Aragón
Suscríbete

"Los videojuegos han influido mucho en el mundo de la cirugía"

Jorge Rioja (Zaragoza, 1976) es urólogo y miembro del equipo de cirugía robótica del hospital Viamed Montecanal. Maneja el único robot Da Vinci para operaciones de máxima precisión de Aragón.

El doctor Rioja junto a la novedosa máquina Da Vinci.
El doctor Rioja junto a la novedosa máquina Da Vinci.
Oliver Duch

Esto de cirugía robótica suena a ciencia ficción…

¡Yo soy de la generación de Robocop! Desde pequeño siempre me han encantado las ‘maquinitas’ y las cosas que tuvieran botones. Ahora tengo la suerte de manejar el único robot Da Vinci que hay en Aragón para operaciones complejas de máxima precisión.

Parece que trabaja con un videojuego. ¡Hasta maneja mandos y pedales!

Sin duda, el mundo de los videojuegos ha influido mucho en la cirugía de mínima invasión. Hay bibliografía que demuestra que los cirujanos que juegan a la Play se les da mejor la cirugía laparoscópica y es porque se desarrolla el sentido de profundidad y el 3D. Por otro lado, muchos cirujanos grabamos nuestras cirugías y las analizamos, para ver errores y aprender de ellos.

¿Los robots en los quirófanos no van en contra de la empatía con el paciente y el calor humano?

Todo lo contrario. El paciente entra en quirófano y ve el robot, con la consola del cirujano y la torre donde está el ‘cerebro’. Se lo explicamos antes de anestesiarlo y eso, personalmente, creo que le da mayor tranquilidad. El componente humano de la medicina sigue presente, no deja de ser una ciencia humanista. El robot nos permite hacer cosas complejas, pero es un robot ‘esclavo’ es decir, hace lo que el cirujano le ‘ordena’.

¿La ‘mínima invasión’ significa que no queda rastro ni cicatriz del ‘zancocho’ que puede suponer una operación?

Antes se decía «grandes cirujanos, grandes incisiones» y una de las preguntas típicas tras la operación era «¿cuántos puntos llevo?». Afortunadamente, la cirugía en los últimos años nos ha traído la mínima invasión. Esto es, reproducir lo que se hacía con la cirugía tradicional, pero con incisiones más pequeñas por los que introducimos instrumentos y cámaras que nos permiten ver mejor, hacer menos daño y limitar riesgos.

¿Tendrá que ser usted un ‘obseso’ de la precisión?

En quirófano y en mi trabajo sí, me gusta tener todo bastante controlado, pero en la vida, y en algunas cuestiones más domésticas tengo un punto más desordenado e incluso «caótico».

Muchos deportistas tienen ‘rituales’ antes de entrar al campo, ¿alguna manía confesable antes de ponerse la bata?

Antes de una cirugía muy compleja hay muchos que nos santiguamos, pero no somos como Rafa Nadal. No hay ningún rival que tengamos que vencer, simplemente hacer un proceso para el que estamos preparados y cualificados.

Procede de una estirpe de médicos, pero ¿qué quería ser de pequeño?

Mi abuela era pediatra y siempre nos enseñaba la consulta, las orlas, el aparato de rayos X y algún otro instrumento quirúrgico. Yo creo que ella fue la que sembró la semilla. Luego fue el devenir de la vida, nacer en una familia con esa tradición algo influye, pero de los diez nietos soy el único que ha continuado el legado.

¿Cómo se despiertan vocaciones científicas entre los chavales para que no todos quieran ser futbolistas o ‘influencers’?

Medicina y otras carreras de ciencias como Matemáticas o Física tienen notas medias de corte muy altas. Desgraciadamente, hay grandísimas vocaciones que se quedan en el camino al no poder acceder a la facultad. Yo creo que el problema es que no hay plazas para todas esas vocaciones. Por otro lado, hay médicos muy ‘influencers’.

¿Dónde se refugia cuando precisa reponer fuerzas?

En mi mujer y dos hijos: mi tiempo con ellos es innegociable. También tengo una oficina sobre dos ruedas que libera mi cabeza: muchas ideas, proyectos y soluciones me surgen practicando el ciclismo, que –al igual que el esquí–, es mi válvula de escape.

Seré generoso: quédese con dos. ¿Salud, dinero o amor?

Sin duda, salud y amor, el resto de las cosas vendrán con esfuerzo y trabajo.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión