Aragón
Suscríbete por 1€

ARAGÓN

Espíritu navideño en el Aragón vaciado: "Queremos que nuestros hijos disfruten del pueblo"

Torralba de los Frailes y Mesones de Isuela en Zaragoza y Alobras en Teruel son algunos de los municipios que preparan un árbol o un belén para animar estas fechas, compensando la falta de presupuesto con el trabajo de los vecinos.  

Árbol de Navidad en Torralba de los Frailes.
Árbol de Navidad en Torralba de los Frailes.
H. A.

El espíritu navideño no se mide por bombillas ni por compras y en los pueblos pequeños lo saben bien, pero también son conscientes de que un belén o un árbol animan estas fechas de encuentro entre las familias. La falta de presupuesto se suple con creatividad y el trabajo de los vecinos en muchas localidades que luchan por mantenerse activas y con vida en el Aragón más despoblado.

En Torralba de los Frailes, un municipio zaragozano con 75 habitantes censados, situado entre campos de cereal, tres vecinas daban este jueves los últimos toques a la decoración que acompañará a un árbol de Navidad de alambre y malla que  ya luce decorado con bolas y algunas manualidades que han hecho los más pequeños durante los fines de semana de noviembre. Dentro del pabellón municipal esperan un reno y un trineo, e incluso un Papa Noel todavía a medio rellenar, para estrenarse este sábado.

"Queremos que nuestros hijos disfruten del pueblo", cuenta María Calín, de 32 años, una de las impulsoras, que lleva siete años viviendo en el municipio, donde regenta el único bar que hay. Su marido trabaja de fontanero por los pueblos de la zona, en la Comarca del Campo de Daroca, y tiene tres hijas de 12, 10 y un año. La más pequeña, Aitana, disfruta ya tratando de coger las bolas plateadas de la parte más baja de la enorme estructura, casi tan alta como la nave junto a la que la han colocado. Las luces funcionan con pequeñas placas solares y han sido sufragadas por ella misma, el ayuntamiento ha pagado la estructura del árbol y el cartel de Felices Fiestas, entre otros gastos.

Las vecinas han elegido el sitio porque se encuentra al lado de la carretera comarcal que pasa por el pueblo. "Para que lo vean al pasar", apunta Teresa Aranda. El municipio cuenta también con una bonita plazoleta junto a la fachada de piedra de la iglesia parroquial, consagrada a la Virgen Blanca, en la que se puede visitar dentro un Nacimiento, pero el horario es limitado. No descartan plantear otro año el bonito rincón de la parte más antigua del pueblo como escenario navideño. Por sus cabezas les ronda hasta presentarse al concurso de una famosa marca de bombones que regala la iluminación a pequeños pueblos y en cuyo concurso de este año está de finalista la aragonesa Aínsa (Huesca). Las torralbeñas de mayor edad reconocen que todo ha sido posible por el empuje de las más jóvenes, tanto de María como de otras personas con raíces en la población que acuden los fines de semana y dan vida al pueblo. "Se llegan a juntar unos 16 críos", calcula María sobre el aumento de población más joven el fin de semana.

"Llevo viviendo toda la vida. Nací aquí y aquí he vivido siempre", cuenta Victoria Baquedano, una vecina de 73 años que ha colaborado con el improvisado taller de manualidades. Recuerda que antes en Navidad "nevaba y hacíamos muñecos de nieve" como diversiones principales. La iniciativa le parece muy buena. "Se ve que no se va cayendo el pueblo del todo, vamos recuperando algo", piensa. Ella siempre pone en su casa un árbol de Navidad y un belén.  "Ahora si lo hacemos fuera, mejor", cuenta y espera que venga más gente para verlo. De momento, ya les ha servido para tener una actividad estas semanas. "Para pasar un rato y tomarnos un café porque en el pueblo no hay nada. Estamos en casa todo el día sin salir y si no salimos a tomar un café no hablamos con nadie en todo el día", cuenta sobre su rutina. 

Silvestre Gálvez, vecino de Torralba de los Frailes.
Silvestre Gálvez, vecino de Torralba de los Frailes.
H. A.

En el bar, Silvestre Gálvez, de 88 años, se sienta a leer el periódico mientras espera que llegue el panadero. Nació un día de Nochevieja y recuerda las noches frías y las épocas tan duras que le tocó vivir. Sus padres murieron pocos meses después de que él naciera. Ha perdido a su mujer y a uno de sus tres hijos. Conserva una memoria envidiable y recuerda también los buenos momentos como el profesor de su infancia que daba clase en el pueblo "por la mañana, por la tarde de repaso y por la noche para adultos. La puerta de la escuela no la cerraba, te dejaba estar si querías dibujar o leer". Desde hace más de 30 años ya no hay colegio. 

Él sigue conservando el gusto por la lectura, aunque no pudo seguir estudiando por falta de medios. No tiene mucho ánimo para Navidades, pero le gusta que haya más animación con las decoraciones que están preparando algunas vecinas. Asegura que en el pueblo llegó a haber 700 habitantes. "Faltaban casas", recuerda de la época en la que se casó. Hoy hay muchas vacías, pero también un buen número se utilizan como casas de veraneo y fines de semana. En agosto se llenan para las fiestas. "Y en febrero, en San Blas", añade María. Queda todavía trabajo por hacer hasta el encendido de este sábado por la tarde, con villancicos y chocolatada, pero están tranquilas porque tiempo tienen todas y la ayuda de los que llegan cada fin de semana.

Belén de reciclaje en plena naturaleza en Mesones de Isuela (Zaragoza)

Belén en Mesones de Isuela.
Belén en Mesones de Isuela.
A.C. D.

Otra iniciativa comunitaria navideña y al aire libre pese al frío, en este caso, para fusionarse con la naturaleza ha surgido en Mesones de Isuela (Zaragoza).  "La asociación todos los años preparaba un adorno navideño para la localidad ( un árbol de botellas de plástico, de ganchillo....) y en 2021 se nos ocurrió preparar un Belén que adornara parte del camino de subida al castillo de la localidad, ya que nos parece un sitio con unas vitas espectaculares y con un terreno ideal para colocarlo", cuenta a través del correo Rocío Perales, desde la Asociación Cultural La Dolorosa formada por un centenar de vecinos, de los que han colaborado activamente una veintena en este segundo año. La mayoría viven todo el año en el pueblo, pero hay alguna (son mayoría de mujeres) que se unía los fines de semana.

En la confección de las figuras del belén han optado por materiales reciclados, los personajes son botellas de plástico rellenas con arena para que pesen, las casas están hechas con trozos de corcho blanco reutilizado, el castillo se elaboró con botes de pintura vacíos, la torre con cartones, "y con otros materiales que pudiéramos encontrar fácilmente en el entorno como palos, piedras, ramas...", detalla sobre el reciclaje creativo que han empleado. Para elaborarlo han tenido también apoyo municipal. "Hemos contado con la ayuda del ayuntamiento para su montaje y económicamente ha participado la comarca del Aranda mediante una subvención. El cariño y trabajo lo hemos puesto todo nosotras y el pueblo la verdad que nos anima mucho", afirma.

"Al estar colocado en un sitio al aire libre se puede visitar gratuitamente a cualquier hora del día y de la noche"

"Si de día es bonito por las vistas, porque se ve toda la vega del río Isuela y las faldas del Moncayo, de noche, con la iluminación, es espectacular"

El trabajo se remonta al año pasado, con clases dentro de las restricciones que marcaba la pandemia de covid-19. "Una profesora venía a guiarnos una vez al mes y después continuábamos nosotras solas adelantando trabajo", recuerda. Este año ellas solas han ido ampliando con nuevas piezas con un significado muy especial. "Representaran sitios importantes del pueblo, como la conocida como "fuente nueva" y la torre de la iglesia y  también con nuevos personajes y escenas de oficios como el cestero", pone como ejemplos. Han tenido ayuda también de los niños del colegio del pueblo. Su aportación fue representarse ellos mismos en una clase. "Es una de las escenas que más llama la atención en el Belén", reconoce. El municipio tiene 259 habitantes censados.

Desde el pasado sábado el belén ya se puede recorrer. Se mantendrá hasta final de Navidad. "Al estar colocado en un sitio al aire libre se puede visitar gratuitamente a cualquier hora del día y de la noche", señala como una de las ventajas y lo recomienda tanto a la luz del sol como de la iluminación. "Si de día es bonito por las vistas, porque se ve toda la vega del río Isuela y las faldas del Moncayo, de noche, con la iluminación, es espectacular". 

Para animar a los visitantes han organizado un sorteo para quienes cuelguen en el Facebook de la asociación una foto en el belén mesonero. El premio viene muy bien en estas fechas ya que se puede ganar un lote de quesos y vinos de la zona.

Preparando un belén a tamaño natural en Alobras (Teruel)

Belén a tamaño natural en Alobras.
Belén a tamaño natural en Alobras.
H. A.

También han elegido hacer con sus manos un belén en el municipio de Alobras (Teruel), pero este con figuras a tamaño natural que se podrá visitar durante el próximo puente de las Constitución, a partir de este martes, día 6. "La idea surgió a partir de unos vecinos que queríamos hacer algo que dinamizara el pueblo, especialmente en invierno ya que en verano tenemos las fiestas patronales", cuenta desde el municipio Juan Pedro Moreno, uno de ellos. Haciendo recuento de residentes calcula que durante el invierno estamos viviendo unos 20 y "pueden venir a pasar el verano unas 15 personas más". Empadronadas hay alrededor de 60. Como ocurre en muchos otros lugares durante las vacaciones estivales vuelven a llenarse las calles que con el crudo invierno se vacían. En su caso, disfrutan de esos días de fiestas y calor "más de 200 personas", asegura.

"La idea surgió a partir de unos vecinos que queríamos hacer algo que dinamizara el pueblo, especialmente en invierno ya que en verano tenemos las fiestas patronales"

El belén se puede considerar artesano ya que el trabajo ha sido concienzudo y por personas que ya tenían conocimientos previos. "Empezamos a ver que a pesar de los pocos vecinos que estamos todo el año el nivel artesano y artístico era muy elevado, contamos con vecinos que trabajan el hierro y la madera a muy buen nivel, tenemos personas que trabajan la pintura y la artesanía de forma espectacular y también el tema de la costura algunas vecinas lo dominan muy bien", relata. 

Además, para dar más realidad a las escenas hay familias que han donado elementos etnográficos de sus antepasados como "herramientas y enseres del campo que conservan de sus padres y abuelos", cuenta. Espera que esto solo sea el inicio y que "cada año crezca y podamos ocupar la totalidad de la plaza en futuras ediciones". Piensan ya en cómo ampliarlo por la calle con nuevos elementos.

En los tres municipios lo que más han disfrutado los vecinos ha sido el trabajo en común y la posibilidad de socializar y de paso, poner en marcha una iniciativa con la que añadir un aliciente para visitar el pueblo no solo en verano.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión