Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

SANIDAD/ARAGÓN

Cien pacientes atendidos en tres horas y hasta 7 días de espera en centros de salud

La presión asistencial derivada de gripes y catarros satura las urgencias de los hospitales y la atención primaria. Los profesionales piden un uso responsable de los recursos sanitarios.

Varios pacientes ayer por la tarde en el centro de salud del Arrabal
Cien pacientes atendidos en tres horas y hasta 7 días de espera en centros de salud
JUAN CARLOS ARCOS

La gestión de algo tan cíclico y previsible como la gripe o los catarros invernales vuelve a generar problemas en el sistema sanitario. Los centros de salud superan cada día porque los médicos alargan sus jornadas profesionales en muchos casos. Mientras, las urgencias de hospitales como el Miguel Servet o el Royo Villanova, están al límite.

"El día 2 por la mañana llamé a mi centro de salud, el del Arrabal, para pedir hora porque tenía gripe y fiebre alta. Me dijeron que no podían darme cita hasta al menos el día 8. En mi caso, la demora tenía otro problema añadido, ya que yo volvía a trabajar el día 7, pero la baja solo me la podía dar mi médico de cabecera", protestaba ayer Amelia Rodríguez, vecina de esta zona de la ciudad.

El problema no es para menos. Médicos de este centro insistieron ayer en que, en las últimas tardes, entre las 17.00 y las 20.00 (horario en los que los centros abren para urgencias) han llegado a atender a cien pacientes entre dos médicos. Además, en algunos casos han derivado a enfermos a urgencias del Royo Villanova y, en otras, este centro, ya muy saturado y con esperas de hasta casi dos días en la sala de observación, ha tenido que enviar a pacientes a otros hospitales.

"La gripe no está siendo peor que otros años, pero está afectando a gente joven, algo que abunda en la margen izquierda", insistía ayer el médico Javier Perfecto.

Los problemas se están generalizando y es de esperar que la gripe haya alcanzado niveles epidemiológicos a lo largo de los últimos días en Zaragoza y Teruel, donde han ido aumentando paulatinamente los casos.

Rosa Magallón, otra médico de cabecera de esta zona, también ha vivido un aluvión de trabajo en los últimos días.

"El pasado lunes fue de locura. Hoy (por ayer) he atendido a 65 pacientes entre las 8.00 y las 14.30 y, luego, seis avisos a domicilio hasta las 16.30 de la tarde. Es un ritmo imparable, pero sobre todo hemos visto muchos catarros, no tanta gripe como podría pensarse", destaca.

Saturación en el Royo

El Royo Villanova ha vivido con problemas estos días. Los pacientes de esta zona denuncian que las instalaciones se han quedado pequeñas y que faltan bastantes especialidades. "No sabes que no hay ginecología u oftalmología y acabas de un sitio a otro, muy desorientado", denunció una afectada.

Las Urgencias se han ampliado, y serán inauguradas totalmente en unas semanas, sin embargo, la escasez de plantilla es otro problema. El servicio solo cuenta con dos adjuntos que trabajan las 24 horas, otro que lo hace de 8.00 a 20.00, un cuarto en la sala de observación y entre uno y dos residentes. Además, actualmente la sala de observación sigue muy alejada, en la cuarta planta.

Los profesionales de este centro, como los del resto de equipamientos, exigen además, una mejor información a la población y un uso responsable de los recursos. Los centros de salud abren por las tardes y algunos (los puntos de atención continuada o PAC) lo hacen en horario continuo durante los festivos. Acudir a estos es una forma de no saturar las urgencias hospitalarias.

Etiquetas