Aragón
Suscríbete

ALTAS TEMPERATURAS

Dieciséis personas han sido atendidas este verano por problemas de calor

Solo tres requirieron ingreso. En toda la campaña del año pasado se hospitalizó a ocho.

Los servicios médicos aragoneses han atendido en lo que va de verano a 16 personas afectadas de patologías relacionadas con el calor, aunque solo tres de ellas fueron ingresadas en centros hospitalarios. El resto recibieron asistencia por deshidratación, entre otras causas, según informaron desde el Departamento de Salud del Gobierno de Aragón. Al terminar la campaña estival del año pasado se contabilizaron 8 ingresos y 19 urgencias derivadas de la subida del mercurio.

Habrá que esperar a que termine el verano en curso para saber si se alcanza esa estadística, aunque las previsiones apuntan que el peor mes ya ha pasado. Julio ha sido muy cálido y las temperaturas han oscilado entre uno y tres grados por encima de los valores medios habituales. Durante ese tiempo, los termómetros han marcado valores altos en toda la Comunidad, aunque los puntos "extremadamente cálidos" han sido las cuencas del Jalón y del Aranda y con tendencia a cálido en Cuencas Mineras, Matarraña y Altas Cinco Villas, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

La población más vulnerable a las altas temperaturas y que con más frecuencia es atendida por calor es la que supera los 65 años y la que aún no ha cumplido los 5, sobre todo bebés. De hecho, el último caso de golpe de calor registrado en Aragón lo sufrió un senderista de 77 años el pasado día 5. El hombre, vecino de Barcelona, se encontraba de excursión por las pasarelas del Vero, en Alquézar (Huesca).

Pero también están en riesgo aquellas personas que hacen mucho ejercicio físico, que toman alguna medicación y que están afectadas por patologías previas relacionadas con el corazón o con la obesidad. Se estima que al menos 3 de cada 10 aragoneses son muy vulnerables a las subidas del mercurio. Para todos ellos, la dirección de Salud Pública activa desde el 1 de junio hasta que acaba el verano un plan de acción contra el exceso de calor, de acuerdo con los protocolos que marca el Ministerio de Sanidad.

La hidratación es clave

Entre las medidas que establece este plan está la de recomendar a la población en riesgo, sobre todo, mantener una buena hidratación y adoptar consejos tan sencillos como cerrar las ventanas, bajar las persianas de casa durante el día para que no entre el calor, buscar las zonas de sombra siempre que sea posible, evitar salir a la calle a mediodía y disfrutar de la dieta tradicional de verano basada en platos fríos, ensaladas y frutas.

Salud recuerda que no todas las atenciones que se producen por las altas temperaturas son golpes de calor. Las dolencias más frecuentes son las lipotimias o el agotamiento por calor, que suelen producirse después de que las personas se hayan expuesto al sol durante varias horas.

El golpe de calor solo se produce cuando el cuerpo no puede controlar su temperatura, y esta se eleva por encima de los 40 grados. También se caracteriza por una pérdida de conciencia que apenas se recupera, piel roja y seca, pulso muy débil, mareo y gran confusión. Cuando esto ocurre hay que desplazar rápidamente al afectado a un servicio de Urgencias, preferiblemente a uno que esté dentro de un hospital.

Etiquetas