Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

TRÁFICO

Dos conductores 'cazados' a 240 km por hora en la A-23, el doble de lo permitido

Son compañeros de trabajo en Murcia y pilotaban sendos Mercedes.Tras declarar en Calamocha, ambos quedaron en libertad con cargos por un presunto delito contra la seguridad vial.

En la fotografía tomada ayer, tramo de la autovía Mudéjar en el que fueron detectados los dos vehículos a 240 kilómetros por hora
Dos conductores 'cazados' a 240 km por hora en la A-23, el doble de lo permitido
JORGE ESCUDERO

La Guardia Civil detuvo a las 8.30 de ayer en Calamocha a dos conductores que circulaban por la autovía Mudéjar (A-23) a casi 240 kilómetros por hora, el doble de la velocidad máxima permitida, que es de 120 kilómetros. Francisco H. H., de 53 años y natural de Ceutí (Murcia), y José Manuel L. M., de 46 años y natural de Murcia, conducían sendos turismos de la marca Mercedes cuando fueron detectados por un radar de Tráfico circulando a 233 y 237 kilómetros por hora en el tramo comprendido entre los kilómetros 181 y 185 de la A-23.

 

Los dos automovilistas quedaron en libertad con cargos tras prestar declaración en los juzgados de la capital del Jiloca por un posible delito contra la seguridad vial. Los dos conductores, empleados de la misma empresa, se desplazaban en dirección a Zaragoza. Al parecer, duplicaron el límite de velocidad permitido por un efecto de imitación entre ellos.

 

El punto en el que se detectó la infracción está comprendido entre Fuentes Claras y la salida de la autovía Mudéjar para Calamocha y El Poyo, un tramo muy recto y, por lo tanto, propicio a conducir demasiado deprisa. Hace menos de dos años, en el punto kilométrico 180, un conductor de Oliva (Valencia) fue detenido por circular a 221 kilómetros por hora. En general, toda la A-23 a su paso por el Jiloca presenta un trazado recto o con curvas muy suaves propiciado por la planitud de este corredor natural.

 

El alcalde de Calamocha, Joaquín Peribáñez, se preguntó, indignado, "cómo es posible una actitud tan insensata como la mostrada por estos individuos conduciendo a esta velocidad". Peribáñez calificó de "irracional" el comportamiento de los dos conductores detenidos y pidió para ellos "una sanción contundente" porque, según explicó, "no solo pusieron en peligro su vida sino la del resto de personas con las que se cruzaron durante su viaje".

 

Un referente de la sanción que se les podría imponer son los 1.440 euros de multa, 16 meses de privación de carné y las 44 jornadas de trabajos en beneficio de la comunidad impuestos a un conductor denunciado por circular a 232 kilómetros por hora en la A-23 a la altura de Teruel. La condena se le impuso tras un juicio rápido celebrado en Teruel a la semana de haberse cometido la infracción.

Un tramo muy vigilado

Joaquín Peribáñez apuntó que los dos automovilistas murcianos debían de desconocer la autovía Mudéjar. Añadió que, entre los usuarios habituales de esta carretera, es bien sabido que el tramo en el que fueron detectados a casi 240 kilómetros por hora cuenta, habitualmente, con la presencia de un coche radar de la Guardia Civil precisamente para captar los excesos de velocidad. Una automovilista usuaria habitual del tramo en el que se produjeron los excesos de velocidad señaló que "no es la primera vez" que se detectan conducciones temerarias en la zona debido a su rectitud.

 

Peribáñez aclaró, no obstante, que entre los vecinos no existe sensación de miedo por los excesos de velocidad en el tramo Fuentes Claras-El Poyo. El alcalde considera que la vigilancia policial es suficiente en esta zona pero, para garantizar la seguridad de los automovilistas, debe ir acompañada de una mayor concienciación de los conductores sobre el respecto al límite de velocidad. Señaló que en, muchos casos, superar el tope legal no redunda en ahorros significativos del tiempo de viaje.

 

El alcalde de Calamocha señaló, no obstante, que el control de la Guardia Civil de Tráfico en la travesía de Calamocha de la N-234, muy despejada de tráfico con la apertura de la A-23, es estricto. Aunque reconoció que los automovilistas que cumplen la legislación no tienen nada que temer, indicó que que la presión policial ha provocado quejas vecinales y, en especial, de empresas y establecimientos hosteleros que se siente perjudicados.

 

A pesar de la espectacularidad y la gravedad de algunas infracciones detectadas en la autovía Mudéjar, la Jefatura Provincial de Tráfico advierte de que el porcentaje de conductores que no respeta el límite de velocidad en esta vía es muy pequeño. En un muestreo realizado tras la finalización de la A-23 se comprobó que solo el 2% de los vehículos sobrepasaba los 120 kilómetros por hora. Aun así, esta carretera acumula en dos años seis denuncias por conducción a más de 200 kilómetros por hora.

Etiquetas