Aragón
Suscríbete por 1€

aragón

Más perros que niños: la pandemia y los cambios sociales disparan el número de mascotas en Aragón

Cerca de 30.000 perros se sumaron en 2021 al censo canino de Aragón, casi el triple que los niños que nacieron. Los nuevos barrios ejemplifican este fenómeno.

Una vecina de Valdespartera pasea a su perro por el barrio.
Una vecina de Valdespartera pasea a su perro por el barrio.
Toni Galán

“Daba la sensación de que cuando te entregaban las llaves del piso, directamente te ponían también el perro”. Los vecinos del zaragozano barrio de Valdespartera ironizan sobre la abundancia de animales de compañía que se ven en sus calles. Como nuevo barrio que es, los niños se multiplican, pero las mascotas no les van a la zaga. Es solo un ejemplo de una tendencia general en Aragón, donde cada vez más personas buscan la compañía de un animal en casa. El fenómeno parece responder a una doble causa: a corto plazo, la pandemia y sus confinamientos han animado a quienes se lo estaban pensando; y, con una mirada más larga, los cambios sociales -al retrasarse la edad de tener hijos- ya venían apuntando a esta tendencia.

El año pasado se dieron de alta 28.023 nuevos perros en Aragón, según los datos aportados por el Colegio Oficial de Veterinarios de Zaragoza. En este periodo, los nacimientos de bebés se quedaron en 9.142. La distancia entre el número de perros que se dan de alta en los registros oficiales y los niños que nacen es cada vez mayor, ya que la curva de los primeros no deja de crecer, mientras que la de los segundos tiende claramente a bajar, salvo por el ligero incremento al que apuntan los datos aún provisionales del curso pasado.

Loading...

"Los jóvenes se incorporan muy tarde al mercado laboral, por lo que cada vez se alarga más la posibilidad de crear una unidad familiar, tener una vivienda, hijos... Así, vivan solos o en pareja, cuentan con más tiempo y recursos para tener un animal de compañía en condiciones", señala Luis Javier Yus, gerente del Colegio de Veterinarios de Zaragoza, quien refleja con sus palabras "la realidad que se ve en las consultas de veterinaria". 

David Pac, sociólogo del grupo de investigación Sociedad, Creatividad e Incertidumbre de la Universidad de Zaragoza, confirma que la tendencia de los jóvenes es la de "retrasar la emancipación", generalmente porque "con sus trabajos precarios no pueden tener una vida totalmente independiente". Esto hace que los jóvenes "tengan menos hijos o no los tengan", porque cuando se deciden "ya es tarde o les va mal en ese momento". Ahí es donde muchos ocupan ese espacio con algún animal de compañía.

Además, la pandemia parece haber impulsado esta tendencia. Los datos lo dicen muy claramente. Tanto en 2018 como en 2019 se inscribieron unos 23.000 perros cada año en Aragón. Las 28.023 del año pasado, por tanto, supone un incremento del 19,2% en las nuevas altas de canes que se registraron oficialmente en la Comunidad. Esto ha disparado la cifra total de estos animales, que son los únicos a los que es obligatorio inscribir en el Registro de Animales de Compañía de Aragón. Actualmente hay 290.973 perros dados de alta, un 10,3% más que cuatro años antes. Por provincias, en Zaragoza hay inscritos 169.365 perros (en 2018 eran 153.278), en Huesca se han registrado 70.010 canes (por los 63.696 de hace cuatro años) y en Teruel hay 51.598 (por los 46.694 de 2018).

Loading...

"Mucha gente estuvo sola durante el confinamiento, y está demostrado que tener un animal de compañía favorece el estado psicológico de las personas. Si se habían planteado alguna vez tener un animal de compañía, esto ha podido acelerar la decisión", apunta Yus, quien cree que la tendencia ha calado tanto entre personas que viven solas como entre las familias con hijos. El gerente del Colegio de Veterinarios de Zaragoza también apunta que durante esos meses de encierro domiciliario las familias "pudieron ahorrar algo", por lo que se vieron en mejores condiciones para meter en casa a un animal. "La concienciación de que los animales tienen que estar en buenas condiciones ha calado cada vez más", señala.

