Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

entrevista al presidente de las cortes de aragón

Javier Sada: "Me dan vergüenza los espectáculos que se dan en el Congreso"

El presidente de las Cortes critica las sesiones convulsas en Madrid y siente "orgullo" de que aquí no suceda. Quiere retomar la presencialidad total en el pleno en mayo.

JAVIER SADA ( PRESIDENTE DE LAS CORTES DE ARAGON ) / 13/04/2021 / FOTO : OLIVER DUCH[[[FOTOGRAFOS]]]
Javier Sada, presidente de las Cortes de Aragón
Oliver Duch

¿Está llegando la crispación política nacional a las Cortes de Aragón?

Afortunadamente no tiene nada que ver. En el Parlamento tiene que haber tensión, vehemencia en la defensa de las cuestiones, pero guardando siempre las formas. La última palabra al aplicar el reglamento es del presidente.

¿Se nota la precampaña en Madrid, que todo lo contamina?

No somos territorios aislados. Se nota en las declaraciones políticas, en algún momento de tensión entre una bancada y otra...

Debe ser complicado mantener el orden con ocho grupos con representación en la Cámara.

Es más complicado que con tres grupos pero es la realidad que tenemos, y en Aragón eso no ha supuesto nunca ninguna dificultad añadida.

Según el CIS, tras la crisis, la covid y el paro, los problemas políticos centran la preocupación de los ciudadanos. ¿Qué culpa tienen los políticos en la desafección que siente parte de la ciudadanía hacia ellos?

Evidentemente en alguna cosa la tenemos que tener. Los ciudadanos tienen que percibir que los políticos están para solucionar sus problemas. Si hay desafección es o que no somos capaces de buscar y proponer soluciones a sus problemas o que no somos capaces de transmitirlo, y en cualquiera de los dos casos es, sin la menor duda, culpa de los políticos.

¿Qué piensa cuando ve alguna de las convulsas sesiones de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados?

A mí me da vergüenza. Llevo muchos años como parlamentario, he sido vehemente al defender posturas, pero siempre he tenido claros los límites. Y sobre todo en un momento de crisis, donde la gente está verdaderamente preocupada. A mí, con toda sinceridad, hay espectáculos de ese tipo que me dan vergüenza, y siento orgullo de que aquí no se dé.

¿Puede haber sobreactuación por parte de algunos líderes?

Evidentemente, pero sobreactuar es pensar que la gente es tonta. La gente sabe perfectamente lo que quiere, y es que le solucionen los problemas. Pero en este país se entiende la negociación como que ceda el otro. Y la negociación, y yo creo que en Aragón sí se ha comprendido, es buscar los puntos de encuentro cediendo todas las partes. Y si hay un momento en que hay que hacer eso es ahora. Solo hay que salir a la calle para ver lo que está pasando.

La polarización beneficia siempre a los extremos. ¿No deberían los dos grandes partidos, PSOE y PP, tratar de tender puentes de entendimiento?

Por supuesto. Todos los partidos deberían tender puentes. Es un momento crítico. No sé si en algún caso se es consciente en la política de la gravedad de esta pandemia, de lo que ha supuesto en cuanto a salud, el tema social y el económico.

Sí hay un elemento discordante, Vox. ¿Será posible lograr que se sume a los grandes acuerdos?

Yo lo intentaré. Tiene que haber cuestiones fundamentales en las que también con ellos nos podamos poner de acuerdo. Sí se hizo el 23 de abril de 2020, cuando los ocho grupos, incluido Vox, firmamos un documento donde manifestamos unidad de acción para hacer frente a la covid.

¿Qué diferencias encuentra entre el Parlamento al que llegó en la VI legislatura y el actual?

El número de partidos. Hasta la legislatura pasada todos los gobiernos tenían una mayoría estable y durante mucho tiempo. También la forma de conexión con los ciudadanos. Estamos inmersos en el paso de la informatización a la digitalización y las redes.

¿Le gusta participar a la gente?

Va participando pero tenemos un problema: no estamos acertando con el lenguaje. Tenemos que hacer un esfuerzo mayor en la comunicación digital con los ciudadanos. Se está haciendo una transformación profunda con la web, las redes, una aplicación ‘app’ para que sea más fácil.

En el ecuador de la legislatura, ¿cuál le gustaría que fuera su legado como presidente de las Cortes?

Un presidente debe estar en un segundo plano para facilitar espacios de encuentro. Se requiere, además, una transformación importante en la Administración electrónica y la digitalización. Las Cortes tienen que ser una institución que aporte una cierta dosis de ejemplaridad, y estamos con varios temas como la eliminación de barreras y a punto de llegar a cero emisiones. En la Aljafería, hemos aprovechado la pandemia para hacer un nuevo plan para adaptar las visitas y el uso del palacio a las nuevas necesidades turísticas del siglo XXI.

Aragón tiene pendiente poner en marcha la Oficina Anticorrupción. ¿Qué problema hay para su constitución?

El problema es que hay prioridades. Este año hemos bajado el presupuesto y la puesta en marcha de estas cuestiones no es sencilla. La Cámara de Cuentas tardó diez años. Antes del final de este año tendremos una propuesta concreta para ponerla en marcha. No se trata de crear organismos por crearlos, sino de que se complementen con el resto de instituciones que están en Aragón. Yo creo que ahora estamos retomando el tema y espero que tengamos una propuesta clara, concreta e incluso medida en el tiempo. Se está hablando con la Cámara de Cuentas y el Gobierno.

La expresidenta Violeta Barba cifraba la deuda de la DGA con las Cortes en 20 millones. ¿A cuánto asciende ahora?

El Gobierno de Aragón tiene ahora unas prioridades absolutas. Lo único que me preocupa es que tenemos garantizado que va a ir asumiendo los gastos por adelantado y no tendremos problemas de funcionamiento. Pero tampoco ahora es un momento de exigirlos para tenerlos en el banco. Las inversiones van a destinarse casi todas al edificio histórico.

Las Cortes deben constituir aún una comisión para cifrar la deuda histórica del Estado con Aragón. ¿Cuándo se hará?

Se ha priorizado la pandemia con la constitución de la comisión de residencias. En esta otra, llevamos demasiados años como para pensar que por tres, cuatro o seis meses pueda haber algún problema. Pero cumpliremos el acuerdo a rajatabla y se convocará este año.

¿Se ha arrepentido en este año covid de estar en política en lugar de en el hospital ejerciendo como médico, su profesión?

A veces echo de menos la Medicina, pero también es verdad que si hubiera sido necesario en mi papel hubiera vuelto a ello. También el papel de las Cortes es fundamental en esta pandemia.

Del 13 de marzo al 26 de abril no hubo plenos. ¿Se llegó a plantear suspender por completo el cobro de las dietas?

Por el sistema actual, si un diputado no viene a las Cortes no las cobra. El que no vino no cobró. Hubo bastante ahorro en dietas.

La covid ha ralentizado la capacidad del Parlamento para legislar. ¿Cómo piensa recuperar el ritmo?

Ha habido un parón absoluto. Ahora habrá que intentar recuperar el tiempo perdido.

Entre las reformas pendientes está la del Estatuto de Autonomía. ¿Dará tiempo a tramitarla? ¿Se limitará a garantizar los 14 escaños para Teruel y a poner fin a los aforamientos?

Serán los grupos los que lo decidan. Para esos dos temas hay un gran acuerdo. Nadie ha manifestado que quiera introducir otras cuestiones.

¿Considera, como médico, que ha sido acertado que las autonomías gestionen la pandemia en lugar de contar con un mando único?

En los momentos más crudos hubo mando único. Pero hay una cuestión clara: las competencias hay que ejercerlas y creo que ha funcionado razonablemente bien.

¿Cuándo se podrá recuperar la presencialidad total en los plenos de las Cortes?

A finales de mes deberíamos recuperar la normalidad en las comisiones y los plenos con todos los diputados, en mayo. Hay que ver cómo nos afectan los coletazos de la Semana Santa.

"Hemos de proceder de tal manera que no nos sonrojemos de nosotros mismo". Lo decía su admirado Baltasar Gracián. ¿Se arrepiente de algo que haya hecho durante su carrera política?

Me he equivocado muchas veces, pero desde luego siempre he pensado en esa frase cuando he tomado las decisiones.

¿Qué llevó a un chico del Picarral a cambiar la Medicina por la política?

La causalidad. Esa es la realidad. Un chico del Picarral que con 14 y 15 años ya tenía inquietudes políticas, pero que terminó Medicina, empezó a ejercer y la casualidad le llevó a que le propusieran echar una mano en Ateca, mi pueblo. Para entrar en política te tiene que gustar y tener vocación pública. En el caso de los alcaldes, ya se nos ha reconocido el valor. La inmensa mayoría de los políticos que me he encontrado de todas las ideologías tenían como finalidad mejorar la sociedad, la vida de los ciudadanos. Es verdad que desde diferente posiciones.

¿Siente que la presidencia de las Cortes puede ser el broche de oro a 30 años de trayectoria política?

Sin duda. Lo es para alguien que ha disfrutado de la vida parlamentaria. Me he creído todo lo que he dicho y lo he defendido con vehemencia, pero a la vez me he significado como portavoz por ser capaz de negociar hasta el último segundo y hasta la última coma.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión