Aragón
Suscríbete

huesca

Barbastro ofrece combatir el calor con las visitas guiadas a su Pozo de Hielo

Las instalaciones construidas en 1612 se han convertido en un gran atractivo turístico de la localidad oscense.

Un visitante al Pozo de Hielo de Barbastro.
Un visitante al Pozo de Hielo de Barbastro.
Heraldo

En los tiempos en los que no había neveras ni congeladores, hubo que ingeniárselas para conservar los alimentos frescos, atender a enfermos aplicándoles placas de hielo y hasta para dar respuesta al gusto de la época por tomar sorbetes de helado, popularizado en España en el siglo XVI. De esa época, concretamente ya entrados en el siglo XVII, data la majestuosa estructura del Pozo de Hielo de Barbastro, construido en 1612 bajo la dirección del maestro de obras Pedro de Ruesta, quien también reconstruyó el perímetro del alminar de la antigua mezquita, muy deteriorado.

Situado a los pies de la Barbacana y a orillas del río Vero, en una zona sombría de la ciudad, el de Barbastro es un monumental pozo de hielo que ya despertó admiración en su día al ser copiado por la vecina Huesca. Y hoy atrae a muchos curiosos, que buscan refugio de la ola de calor que impera estos días. Su uso para conservar el hielo que llegaba de las nevadas de la sierra de Guara se prodigó hasta los años 30 cuando la empresa hostelera local Espumosos Angelín lo usó para elaborar sus famosos sorbetes y granizados en el corazón del Paseo del Coso.

En los últimos años, gracias al Parque Cultural del Río Vero y al Ayuntamiento de Barbastro este pozo se acondicionó para albergar visitas. Tras un periodo en el que sólo se enseñaba a escolares, el área de Turismo del Consistorio barbastrense lo ha incluido como el principal atractivo a las visitas guiadas y gratuitas que se están desarrollando este verano para dar a conocer los secretos de la capital del Somontano a vecinos y visitantes.

A través de unos diaporamas y contenidos audiovisuales, se pueden conocer los sistemas de almacenaje del hielo, antes de la existencia del frigorífico, y las duras condiciones de trabajo de los encargados de los neveros.

Las visitas se realizan los lunes, jueves, viernes y sábados con sesiones a las 10.45, 12.15 y 18.00, mientras que los domingos las visitas sólo se realizarán en horario matinal, a las 10.45 y a las 12.15.

La Oficina de Turismo de Barbastro, situada en El Moliné (Plaza Guisar junto al aparcamiento del Portillo), será el punto de partida de esta ruta. El recorrido, que se realiza acompañado por el guía oficial José María Ortas y con una duración de una hora y media aproximadamente, se detendrá en puntos como la calle Argensola, plaza del Mercado, la plaza de la Constitución, el entorno de la Catedral y el Museo Diocesano, la plaza de la Candelera y el barrio del Entremuro y La Peñeta, así como el Paseo del Coso o la calle San Ramón, o la casa natal de San José María Escrivá.

Los interesados en participar en estas visitas guiadas pueden conseguir más información en la Oficina de Turismo de Barbastro, situada en El Moliné, tanto de forma presencial; por teléfono en el 974 308 350; o por correo electrónico en oturismo@barbastro.org.

La respuesta de público está siendo muy aceptable. Las visitas se iniciaron la pasada semana y ya se ha superado el centenar de participantes, la mitad vecinos de la ciudad del Vero y la otra mitad turistas procedentes de Madrid, Castilla, Valencia, Cataluña, Murcia y Cantabria.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión