Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

POR UNA AP-2 SIN PEAJE, ¡YA!

Campaña de pegatinas y cortes de carretera en otoño para exigir una solución a la N-II

Transportistas y alcaldes dan de plazo a las administraciones hasta septiembre para alcanzar un acuerdo

El otoño se promete caliente. Algunos de los alcaldes de los municipios por los que discurre el tramo de la N-II sin desdoblar, entre Alfajarín y Fraga, ya se están planteando movilizaciones para después del verano, y los transportistas se van a sumar a las protestas a pie de carretera. Esperan que las administraciones den algún paso en firme antes de septiembre, y en caso de que para entonces todavía no se haya liberado todavía la AP-2, ni se haya producido un avance significativo para en el proyecto de desdoblamiento, se pondrán manos a la obra.

Su objetivo es "mantener viva esta reivindicación" en el tiempo, como asegura el alcalde de Villafranca de Ebro, José Antonio Moreno, uno de los precursores de esta iniciativa. "A la gente no se le tiene que olvidar este clamor, que se convierta en un asunto prioritario para todos y esté presente de una forma continuada", rubrica su homólogo de Nuez de Ebro, José Luis Almorín.

Por ahora están pensando en empezar a distribuir pegatinas con un lema a favor del desdoblamiento a finales de septiembre y colgar pancartas en puentes que crucen las vías. La lucha de estas dos localidades se centra también en que la autovía no arrase las huertas y la agricultura de las que viven vecinos que se dedican a ella como único medio de vida. Tienen preparada hasta una plataforma.

Otros munícipes se suman encantados a estas movilizaciones. Como el alcalde de Fraga, José Luis Moret. "Mi apoyo es incondicional para realizar las medidas de presión que acordemos entre todos, porque esta carretera no es monopolio de nadie y no hay que esperar a que se produzcan más accidentes". Personalmente se muestra partidario de liberalizar el peaje de la autopista para todo tipo de vehículos.

Más cautos se muestran otros responsables municipales como el de Alfajarín, Santos Miguel: "Parece que hay una buena coyuntura para encontrar una solución. Yo prefiero la precaución y ver si el consejero de Transportes consigue alguna solución, si no es así, y se cortan las negociaciones, ya hablaremos, pero mientras se esté trabajando en el tema no soy partidario de armar jaleo".

Por su parte, los transportistas están dispuestos a llevar a cabo marchas lentas en la N-II en días y horas concretas, y hasta cortes de circulación. "Estamos planteándonos llevar a cabo movilizaciones intensas en el tiempo, no únicamente algo llamativo que provoque el titular de un día, sino mantener la llama de esta reivindicación encendida", adelanta el presidente de Tradime (Asociación Empresarial de Transportes Discrecionales de Aragón), Jesús Arbiol. Unas medidas de presión en las que esperan contar con el total apoyo de los ayuntamientos y vecinos de las localidades afectadas.

La estrategia que tienen en mente es clara: "Tenemos que ser más efectivos que el bum de un día, esta exigencia debe permanecer día tras día en el candelero, un tema que lleva tiempo seguido en los medios de comunicación quema a las administraciones". Tradime agrupa a mil empresas del sector en las tres provincias aragonesas, que movilizan entre 4.200 y 4.500 quinientos vehículos pesados.

En los últimos años se han producido numerosas iniciativas sociales y políticas para detener el goteo diario de percances que, visto lo visto, han terminado siempre cayendo en saco roto. Basta con echar mano de la hemeroteca para comprobarlo

Etiquetas