Aragón
Suscríbete

Entrevista

«La nueva estrategia Leader es una oportunidad para optar a diferentes tipos de ayudas»

José Manuel Penella es el nuevo presidente de la Red Aragonesa de Desarrollo Rural (RADR), que agrupa a los 20 grupos de acción local que gestionan el Leader.

José Manuel Penella, nuevo presidente de la Red Aragonesa de Desarrollo Rural. RADR
José Manuel Penella, nuevo presidente de la Red Aragonesa de Desarrollo Rural. RADR
RADR

Es desde el pasado 14 de julio presidente de la Red Aragonesa de Desarrollo Rural (RADR). ¿Por qué ha decidido volver a la primera línea de representación?

Dejé la primera línea pero nunca me he ido, solo di un paso atrás (Penella fue secretario general de UAGA entre 2010 y 2018). Siempre me han gustado mucho las políticas de Desarrollo Rural y eso me llevó a la presidencia del Leader de Monegros y a ocupar diferentes cargos en la junta directiva de la Red. Si uno está y está activo donde está le suceden estas cosas. Lo hago por colaborar y porque se abre un periodo completamente nuevo que me parece un gran reto.

¿El reto lo impone los cambios introducidos por Bruselas en la metodología Leader?

Sí, los reglamentos europeos nos piden ahora que los grupos de acción local tenemos que ser organismos intermedios, tenemos que ser mayores de edad y alcanzar mayor autonomía y más responsabilidad. En Aragón, el Departamento de Agricultura decidió que era mejor dar el paso adelante desde el principio para no tener que cambiar a mitad de camino. A mí me van esos retos, pero es verdad que si acepto el órdago no es por irresponsabilidad o porque soy un ingenuo sino porque confío en la calidad de la materia de los 70 técnicos y gerentes que trabajan en los 20 grupos de acción local porque tienen muchísima experiencia y ofrecen total garantía técnica para sacar adelante con éxito estos cambios.

¿Cómo se traduce esa mayoría de edad, qué implica esa mayor responsabilidad?

La Red se convierte en un órgano mancomunado, para lo que tenemos que firmar un convenio con la autoridad de gestión que es la dirección general de Desarrollo Rural del Gobierno de Aragón, un convenio que también firmarán los 20 grupos de acción local. Eso significa que ahora tendremos que hacernos cargo de toda esa farragosa burocracia que nos exigen los fondos europeos. Vamos a tener que hacer controles, administrativos y de campo, y realizar un porcentaje de control, para dar cuenta de todo ello a la Intervención de la DGA, que será quien dé el visto bueno y entonces nosotros abonaremos las ayudas a los beneficiarios.

O sea que antes estos pagos los realizaba el Gobierno y a partir de ahora la Red.

Eso es. Es cierto que anteriormente, en algún otro periodo de este programa, ya era la Red quien pagaba a los grupos. Es como una vuelta atrás, pero ahora más complicada porque hay que hacer también los controles administrativos y la inspección. Las convocatorias también las realizaremos desde este organismo.

"Tenemos que ser muy proactivos porque Bruselas ya está diseñando el futuro más allá de 2027 y tenemos que estar ahí"

¿Cuántas convocatorias va a haber?

Tres convocatorias, para los ejercicios 2024, 2025 y 2026. Nuestra pretensión es que la primera salga antes de que acabe este año.

¿Con qué objetivos llega a la presidencia de la red, cuáles son sus propuestas en estos momentos de grandes cambios?

Yo veo este cambio como una oportunidad, no solo para demostrar que podemos hacerlo bien, de forma correcta y con garantías de ajustarnos a los requisitos de Bruselas, sino también una oportunidad para optar hacia otro tipo de fondos de ayudas europeas, estatales o autonómicas. Tenemos que ser la herramienta más adecuada para ayudar al medio rural e ir más allá y no conformarnos solo con las ayudas que llegan del Feader. Y además tenemos que ser muy proactivos, porque acaba de comenzar la programación 2023-2027 pero en Bruselas ya está diseñando el futuro más allá de ese año. Y tenemos que estar ahí.

Los grupos de acción local llevan más de 30 años trabajando en el impulso de iniciativas en el medio rural. Los tiempos y el escenario son muy diferentes. ¿Lo son también la programación y los proyectos que optan a las ayudas?

Siempre tienen que ver mucho con las necesidades históricas de cada territorio, como la vivienda, el turismo, la inmigración…, pero también comienzan a ganar terreno aquellos que están relacionados con las energías renovables, con las comunidades energéticas, con la movilidad, con la formación digital para ir cerrando la brecha entre el medio rural y el urbano, o con la innovación. Así se evidencia en los llamados proyectos tractores, una novedad de este nuevo periodo, que tienen que tener coherencia con las necesidades del territorio y tirar de todas las demás iniciativas. No es obligatorio incluirlos en la programación de cada grupo pero si no lo haces no te asignan el 10% adicional de los fondos.

¿Ya se han calmado los ánimos tras aquella propuesta del Gobierno para reducir los 20 grupos a uno solo?

Sí, ha quedado atrás. Fue una pelea muy ardua y problemática. La Red Aragonesa de Desarrollo Rural tuvo que ponerse fuerte en defensa del modelo tal y como lo conocemos, pero finalmente se dieron cuenta de que la metodología Leader se caracteriza por abarcar bien todos los territorios. Esto tiene un carácter diferenciador de lo que es cualquier ventanilla única de ayudas de la Administración. Creo que fue una ocurrencia, pero por suerte está superado y no ha dejado ninguna herida grave en las partes.

¿El territorio reconoce la labor de los grupos Leader?

Después de 30 años todavía falta que se identifique bien esa herramienta. La conocen bien los agentes sociales, los partidos políticos y las administraciones, pero hay que trabajar más para hacerlo más visible y que se valore como la gran herramienta que es para dinamizar el medio rural. Todavía hay un gran desconocimiento entre la población.

"Hay que trabajar más para hacer más visible la labor de los grupos Leader y que se valoren como la gran herramienta que son para dinamizar el medio rural"

El presupuesto para el periodo 2023-2027 son 55 millones. ¿Suficiente?

Claramente insuficiente. En periodo anterior partíamos con 76 millones, a lo que se sumaron ocho millones más para atender a los numerosos proyectos existentes, pero esos ocho millones se detrayeron del importe actual, es decir, se utilizó presupuesto nuevo para las iniciativas del periodo anterior. Así que ahora disponemos de 55 millones, muchos menos, pero vamos a demostrar en estos años que la cifra es insuficiente, que habrá que asignar fondos de donde sea, porque si de verdad se quiere defender el medio rural hay que demostrarlo. La ley de dinamización del medio rural define bien esa posibilidad, veremos si el nuevo Gobierno la quiere desarrollar o no.

¿El nuevo Gobierno podría modificar lo ya diseñado?

No, pero nosotros estamos un poco ansiosos, porque llevamos dos meses esperando la formación del nuevo Gobierno y tenemos que cumplir unos plazos. Hasta ahora lo vamos salvando porque la administración no para, pero tenemos pendiente la firma de un convenio para lo que es necesario que se haya designado al director general de Desarrollo Rural y, por supuesto, al consejero de Agricultura. Nuestro objetivo es comenzar cuanto antes, no por capricho, sino porque tenemos muchos emprendedores esperando y no se puede parar la economía rural.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión