Aragón
Suscríbete por 1€

calor

"No es normal que la UME de Zaragoza haya empezado la campaña con 8 incendios"

El teniente coronel Manuel Montero, jefe de la Unidad Militar de Emergencias de la Base de Zaragoza, avisa de que las previsiones anuncian más calor y fuegos en las próximas semanas.   

El jefe del IV Batallón de la UME, teniente coronel Manuel Moreno, en el puento de mando de la unidad en la Base de Zaragoza.
El jefe del IV Batallón de la UME, teniente coronel Manuel Moreno, en el puento de mando de la unidad en la Base de Zaragoza.
Francisco Jiménez

El teniente coronel Manuel Montero (Valladolid, 1976) llegó en septiembre de 2020 para dirigir el IV Batallón de la Unidad Militar de Emergencias (UME), con sede en la Base Aérea de Zaragoza. En menos de dos años y ha vivido unas cuantas campañas especiales para reaccionar ante la pandemia (2020-2022), la riada del Ebro (diciembre de 2021) y los recientes incendios de un verano muy caluroso que acaba de empezar.

 

¿Qué balance hace de una semana y media metidos en medio de la ola de calor, con 40 grados, por los incendios de Navarra, Cataluña y Nonaspe (Zaragoza)?

Nosotros estábamos preparados porque la semana anterior ya hicimos nuestro "ejercicio beta" de batallón en Valderrobres para acabar de preparar la campaña. Lo único es que ha habido más incendios de los que teníamos previstos. Nos activaron el día 15 para el de Liédana, en Navarra, y hemos acabado el día 22 también en Navarra, en el de Lerga, Eslava y Yesa. En los ocho incendios en los que hemos participado, no solo estaba el IV Batallón porque no teníamos gente suficiente para atender todos los fuegos. Han venido compañeros desde los batallones de Madrid y Valencia, del Regimiento de Apoyo en Intervención de Emergencias, en Madrid, del Regimiento de Transmisiones y del Batallón de Helicópteros de Emergencias II que nos han apoyado. La verdad es que ha sido una situación demandante, pero yo creo que la valoración ha sido positiva. Hemos podido ayudar a la población y al resto de servicios de emergencia para extinguir los incendios.

Los más de 400 militares del IV Batallón de la UME destinados en la Base de Zaragoza han estado desbordados estas dos semanas y han compatibilizado actuaciones con sus compañeros de otros batallones como Valencia y Madrid. ¿Han sido muy duras estas jornadas en el valle del Ebro?

La verdad es que ha sido fundamentalmente en el Valle del Ebro, pero también tuvimos el incendio en León, que ha sido más grande que los de aquí. Incluso hubo alguno en Castellón, pero donde más incendios hemos registrado ha sido en el Valle del Ebro, entre Navarra, Aragón y Cataluña.

El incendio de León ha sido el más grande, pero donde más fuegos se produjeron fue en el valle del Ebro, entre Navarra, Aragón y Cataluña  

El incendio de Nonaspe-Mequinenza arrasó 2.000 hectáreas y los militares de la UME han estado en primera línea. Tuvieron que trabajar a 40 grados y con un viento del sur, procedente del Sáhara...

Al final, se suma la temperatura que hay en el terreno más la que produce el incendio y es complicado. Nos preparamos para aguantar temperaturas muy altas y echar una mano al resto. No somos los únicos que intervenimos y siempre colaboramos con los Brif, los bomberos de las diputaciones y con todo el mundo. Todos queremos aguantar esas temperaturas e intentar sofocar el incendio cuanto antes.

El teniente coronel Manuel Montero, jefe de la Unidad Militar de Emergencias de la Base de Zaragoza, avisa de que las previsiones anuncian más calor y fuegos en las próximas semanas.

El incendio de Nonaspe nació por culpa de un trabajador que estaba con una radial, el de Castejón de Tormos (Teruel) se produjo a través de una cosechadora y el de Sigüés ha concluido con una persona en prisión por provocar el fuego con mecheros y cerillas. ¿Deberían limitarse más los trabajos en el campo por la ola de calor?

Eso le corresponde decidirlo a las autoridades civiles, pero siempre la recomendación es que se extremen las medidas de precaución. Cuando hay temperaturas altas siempre existe el riesgo. Hay que intentar concienciar a la sociedad de los momentos en los que hay mayor peligro de incendio. Las autoridades civiles lo tienen perfectamente claro y han emitido avisos para que se reduzcan las actividades para que los agricultores y toda la sociedad  minimicen las actividades que puedan producir incendios. Hay que seguir concienciando al personal y conseguir que todos tomemos conciencia de que en los momentos duros hay que tener en cuenta los consejos y acatarlos.

Las autoridades civiles ha emitido avisos para que los agricultures y la sociedad minimicen las actividades para no producir incendios 

Con el incendio de Castejón de Tormos hubo que desalojar 90 ancianos de una residencia de Burbáguena durante varios días. ¿Cómo valora las consecuencias de los fuegos que a veces no se detectan hasta tenerlos en la puerta?

La gente es consciente de los peligros que genera, pero se hace más evidente cuando lo ven cerca de casa. Todo el mundo sabe que un fuego es muy peligroso, pero es más consciente cuando lo tiene ya encima. Un incendio es una de las de las emergencias más peligrosas, pero todavía lo vemos más fehacientemente cuando nos afecta.

El delegado de Aemet de Aragón dice que el cambio climático puede alargar el verano desde junio a octubre y este año la ola de calor ha comenzado a mediados de junio, algo inédito. ¿Van a tener que pedir ampliación de la plantilla con lo que viene estos veranos?

Por ahora, nuestra plantilla está bien definida y tenemos el personal que es suficiente. Nuestra campaña de verano, como siempre, va desde mediados de junio hasta el 30 de septiembre. Nosotros estamos preparados, pero eso no quiere decir que el cambio implique que no estoy preparado para responder. Pasamos de los incendios a las inundaciones, pero si vemos que las condiciones meteorológicas no son las adecuadas, mantenemos nuestras capacidades de lucha contra fuegos hasta la fecha que sea necesaria. Así pasó en el 2020; estábamos en la campaña de nevadas y el 20 de febrero tuvimos que cambiar a la lucha contra incendios forestales. La unidad está preparada para cambiar sus medios y la configuración para la campaña que corresponda. Nos cuesta, de una a dos horas, según cómo estemos configurados para cambiar nuestros vehículos y estén preparados para incendios.

La UME está preparada para cambiar la campaña de fuegos, que acaba el 30 de septiembre. Ya lo hicimos en febrero de 2020  

La participación de la UME en Zamora ha sido aplaudida por los vecinos, pero han criticado la gestión de los fuegos por la comunidad autónoma. La DGA suele ponerlos en primera línea por su gran experiencia. ¿Cómo lo valoran?

Nosotros somos uno más combatiendo el fuego, ni mejores ni peores que el resto. La dirección de extinción nos coloca allá donde ellos estiman que es más conveniente. Nosotros tenemos medios y le echamos una mano a todo el que está allí. No combatimos solo en la cabeza del fuego. Estamos con personal del servicio de extinción de la Comunidad o de las Brif del Ministerio. Nosotros no somos los héroes que vamos a salvar y  apagar el incendio. Ni mucho menos. Echamos una mano al resto. No vamos a apagar solos el incendio. Hay gente que ha trabajado antes y nosotros acudimos una vez que ven que con sus medios no resultan suficientes para apagar el incendio. Servimos para tener más medios y colaborar con ellos. Nosotros no somos el protagonista principal.

Las previsiones estiman un verano muy caluroso y más olas de calor con 40 grados. ¿Esperan muchos incendios?

Las previsiones de Aemet con las que trabajamos sobre las condiciones meteorológicas estiman que parece que va a ser un verano más caluroso. Ya hemos iniciado la campaña en el IV Batallón con ocho incendios y eso no es lo normal. Todo apunta a que va a haber más incendios forestales. Aquíque estaremos para responder siempre que nos necesiten. Como dice nuestro lema: para servir.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión