Despliega el menú
Aragón

OCIO

A la guerra en un poblado talibán en Monegros

El parque de aventura de tardienta encarga a un militar el diseño de un recinto de 10 hectáreas que recrea el conflicto bélico que vive Afganistán como escenario de 'Airsoft'.

Jugadores de 'Airsoft' en el aeródromo, junto a un cañón en desuso cedido por la Comarca.
A la guerra en un poblado talibán en Monegros
P. PUéRTOLAS

¿Talibanes en Monegros? El Centro de Ocio y Aventura de Tardienta está inmerso en la creación de un nuevo escenario de 'Airsoft' inspirado en la guerra de Afganistán. El espacio, que posibilitará recrear zonas de combate y permitirá la participación simultánea de hasta 500 jugadores, está compuesto por un poblado islámico y dos destacamentos militares con trincheras, torre de vigilancia y un búnker antiaéreo.

El 'Airsoft' es un juego basado en la simulación militar que recrea escenarios de combate y en el que los participantes usan réplicas de armas reales. Aunque guarda similitudes con el conocido 'paintball', esta disciplina, que suele ser practicada por miembros de los cuerpos de seguridad del Estado, sustituye las bolas de pintura por bolas de plástico de unos 6 milímetros y un peso de 0,28 gramos.

A pesar de que el escenario está basado en la actual guerra de Afganistán, Antonio Arroyo, diseñador del mismo y militar profesional, explica que, lejos de querer obtener rédito del conflicto o caer en la banalidad, la recreación pretende "crear un lugar de ocio, dirigido al disfrute y capaz de alejar a los participantes de su rutina diaria". "En ningún caso me parece inapropiado; lo que sí es injusto es que los hombres que luchan en Afganistán no obtengan, por parte del Gobierno de España, el reconocimiento que merecen", señala. Según comenta, al regresar de Afganistán, "algunos de mis compañeros agradecen la creación de este tipo de escenarios y, frente a la realidad, aquí tenemos la seguridad de que al acabar las partidas todos los participantes seguirán vivos".

El perfil de los aficionados al 'Airsoft' se corresponde con el de miembros de los distintos cuerpos de seguridad del Estado, entre ellos, policías nacionales, guardia civiles o militares. También hay civiles atraídos por videojuegos de carácter bélico. Así, Arroyo preside la Asociación de 'Airsoft' Troyanos de Huesca, de reciente creación y formada por alrededor de una docena de personas que, en su mayoría, han pertenecido a la Bandera de Operaciones Especiales de la Legión.

La nueva infraestructura, que supone una inversión de alrededor de 12.000 euros y ocupa unas 10 hectáreas, espera estar concluida el próximo mes de septiembre y permitirá el desarrollo de partidas de 48 horas. Durante las mismas, los jugadores, que suelen equiparse con indumentaria militar, adquieren un rol y forman equipos con el fin de completar misiones o alcanzar objetivos. Basándose en imágenes de poblados islámicos así como en su propia experiencia o en la de otros compañeros, Arroyo ha diseñado un completo escenario.

Según explica, los destacamentos, que estarán ocupados por los jugadores bajo el rol de militares, estarán formados por tres anillos de seguridad. En el primero, se situará el perímetro de trincheras y alambradas; en el segundo, aparecerá el búnker antiaéreo, las garitas de control y la torre de vigilancia así como la zona de aparcamiento de vehículos; y en el tercero, se encuentra la zona de vida, que incluye la cantina, es decir, el lugar de descanso, avituallamiento y reunión de 'combatientes'. Además, con el objetivo de que la escena, que intenta asemejarse a las imágenes de la película bélica 'Black Hawk derribado', sea lo más realista posible, las edificaciones contarán con cajas de municiones, habrá vehículos de combate en desuso y hasta está previsto manchar la superficie del juego "con sangre animal o una sustancia similar", apunta Arroyo.

Más de 100 edificios

El poblado islámico o talibán espera llegar a sumar más de un centenar de edificios, entre ellos, viviendas, centro médico, gasolinera e, incluso, una mezquita, que estarán construidos con materiales sólidos, básicamente, hormigón y ladrillo, explica Arroyo. En su opinión, el proyecto es "ambicioso" y necesitará tiempo para desarrollarse. "No obstante, los destacamentos estarán listos el próximo septiembre y después, de forma progresiva, se puede ir creando el poblado", añade.

A pesar de la impresión que puede crear esta fiel recreación bélica, Arroyo sostiene que los aficionados al 'Airsoft' "ni son fanáticos ni forman parte de ningún club del rifle". "Somos personas dispuestas a pasarlo bien, desconectar de la rutina y compartir con otros nuestra afición", añade. Asimismo, puntualiza que, aunque cualquier persona está invitada a practicar esta disciplina, la entrada "está vetada a aquellos con ideas racistas o xenófobas".

En este mismo sentido, José Manuel Ayuda, propietario del complejo de aventura, considera que el 'Airsoft' es "una disciplina en auge, que cada día gana en adeptos y que atraerá hasta la zona un turismo de calidad". "No son gente violenta y el escenario no pretende herir la sensibilidad de nadie; nos hemos fijado en Afganistán como forma de apoyarnos en un escenario real y por lo tanto, susceptible de resultar creíble; nada más", añade.

El centro de aventura Monegros-Tardienta, que fue pionero en la puesta en marcha del 'paintball' en España, es escenario cada fin de semana de partidas de 'Airsoft' y durante siete años organizó con éxito a gran escala las denominadas 'Tormentas de Monegros', que reunieron a más de 300 aficionados a esta disciplina.

Etiquetas