Despliega el menú
Aragón

AGUA

Aragón ratifica su respaldo condicionado al trasvase a Cataluña

El Gobierno de Aragón, reunido hoy en consejo extraordinario, ha acordado aceptar el trasvase de agua de la cuenca del Ebro a cuatro pueblos de Cataluña, pero con varias condiciones, su reversibilidad, que el volumen transferido no sea superior a los 0,62 hectómetros cúbicos y que no suponga merma alguna de la reserva hídrica contemplada en el Estatuto.

Además, según detalla el Ejecutivo aragonés en un comunicado, el agua trasvasada deberá ser para abastecer de agua de boca a la población y se va a exigir el mismo tratamiento para 72 localidades aragonesas que también sufren problemas de abastecimiento, sobre todo en los meses de verano.

Así, se solicitará al Estado la declaración de interés general de las obras hidráulicas de los abastecimientos a municipios aragoneses que también vienen sufriendo restricciones de agua en análogas condiciones.

Este informe, de carácter preceptivo y no vinculante, se refiere al proyecto de trasvase de agua del río Segre (afluente del Ebro) a cuatro localidades catalanas solicitado por la Agencia Catalana del Agua el pasado mes de octubre, y se trasladará al Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, ya que le fue solicitado en cumplimiento del Estatuto aragonés.

El dictamen plantea una serie de condicionamientos exigidos por el Gobierno de Aragón para llevar a cabo esta transferencia de caudales, al mismo tiempo que solicita a la administración General del Estado la misma sensibilidad que mantiene hacia otras comunidades autónomas.

Así, el informe contempla que el volumen del caudal deberá ser igual o inferior a 0,62 hectómetros cúbicos al año y el destino de la transferencia será el abastecimiento a la población de agua de boca de los municipios de Forés, Les Piles, Santa Coloma de Queralt y Montmaneu, cuyos términos municipales se encuentran fuera de la cuenca del Ebro.

También se condiciona la transferencia a que ésta no suponga afección alguna de la reserva de agua para uso exclusivo de los aragoneses de 6.550 hectómetros cúbicos que contempla el Estatuto de Aragón y que en estos momentos está pendiente de transferir por parte del Gobierno central.

Otra de las exigencias del Ejecutivo aragonés es la justificación específica de la necesidad del abastecimiento así como la acreditación de que no existen otras alternativas con menor incidencia ambiental y económica.

Por último, el suministro deberá ser temporal y transitorio, y caducará conforme estos municipios reciban recursos desde la demarcación hidrográfica de Cuencas Internas de Cataluña.

El Ejecutivo explica que será la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) y la Agencia Catalana del Agua los organismos encargados de crear los mecanismos de control adecuados para supervisar la temporalidad del abastecimiento.

El proyecto de obras contemplará que el diseño de las redes de suministro sea independiente, de modo que, cuando existan soluciones para el abastecimiento fuera de la Cuenca Hidrográfica del Ebro pueda procederse a su suministro alternativo.

Etiquetas