Aragón
Suscríbete

tiempo

Los pasos fronterizos del Portalet y Bielsa continúan cerrados por riesgo de aludes

l Para mañana se esperan nevadas en el Pirineo a partir de los 700 metros de altitud; los accesos a los Baños de Panticosa y Llanos del Hospital, abiertos 

La intensidad de la circulación provocó retenciones en la N-330 a la altura de Canfranc.
La intensidad de la circulación provocó retenciones en la N-330 a la altura de Canfranc.
Rafael Gobantes

La nieve no ha esperado al invierno para descargar con ganas en la provincia de Huesca, donde una alfombra blanca de gran espesor cubre desde hace varios días los valles del Pirineo. La cantidad y las constantes precipitaciones obligan a mantener cerrados los pasos fronterizos del Portalet (a-136) y Bielsa (A-138). Varios tramos de carreteras se han tenido que cortar a la circulación y en más de 20 se precisan cadenas o neumáticos de invierno para circular. Ayer quedaron abiertos los accesos al Balneario de Panticosa (A-2606), donde hoy se reevaluará la situación, y a Llanos del Hospital de Benasque (A-139). Quedaron clausurados el domingo por la tarde, con 500 personas alojadas en los Baños y alrededor de 100 en la instalación de la comarca de Ribagorza.

Para hoy se espera la entrada de un nuevo frente de aire frío que dejará nevadas en el Pirineo y el Sistema Ibérico así como en áreas llanas de suficiente altitud. Por ello, la Dirección General de Tráfico (DGT) insta a los ciudadanos que estén de vacaciones en la mitad norte de España a adelantar el regreso del puente.

Esta borrasca traerá consigo una bajada de la cota de nieve a entre 400 y 800 metros en el extremo norte de la península. Las nevadas previstas para mañana, día 8, podrían afectar no solo a vías secundarias, sino también a vías de alta capacidad. La Guardia Civil impedirán el paso de vehículos sin cadenas o neumáticos de invierno en carreteras afectadas por la nieve.

La Aemet (Agencia Estatal de Meteorología) ha emitido un aviso por riesgo de aludes en el Pirineo. La acumulación de nieve hizo necesario que se provocaran avalanchas de forma controlada en la estación de Astún, lo que retrasó ayer su apertura al público debido hasta las 10.30.

El complejo invernal de Cerler permaneció cerrado toda la jornada por vientos de hasta 90 kilómetros pero tiene prevista su apertura. A primera hora de la mañana se anunció que abriría con cierto retraso, lo que provocó que los esquiadores emprendieran el camino hacia la estación y se formaran importantes retenciones en la carretera, ya que algunos vehículos iban sin cadenas ni neumáticos de invierno.

El alcalde de Benasque, José Ignacio Abadías, comentó que hubo momentos de colapso en la A-2617, que comunica con Cerler, tanto de subida como de bajada . Lo mismo ha ocurrido en la localidad benasquesa, donde la gran afluencia de visitantes y la nieve que impedía utilizar todos los espacios de aparcamiento en las calles provocó cierto caos e incluso un pequeño incidente con un autobús de línea. "Todas las máquinas quitanieves disponibles están trabajando", señaló el primer edil. A media mañana, todas las carreteras de la zona quedaron transitables si se iba con equipamiento adecuado.

En la N-330 a la altura de Canfranc también se produjeron retenciones durante la mañana debido a la gran afluencia de visitantes y a los numerosos esquiadores que se dirigían hacia las estaciones del Valle del Aragón.

En la provincia de Teruel, la nieve caída la noche del domingo hizo intransitable ayer la carretera A-2705 en Valdelinares, el municipio en el que se encuentran las pistas de esquí del mismo nombre, y medio centenar de familias visitantes que iniciaban el regreso a casa tras disfrutar del puente festivo de la Constitución tuvo que esperar hasta las 11.00 a que pasara la máquina quitanieves para poder salir de la localidad. Así lo explicó el alcalde de Valdelinares, Pedro José García Miravete, quien relató que en la estación invernal hay una capa de nieve de 50 centímetros de espesor mientras que en la localidad el manto blanco tiene 25 centímetros formados, en gran parte, por el efecto del fuerte viento.

Otros dos tramos, uno en la A-1702 en Gargallo y el otro igualmente en Valdelinares, presentan también problemas para la circulación rodada a causa de la nieve y Tráfico ha prohibido el paso a camiones y vehículos articulados. Además, hay casi 100 kilómetros de carreteras en las comarcas de Gúdar-Javalambre, Cuencas Mineras y Maestrazgo en los que hay que circular con mucha precaución para no tener problemas con la nieve y el hielo.

Apagones

Por otra parte, un efecto colateral de las grandes nevadas ha sido el corte de suministro eléctrico en las localidades de Jasa y Aragüés del Puerto con 181 y 164 clientes respectivamente (según datos de distribucion). Según denuncian, han sufrido tres apagones en la última semana. Fuentes municipales indicaron ayer que el 28 de noviembre se quedaron sin luz desde las 20.45 hasta las 13.15 del día siguiente.

El domingo, el corte de energía se mantuvo desde las 6.27 hasta las 10.15. Ayer, el suministro se interrumpió a las 8.19, con la previsión de que se restableciera a las 20.45, ya que la avería había afectado también a la subestación de Villanúa. Los afectados señalaron que hoy todo depende de la luz y esta situación provoca «grandes problemas en las casas y los negocios, al no poder cocinar ni usar la calefacción».

Además, destacaron que hay personas mayores que se ve perjudicadas debido a algunas necesitan máquinas de oxígeno, que funcionan con electricidad. El Ayuntamiento y los vecinos de Jasa presentarán reclamaciones.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión