Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

LAS AGUAS DEL EBRO

Boné confía en el diálogo para aclarar el contenido del plan de gestión hídrica catalán

El consejero de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Alfredo Boné, se mostró convencido de que el diálogo servirá para aclarar el contenido del Plan de Gestión de Distrito de Cuenca Fluvial presentado por Cataluña, que Aragón entiende que se extralimita en sus competencias porque intentar controlar el agua que está fuera de las cuencas internas catalanas.

Así lo manifestó Boné en Huesca, donde acudió para explicar a los alcaldes de la Comarca de la Hoya la Ley de Desarrollo Sostenible en el medio rural.

El consejero aseguró que espera que, "con buena voluntad, diálogo y presentando argumentos sólidos, los temas se aclaren y Cataluña se dedique a planificar sus cuencas internas" y "la planificación de la Confederación Hidrográfica del Ebro la haga la Administración General del Estado, con la participación y acuerdo de las Comunidades autónomas".

Según precisó, la "principal agresión" que hace la Agencia Catalana del Agua en el citado plan "recae, no sólo en los intereses de Aragón", sino también "en el principio de unidad de cuenca y en la legislación básica".

En este sentido, afirmó que "lo que hace es regular lugares de la Comunidad autónoma de Cataluña que no pertenecen a las cuencas internas de Cataluña, sino que pertenecen a demarcaciones hidrológicas como la del Ebro y la del Júcar" y "eso es una intromisión en las competencias de la administración general del Estado".

Boné informó de que el consejero de Medio Ambiente de Cataluña le ha manifestado, en las conversaciones mantenidas, que "ellos no pretenden romper ninguna unidad de cuenca", a lo que Boné le ha respondido que, "tal y como lo han presentado en los documentos, sí que se produce".

El consejero aragonés apuntó que independientemente de que se haya abierto un proceso de diálogo entre el Instituto del Agua y la Agencia Catalana del Agua, el Gobierno aragonés ha elaborado 17 alegaciones al plan, con las que se pide al Gobierno de Cataluña que interrumpa el proceso que ha iniciado.

Boné espera que "las alegaciones se tengan en cuenta y que el proceso de diálogo pueda terminar en una situación en la que todos estemos cómodos".

Etiquetas