Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

VIOLENCIA MACHISTA EN ARAGÓN

Casi 400 mujeres llevan un dispositivo de alarma frente a sus agresores

Las jornadas sobre violencia de género celebradas en Zaragoza inciden en la necesidad de coordinación entre las partes y en la comprensión hacia las víctimas que deciden retirar sus denuncias, más de 200 al año.

El número de mujeres con un dispositivo de alarma ha aumentado este año en Aragón
Cerca de 400 mujeres llevan un dispositivo de alarma en Aragón frente a sus agresores
JAVIER BLASCO

Casi cuatrocientas mujeres cuentan en Aragón con un dispositivo de alarma ante sus posibles agresores. En concreto, en 2010 pasado fueron 385, una cifra que se mantiene este año ya que el fenómeno de “la violencia de género persiste en la comunidad”.

Es una de las conclusiones a las que se llegó este miércoles en la clausura de las jornadas sobre violencia de género celebradas en Zaragoza, donde se ha incidido en la “necesaria coordinación entre las diferentes partes implicadas” en el proceso de prevención, control y enjuiciamiento de un fenómeno que solo en 2010 registró 2.573 denuncias en la comunidad.

De ellas, el 10% -más de 200 al año- se retiran por parte de la mujer, que decide dar marcha atrás en la acusación contra su pareja. Una cifra importante ante la cual, la jueza titular del Juzgado nº1 de Violencia de Género de Zaragoza, Gema Luenga, asegura que es necesario “ser comprensivos”. Tal y como explicó, “es posible que después de todo el trabajo, no sirva de nada porque la víctima decide no hablar”, por lo que “hay que tener en cuenta la encrucijada emocional en la que se encuentra la mujer”.

Una cadena de agentes

Sin embargo, el resto de casos, más de 2.000, siguen su curso a través de una cadena de agentes que tratan de acabar con este tipo de violencia, desde el policía que da entrada a la denuncia, hasta el juez que toma las medidas necesarias, entre ellas, las pulseras telemáticas para el agresor, “poco frecuentes en Aragón, aunque algunas hay”, según la jueza Luenga, o los dispositivos de alarma, mucho más habituales –en solo dos años se han incrementado un 40%-.

En este caso se trata de un teléfono móvil con sistema GPS que pueden activar las mujeres en una situación de emergencia, refuerza su confianza y trata de disuadir al agresor. Sin embargo, desde el IAM aclaran que “no supone una protección total, ya que siguen siendo vulnerables”.

Las jornadas, organizadas por el sindicato policial CEP y CSIF, representados por César Lambea y Carmelo Pardos respectivamente, concluyeron con una declaración de intenciones entre las que se encuentran el asesoramiento integral a las víctimas, la formación especializada o el tratamiento adecuado en los medios de comunicación.

Las extranjeras copan los pisos de acogida

Según la última memoria anual del IAM, más de 200 mujeres en situación de violencia de género son acogidas cada año en los diferentes centros y casas de acogida de su red de atención. De ellas, el 60% son de procedencia extranjera. Además, la mayoría acuden con sus hijos. El año pasado fueron alojados 214 menores.

En 2010 murieron 31 mujeres en España por violencia de género, dos de ellas en la comunidad aragonesa.

Etiquetas