Desde el Centro Veterinario Valdespartera, que abrió sus puertas prácticamente con la llegada de los primeros vecinos al barrio –y de sus mascotas–, también apuntan que el confinamiento tuvo otro efecto: "Hubo mucha gente que se animó a teletrabajar, y que todavía sigue teletrabajando, por lo que tienen que estar más tiempo en casa y se ven con más posibilidades de tener un perro, porque lo tiene más fácil para sacarlo a pasear", cuenta Andrea Bielsa, veterinaria del centro.

Andrea Bielsa, veterinaria del Centro Veterinario Valdespartera.
Andrea Bielsa, veterinaria del Centro Veterinario Valdespartera.
Toni Galán

Según su experiencia, en este barrio de la capital aragonesa "ha habido mucha mascota desde siempre", pero en los últimos dos años se ha vivido "un incremento generalizado". "Mi impresión es que aquí primero se opta por tener una mascota y luego quizá vengan los hijos", señala. Además, los que ya tenían un animal, al pasar más tiempo con ellos, han podido "prestar más atención a las patologías que sufren, aunque sean leves", por lo que el trabajo de estos centros también se ha disparado.

Adolfo Lahoz, presidente de la asociación de vecinos de Valdespartera, apunta que "cuando nació el barrio, para muchas parejas o solteros bajar el perro a pasear era una manera de socializar, de tener contacto social con tus nuevos vecinos", señala. Aunque se vieron desde que llegaron los primeros vecinos, ahora "cada vez hay más", como demuestran los habituales paseos que se ven a casi todas las horas del día en parques y zonas comunes. Los sábados, incluso, se montan en la zona de los depósitos sesiones de "socialización" para los perros, en las que los dueños acuden con sus mascotas para que jueguen.

Pilar Piqueras, propietaria de Patitas con Diamantes –otra de las clínicas veterinarias del barrio– apunta que "la mayor parte de los clientes tienen un perro, pero también hay quien tiene dos, tres o hasta cuatro", a pesar de vivir en pisos que generalmente no son excesivamente grandes. Según apunta, en los últimos meses también ha aumentado el número de gatos que pasan por allí, por lo que parece que estos animales también están al alza. Sin embargo, de ellos apenas hay registros oficiales porque en Aragón no es obligatorio inscribirlos. En cuanto a los perros, las clínicas señalan que las razas más habituales son los mestizos y los perros pequeños como Yorkshire o Bichón Maltés, pero también los pastores alemanes y los galgos.

... Y mientras tanto, bajan las adopciones en el CMPA

A pesar de que la tendencia de tener animales en casa va al alza, las adopciones del Centro Municipal de Protección Animal de Zaragoza parecen haberse resentido tras la pandemia. Si en 2019 hubo unos 600 animales de este centro municipal que encontraron un nuevo hogar, en 2021 la cifra se quedó en unos 400. Eso sí, han aumentado notablemente el número de los llamados ‘rescates’, que son las personas que acuden para recoger un perro que se les había perdido. Alicia Serrano, jefa de la Unidad de Protección Animal del Ayuntamiento de Zaragoza, afirma que la afluencia de personas interesadas en adoptar un animal no ha variado, pero que en ocasiones hay personas que "no encuentran lo que venían a buscar". En 2019, antes de la pandemia, entraron al centro 666 animales entre perros y gatos. A casi todos se les consiguió una adopción.

Ahora, la entrada de animales ha sido similar, aunque en proporción ha aumentado notablemente la llegada de gatos. "A final de 2020 se elaboró un nuevo protocolo de fauna con los Bomberos, la Policía Local, la Unidad Verde y Salud Pública para que cuando se encuentre un gato abandonado que no esté herido y que se vea que es casero, hay que traerlo como se hace con los perros", explica. Hasta ahora, estos gatos se quedaban en la calle.

Actualmente, el Ayuntamiento de Zaragoza guarda 260 animales, aunque en las instalaciones de La Cartuja solo hay cabida para 117 (82 perros y 35 gatos). Además, hay 67 perros en guardería externas y otros 76 animales (la mayoría gatos) en casas de adopción, de ciudadanos que se ofrecen para tenerlos en sus casas en principio de forma temporal. Serrano recomienda a quien vaya a hacerse con un animal que piense primero en coger uno de este centro. "Solicitamos que rellenen un cuestionario, para que podamos intuir qué animal les encaja en su estilo de vida", señala esta trabajadora municipal. Además, el CMPA y el Colegio de Veterinarios han elaborado un pequeño curso sobre tenencia responsable que viene bien a quienes se aventuran a tener un animal.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión