Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

AGUA

Aragón espera transformar unas 79.000 de las 220.000 hectáreas previstas en 1996

Aragón aspira a transformar para el año 2013 unas 79.000 de las 220.000 hectáreas de nuevo regadío que le otorgó el Plan Hidrológico del Ebro de 1996. El Departamento de Agricultura de la DGA es consciente de que esa cifra recogida en el actual plan de cuenca es inalcanzable atendiendo a la realidad social, ambiental y económica de la demarcación. Pero también considera que con el aumento del nivel de regulación que conllevará la puesta en servicio de los embalses que ya están en construcción o en fase de tramitación sí se puede desarrollar con garantías el 35% de la superficie prevista en un primer momento.

En el año 2001, cuando se aprobó el Plan Nacional de Regadíos (PNR), se estimaba que Aragón disponía de unas 451.000 hectáreas transformadas: 268.000 en los grandes sistemas de riego declarados de interés general y las demás diseminadas por el resto del territorio. Con las 79.000 nuevas hectáreas que se quieren sumar, la comunidad ganaría un 17% y se situaría en unas 530.000 hectáreas en el entorno del 2013.

Acuerdo con el Ministerio

No obstante, esa cifra variará un poco en función del avance que vayan teniendo los regadíos sociales, transformaciones de pequeña entidad que dependen de la demanda de los agricultores y de que la Confederación les autorice una concesión de caudales.

La Consejería que dirige Gonzalo Arguilé considera que con el desarrollo de esas 79.000 nuevas hectáreas Aragón habrá culminado la expansión de su regadío al menos hasta que se vea si hay nuevas posibilidades de crecimiento. Así lo anunció el año pasado tras llegar a un acuerdo con el Ministerio de Agricultura -ahora fusionado con el de Medio Ambiente- para que ambas administraciones financien al 50% los 178 millones que costará terminar esa transformación.

De las 79.000 hectáreas que se espera convertir en regadío durante el periodo 2001-2013, unas 47.000 corresponden a los grandes sistemas declarados de interés general en el Plan Nacional de Regadíos, 20.000 se incluyen en el Plan Estratégico del Bajo Ebro Aragonés (Pebea) y las 12.000 restantes pertenecen a los regadíos sociales. El ritmo de desarrollo de unas y otras es muy variable.

Zonas de interés general

Dentro de las zonas de interés general, 26.000 de las 47.000 hectáreas son las previstas por el PNR para el horizonte 2008. Las demás forman parte de las que estaba previsto transformar a partir de este año, pero han empezado a desarrollarse como compensación al escaso avance del regadío social.

En Bardenas II, el Plan Nacional de Regadíos preveía hacer 6.045 hectáreas y establecía una reserva de 6.547 en los sectores X y XI (Ejea), XVII y XVIII (Tauste). A finales del año pasado ya había transformadas 6.487 y se trabajaba en esas últimas cuatro zonas tanto en la construcción de caminos como en la correspondiente concentración parcelaria. El sistema entero -sin contar las 20.000 de la parte de Navarra- tendrá en 2013 alrededor de 65.000 hectáreas en riego.

Por lo que respecta a Riegos del Alto Aragón, el PNR estimaba que en 2001 tenía 128.000 hectáreas regables. El objetivo para 2008 era aumentarlas en 17.178 hectáreas más: 12.000 en Monegros II, 341 en Monegros I y 4.837 en la tercera parte del Canal del Cinca. Además, se establecía una reserva de otras 38.204 en Monegros II.

A finales de 2007, estaban en diferentes grados de ejecución unas 18.500 hectáreas en Monegros II y otras 5.000 en el Canal del Cinca y se planteaba desarrollar a partir de 2009 otras 8.000 en la zona de Gelsa, Pina, Quinto y Velilla abastecidas mediante una elevación de caudales del Ebro.

Otros sistemas

Con esa estimación, el mayor sistema de riego aragonés soportaría en 2013 una superficie regable próxima a las 160.000 hectáreas y aún dispondría de otras 30.000 a la espera de ser transformadas -a principios del siglo XX se creía factible hacer hasta 300.000-. Estas últimas tienen muy pocas posibilidades de salir adelante teniendo en cuenta la tendencia restrictiva del nuevo plan de cuenca.

Por otra parte, hacia finales de este año o comienzos del que viene se terminarán las cerca de 2.500 nuevas hectáreas del Canal Calanda-Alcañiz, que en 2001 regaba 2.000. Igualmente, se dará un fuerte impulso al Canal de Civán, en Caspe. El PNR incluía transformar 744 hectáreas mediante este plan de los años setenta que quedó abandonado. Ahora, una vez superados los trámites ambientales, se prevé desarrollar unas 1.200 más.

La cruz del regadío aragonés están siendo los regadíos sociales, que han desarrollado apenas 3.000 hectáreas de las 20.000 previstas para este año, por lo que la previsión más optimista es que lleguen a 12.000. En cuanto al Pebea, el año pasado ya se habían transformado aproximadamente la mitad de las 20.000 hectáreas que espera tener que financiar la DGA -es un plan autonómico-.

Etiquetas