Aragón
Suscríbete por 1€

infraestructuras

La DGA renovará los dos ejes viarios de las Altas Cinco Villas tras casi 40 años de abandono

Pacta con los alcaldes la mejora y ensanche de 19 kilómetros de la A-1601 y la A-2603, cuyas obras comenzarán este verano.

Degradación del firme. Estado que presenta la carretera autonómica A-1601 en el cruce de Undués de Lerda a Navardún, que ahora se va a renovar y ensanchar dos metros para ganar en seguridad.
Degradación del firme. Estado que presenta la carretera autonómica A-1601 en el cruce de Undués de Lerda a Navardún, que ahora se va a renovar y ensanchar dos metros para ganar en seguridad.
HA

La Dirección General de Carreteras va a renovar ente este año y el siguiente los dos principales ejes de comunicación de las Altas Cinco Villas, en muy mal estado de conservación tras casi 40 años de abandono. La intervención ya se ha licitado por 4,5 millones de euros y supondrá el ensanche y mejora del firme de 8 kilómetros de la A-1601, entre el desvío de Undués de Lerda y Urriés, y de otros 11 kilómetros de la A-2603, de Navardún a Lobera de Onsella.

El director general, Bizén Fuster, destaca que la comarca lleva décadas sin "ningún tipo de inversión significativa", lo que ha contribuido a que sea una de las zonas con mayor índice de despoblación. "En toda la Bal d’Onsella hay 300 habitantes en 308 pueblos y en el mandato pasado, a raíz de abrir una oficina de promoción turística en el torreón de Navardún, conocí la reivindicación de mejora de la red viaria, que está ciertamente muy mal", recuerda de su etapa en la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ).

Fuster manifiesta que consensuó con los alcaldes las prioridades inversoras, que coincidió con la de los técnicos autonómicos. La mejora de la A-2603 supondrá completar un corredor, el único en el que se había actuado en los últimos 30 años, por parte de la DPZ: de Longás a Lobera.

La actuación supondrá la creación de dos carriles de 2,8 metros y unos arcenes de 20 centímetros, lo que implica que se ganarán dos metros de anchura respecto a la actual calzada. Las obras se completarán con el revestimiento de algunas cunetas, la mejora de la señalización, la sustitución de barreras de seguridad y la colocación de bastones de nieve.

Por su parte, la A-1601 supone el principal acceso al valle y solo estaba en mínimas condiciones hasta el desvío de Undués de Lerda, por lo que ahora se va a continuar hasta Navardún y Urriés con una intervención similar a la otra autonómica. "Solucionamos de una tacada la comunicación de seis pueblos con uno de los mayores importes que solemos hacer en Carreteras", añade.

Bizén Fuster calcula que las obras podrían comenzar a finales de verano e invertirse en torno a un millón en el último cuatrimestre, mientras el resto de la mejora se ejecutará en el próximo ejercicio. "El proceso de contratación es largo, pero lo importante es que la empresa empiece, porque ya no parará", asevera.

El alcalde de Lobera de Onsella, Francho Mayayo, indica que las carreteras están como la mayoría de la red secundaria de Aragón, con un firme muy irregular, "lleno de baches". En el caso de la A-1601 ha sufrido una mayor degradación por el tráfico de camiones por la extracción de gravas, por lo que las obras supondrán una "mejora sustancial, sobre todo en seguridad". Y destaca la iniciativa de la DGA de acometer también el desvío de subida a Isuerre, como recordó que planteó en una reunión mantenida la pasada primavera con los alcaldes del valle en Ejea de los Caballeros.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión