Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

LOS RECORTES, EN EL GOBIERNO DE ARAGÓN

Biel se muestra partidario de recortar consejerías y el PSOE no se pronuncia

Avisa de que el presupuesto de 2011 será más restrictivo. La DGA prepara un paquete de medidas con nuevos ajustes.

El vicepresidente de la DGA, ayer tras el consejo de Gobierno.
Biel se muestra partidario de recortar consejerías y el PSOE no se pronuncia
DGA

"Soy partidario de reducir consejerías, pero me debo a un socio y estamos a un año de las elecciones". Con estas palabras, el vicepresidente del Gobierno de Aragón, José Ángel Biel, se mostraba a favor de seguir la medida pionera del presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, de reducir el número de departamentos del Gobierno. También advirtió que habría que ver al cabo de los años, "dónde está recolocada la gente". El socio, el PSOE, por su parte se limitó a decir que "es una opinión personal" de Biel y no se pronunció sobre si se acometerá este recorte.

Ayer, el vicepresidente no tuvo reparos en plantear la necesidad de llevar a cabo recortes, pero sobre todo "priorizar", pese a que hasta ahora el mensaje lanzado desde la DGA ha sido el contrario: los deberes ya estaban hechos en los presupuestos. Es más, consideró que este es un buen momento para hacer ajustes, aprovechando "las oportunidades de una crisis", porque -según dijo- "hoy se pueden hacer cosas duras en las administraciones, que caen mejor en la ciudadanía". Incluso planteó que en "asuntos intocables" como la sanidad, la educación y servicios sociales, se "profundice más". No obstante, admitió que la coyuntura política -apenas falta un año para las elecciones autonómicas y municipales- puede suponer un obstáculo.

Todos "estos esfuerzos" los enmarcó en la elaboración del próximo presupuesto, que ya anunció será más restrictivo (este año se redujo por primera vez en la historia un 2%) y que se espera que provoque fricciones entre los socios. La clave, a juicio de Biel, es priorizar aunque provoque "daños colaterales", eso sí "ahora más explicables". El apoyo a la pequeña y mediana empresa y a los autónomos es una de las prioridades de Biel. También abogó por la colaboración pública-privada, como se ha experimentado ya en el plan Red de Carreteras o el plan de depuración, porque recalcó que la empresa privada crea más empleo. Además, rechazó paralizar los grandes proyectos porque "nos dan opciones para el futuro". Y apostó por que el Estado revierta a la Comunidad los remanentes de su presupuesto en Aragón por no haber ejecutado obras.

Ayer, de hecho, se reunió un grupo de trabajo de ambas administraciones para fijar las inversiones de las cuentas del Estado en Aragón de 2011. La DGA reclama convenios para poder llevar a cabo obras de interés general.

Está previsto que en los próximos días el vicepresidente se reúna con el consejero de Economía y Hacienda, Alberto Larraz, para empezar a plantear las cuentas del próximo año, que recordó ejecutará en parte el siguiente gobierno. De hecho, fijó como reto acabar bien estos doce años de gobierno.

Aplicación del decreto

Respecto a la opción de adoptar más ajustes además de la reestructuración de empresas públicas, Biel avanzó que se tomarán otras medidas. Pero mantuvo un tono enigmático para evitar cuantificar y concretar cuáles serán, aunque dijo "tener ideas". Tampoco el PSOE quiso concretar. Fuentes de Presidencia confirmaron que ambos dirigentes mantienen conversaciones para aplicar un nuevo paquete. "Tenemos cosas sobre la mesa", dijeron, pero explicaron que la administración se encuentra ahora volcada en la aplicación del complejo decreto de Zapatero.

Biel se refirió a la prohibición de endeudarse de las administraciones locales. Criticó que "se aplique por igual a todos los ayuntamientos" y exigió al Estado que sea "el primero en hacer esfuerzos".

Etiquetas