El año pasado, se probaron 27 de las 59 denuncias por fraude escolar que se registraron en el Departamento. Las descubiertas fueron también todas en centros de la capital aragonesa. Estos fueron: Compañía de María, Jesús María El Salvador (Jesuitas), Nuestra Señora del Carmen (Carmelitas), Sagrado Corazón de Jesús (Corazonistas), Santa María del Pilar (Marianistas) y Montecanal. La DGA atribuye el descenso de denuncias al nuevo sistema de elección de colegios implantado en Zaragoza y que prima la proximidad al domicilio. Al parecer, dar más puntos para los centros que están en un radio de mil metros, deja menos margen para una de las trampas más comunes: la aportación de un domicilio falso para conseguir sumar puntos.

Las sanciones

¿Qué ocurrirá ahora con los tramposos desenmascarados? La Administración les ha enviado por correo una carta para informarles de que se les quita el puesto escolar que se les había dado y de que deberán esperar a que la comisión de garantías les busque sitio en otro colegio. Esto se hará antes de que comience el curso. Como ocurre siempre, se intentará darles uno cerca de donde viven, apuntaron desde el Departamento.

No se les sancionará de ningún otro modo, aunque instituciones como el Justicia de Aragón han sugerido al Departamento de Educación que se replantee las medidas que adopta contra los fraudulentos porque considera que estas no son del todo disuasorias.

Y, ¿qué pasa con las plazas que se quitan a los fraudulentos? Se repartirán entre aquellos niños que no consiguieron entrar en el colegio y que se quedaron en la lista de espera. El Gobierno de Aragón ha remitido a los centros las instrucciones para que lleven a cabo la adjudicación de plazas y las familias serán avisadas de que hay vacantes en la escuela que querían. Puede ocurrir que los padres, al no conseguir entrar en ese centro determinado optaran por matricular a su hijo en otro. "En ese caso, también se les ofrecerá la posibilidad de ir al que eligieron en primer lugar", comentó Ayala.

Por ejemplo, un niño no pudo entrar en Corazonistas y, por los puntos que tenía, se colocó primero en la lista de espera. Para que no se quedara sin centro, Educación le dio una plaza en otra escuela y la familia matriculó al pequeño. Ahora, el Gobierno de Aragón se pondrá en contacto con esos padres para decirles que si quieren pueden llevar al pequeño a Corazonistas o, por el contrario, seguir en la escuela asignada.

Los padres piden más medios

Los padres que se encuentran ante casos de supuestos fraudes siguen criticando el "complejo" sistema que tienen que seguir para conseguir pruebas que lleven sus denuncias a una resolución favorable para ellos. "Nos supone una gran inversión de tiempo y también de dinero (en muchas ocasiones incluso se contratan detectives). A nosotros nos resulta muy, pero que muy difícil demostrar que los datos son falsos porque no tenemos medios", protesta una madre -que prefiere no dar su nombre- que el año pasado interpuso una denuncia por fraude que fue desestimada. "La Administración educativa debería molestarse más en mirar con detalle los casos e, incluso, actuar de oficio", añade.

Etiquetas