Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Más de 33.100 dependientes aragoneses reciben ayuda, pero 4.700 están aún en espera

En lo que va de año, en la Comunidad han fallecido 855 personas sin llegar a tener la prestación o sin ser valoradas.

Dos mujeres, este viernes, son atendidas por una trabajadora social en el nuevo Centro de Atención a la Dependencia de Zaragoza.
Dos mujeres, atendidas por una trabajadora social en el nuevo Centro de Atención a la Dependencia de Zaragoza en una imagen de archivo.
Laura Uranga

Las ayudas a la dependencia en Aragón están mejorando en lo que va de año tras el serio revés que sufrieron durante 2020, cuando todas las prestaciones fueron a la baja y descendió el número de personas que se incorporaron al sistema. A finales de julio, la Comunidad contaba con 33.103 beneficiarios, aunque también había 4.743 personas en el llamado ‘limbo’ de la dependencia, que pese a tener la ayuda concedida estaban pendientes de recibirla.

Así lo constata el presidente de la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes en Servicios Sociales, el aragonés José Manuel Ramírez. Destaca que el número de aragoneses atendidos se ha incrementado en 1.570, pasando de los 31.533 con los que se cerró 2020 a los 33.103 registrados a finales del pasado julio. Con este aumento de un 4,98%, Aragón se convierte en la cuarta comunidad que más ha crecido por detrás de Asturias, que lo ha hecho un 11%, Madrid (10%) y Andalucía (5,3%). "Ha roto la tendencia negativa de 2020 y tiene un ritmo de crecimiento de beneficiarios por encima de la media, que es de un 4%", apunta Ramírez. Otra lista de espera que hay que mejorar es la de aragoneses que esperan una valoración, 2.516.

Una de las asignaturas pendientes, a su parecer, es que todavía no se ha dado el salto cuantitativo y cualitativo derivado de una inyección de 20 millones de euros más del Gobierno central para la dependencia. Según las estimaciones del colectivo de gerentes en servicios sociales, este dinero tiene que permitir incorporar 3.780 nuevos beneficiarios. De momento lo han hecho 1.570 personas. Este aumento de la financiación del Ministerio, que constituye una vieja reivindicación por parte de todos los Gobierno autonómicos, se prevé que también permita crear 599 empleos en este sector.

Demasiada burocracia

"La burocracia está retrasando la recuperación. Es necesario agilizar y flexibilizar la normativa para que se adapte mejorar a las necesidades de las personas y no tenga que transcurrir tanto tiempo desde que se solicita la valoración hasta que se hace y se recibe la ayuda", censura Ramírez. Pone como ejemplo que cuando se amplía una prestación porque el estado del paciente ha empeorado, se pueda hacer solo con la prescripción de la trabajadora social.

En cuanto a la aportación del Gobierno central, desde el Departamento de Ciudadanía y Servicios Sociales aclararon que la financiación "se recibe mes a mes para pagar las prestaciones o los servicios". Asimismo destacaron que solo en julio 1.400 personas más están siendo atendidas, "lo que supone un muy buen dato".

El coronavirus sigue golpeando duramente a los dependientes, el colectivo más vulnerable. Desde enero a julio de 2021, un total de 855 personas han fallecido mientras estaban en listas de espera. De ellos, 531 no llegaron a disfrutar del servicio ni la prestación que tenían concedida. Los restantes 324 murieron antes de que se les hiciera la valoración para determinar su grado de dependencia. Entre marzo y diciembre de 2020 la pandemia se cobró 1.202 vidas en esta situación.

En cuanto a la cifra de víctimas mortales, desde el Departamento de Ciudadanía recordaron que en la Comunidad han muerto desde que se inició la crisis sanitaria 8.800 dependientes, con prestaciones, servicios o en lista de espera, "el sector de la población más vulnerable".

Un proyecto piloto para la teleasistencia avanzada

La implantación de la teleasistencia avanzada o personalizada es una de las asignaturas pendientes en el sistema de la dependencia en Aragón desde hace años que se quiere paliar a medio plazo. Actualmente, el Gobierno aragonés tiene en marcha un proyecto piloto con la Fundación DFA en el que se ha venido trabajando en los últimos meses.

Este servicio va más allá del conocido botón de teleasistencia e incorpora que los usuarios cuenten con otros medios como pulseras geolocalizadoras o detectores de caídas o de incendios. También hay dispositivos que alertan de humos y fugas, y tensiómetros que miden la tensión y registran junto con la fecha y hora en la aplicación de seguimiento.

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, ya anunció que existe un proyecto para acceder a fondos europeos, en colaboración con las comunidades de Castilla y León y Castilla-La Mancha, que permitiría conocer el estado de los mayores en su domicilio desde el punto de vista asistencial y médico. Una prestación encaminada también a que los ancianos puedan vivir más tiempo independientes en sus hogares, si así es su deseo, y facilitar la permanencia en su vivienda antes de ingresar en algún tipo de residencia o institución.

El proyecto cuenta para su desarrollo este año con una aportación de 2,4 millones de euros procedentes de los fondos europeos de recuperación para impulsar iniciativas dirigidas a los servicios sociales.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión