Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

SANIDAD

El Salud va recuperando la actividad habitual con la vista puesta en la evolución de los casos

Se retoma el ritmo de la cirugía y se prevé ir recobrando la presencialidad en los centros de salud. Sanidad condiciona el sistema a la necesidad de reservar camas y personal, como en anteriores olas.

Listas de espera quirúrgicas Aragón
Listas de espera quirúrgicas Aragón
Oliver Duch

Ante un panorama incierto por la evolución epidemiológica de la pandemia del coronavirus, el Servicio Aragonés de Salud está recuperando el ritmo habitual de funcionamiento del sistema sanitario, con la vista puesta en todo momento en la evolución de los contagios de covid y en el repunte de la incidencia, sobre todo en la provincia de Zaragoza. El Departamento de Sanidad condiciona cualquier medida que se adopta a la situación de la crisis y, como ha pasado en oleadas anteriores, el funcionamiento de los hospitales está supeditado a la necesidad de reservar recursos humanos y materiales si fuera necesario para atender un aumento de la presión asistencial y, como consecuencia, una mayor ocupación en las ucis.

El escenario al que se enfrenta Aragón en estos momentos es distinto al que había hace justo un año ante la aparición repentina de un virus desconocido y letal. De hecho, a diferencia de entonces, los hospitales no han suspendido completamente la actividad quirúrgica programada, salvo momentos muy puntuales, de manera que se ha podido ir operando de manera progresiva, entre otras cosas, para reducir la abultada lista de espera. En estos momentos, en la Comunidad hay 7.869 pacientes que llevan más de seis meses esperando una intervención, 474 menos que en enero. En febrero se operó a 5.311 enfermos procedentes de lista de espera. El descenso de los ingresos por la pandemia del coronavirus ha permitido a los hospitales ir recuperando progresivamente su actividad quirúrgica.

Desde el verano se ha mantenido de manera constante un nivel de ingresos por covid que, durante esta cuarta oleada, tuvo su pico a principios de febrero. Entonces llegó a haber 788 pacientes covid hospitalizados, de los que 94 requerían atención en las unidades de cuidados intensivos. En estos momentos, en la Comunidad aragonesa hay 244 enfermos ingresados por coronavirus (53 de ellos en la uci), 27 menos que en la jornada previa. De la misma forma, se ha reducido el número de positivos comunicados en las últimas 24 horas, 148 (de los cuales, 130 corresponden a la capital), frente a los 161 del día anterior.

La ocupación hospitalaria permite un mayor margen a la hora de ir volviendo paulatinamente a la normalidad, pero sin perder de vista que la pandemia podría volver a descontrolarse. La propia consejera de Sanidad, Sira Repollés, trasladó esta semana que la curva había tocado suelo, pero que en los últimos días se apreciaba un ligero repunte. Sanitarios que trabajan en primera línea contra el covid alertan de que una de cada cinco camas de uci siguen ocupadas por pacientes con esta patología y reiteran el agotamiento del personal, tras un año entero de lucha.

Recuperar días de descanso

Durante estas semanas, parte del personal ha ido recuperando días que tenían pendientes por las vacaciones, permisos o libre disposición. El Salud, mediante una instrucción que aprobó en noviembre, permite que se puedan coger estas jornadas hasta el 30 de abril. Sanidad estudiará también de manera individualizada los contratos que se suscribieron para cubrir las necesidades de la pandemia, y que finalizan en el mes de abril, de manera que si se consideran necesarios estructuralmente se mantengan.

El sistema sanitario tiene todavía otro frente abierto: recuperar las consultas presenciales en los centros de salud, donde desde el pasado marzo se prioriza la vía telefónica, algo que podría ser una realidad el próximo mes. Repollés, sin embargo, recordó que Atención Primaria redujo, modificó o moduló las citas cara a cara, pero no las suprimió. De hecho, aproximadamente un 40% de las consultas a los ambulatorios son ya presenciales. Se trataría más bien, dijo Repollés, de «recuperar la accesibilidad» que, en todo caso, pasaría necesariamente por una reforma de las citaciones y de los sistemas de admisión. Además, la DGA planea crear un buzón de voz que almacene las llamadas perdidas de los pacientes a los centros de salud con la finalidad de que el personal de Atención Primaria se ponga en contacto con ellos y evitar así avisos sin respuesta.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión