Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

EDUCACIÓN

Más control de las becas de comedor

Decenas de familias ven denegadas provisionalmente sus peticiones por simples incumplimientos administrativos o burocráticos.

Varios de los niños del colegio Gascón y Marín levantan la mano para repetir plato.
Más control de las becas de comedor
ESTHER CASAS

Padres de alumnos y directores de colegios recelan de las escasas becas de comedor concedidas hasta el momento, si bien hasta el viernes hay plazo para reclamar y presentar documentación complementaria. El Gobierno de Aragón, que es quien da estas ayudas, de las que el Ayuntamiento de Zaragoza participa económicamente, asegura que mantiene la misma cuantía presupuestaria que el año pasado y solicita calma porque "el proceso de resolución continúa abierto".

"Se ve que este año se ha disparado el número de solicitudes y eso hace que las becas tengan que repartirse entre más alumnos", comenta Marisa Gomollón, directora del colegio Gascón y Marín, en donde, de momento, de las 34 solicitudes presentadas apenas se ha aprobado una. El año pasado, con el mismo número de peticiones, tuvieron más fortuna: se le concedieron 18. "Aún estamos en mitad del proceso, pero este año parece que están siendo más puntillosos con la documentación exigida", comenta Gomollón, respecto a los requisitos imprescindibles como que las cartillas del paro estén perfectamente selladas, el carné de familia numerosa debidamente actualizado y, en el caso de los padres divorciados, es preciso tener constancia de que los alumnos no reciben pensión alimenticia del otro cónyuge. Además, en algunos casos se ha solicitado un informe de los Servicios Sociales porque las asistentas conocen de primera mano la realidad socioeconómica de las familias.

Aunque la DGA no facilitó ayer el dato de los solicitantes, sí negó que se endurezcan los tramos y las condiciones para optar a las becas y aseguró que todas las familias solicitantes con ingresos menores al salario mínimo interprofesional recibirán la ayuda. El problema para muchos padres es que "los baremos cuentan con un límite de renta tan bajo que excluye a un sector de familias con recursos muy limitados", explican en FAPAR. La Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos de Aragón, sin embargo, tiene constancia del "esfuerzo y compromiso de las administraciones de contar con la misma cuantía económica que el curso pasado, incluida la ampliación extraordinaria de becas que permitió atender las nuevas demandas derivadas de la crisis económica y la pérdida de puestos de trabajo en las familias".

Julián Rueda, secretario del colegio de Montecanal -donde se han solicitado 17 becas y no se ha concedido ninguna-, considera que en estos tiempos de crisis la Administración debería "haber incrementado la partida social. Por pocos ingresos que tengas ya superas el Iprem (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples), que es el índice empleado para la concesión de las ayudas". Este 2010 esa cifra se sitúa en unos ingresos mensuales de unos 532,51 euros, con lo que son pocos quienes pueden optar a las becas.

Material escolar

De hecho, el 'denegado por el código tres' es lo más argumentado para rechazar las solicitudes, y este 'código tres' es el que hace referencia a los ingresos mínimos. "También hay familias que piden las becas a sabiendas de que no cumplen los requisitos", comentan en los colegios, atribuyendo también el alto número de rechazos a esta treta. El proceso de selección se realiza de forma rigurosa y concienzuda analizando la documentación caso por caso y familia a familia. La casuística es infinita. Incluso existen casos de menores inmigrantes, cuyas madres son separadas y que no tienen papeles en regla y encuentran dificultades para reunir la documentación.

Manuel Díez, secretario del colegio Joaquín Costa, estima que unas 80 peticiones les han sido rechazadas provisionalmente, mientras que las aprobadas rondan la decena. Díez, sin embargo, se felicita de que la administración haya sido más rápida este año en lanzar las ayudas de 100 euros para la compra de material escolar a los estudiantes de primaria.

En el curso 2009-2010, unos 2.600 alumnos se beneficiaron de los casi dos millones de euros (1.910.679?) que DGA y el Ayuntamiento (como 'obligación moral' porque la mayoría de solicitudes son de Zaragoza) pusieron a disposición de los alumnos.

Etiquetas