Aragón
Suscríbete por 1€

1.202 dependientes en lista de espera fallecieron en Aragón entre marzo y diciembre

El año de la pandemia se cerró en la Comunidad con 1.419 personas menos atendidas y casi todas las prestaciones han ido a la baja, según un estudio de la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios. Sociales

Más de 6.000 aragoneses tienen reconocida la dependencia y están a la espera de cobrar la prestación.
El número de aragoneses considerados en situación de dependencia se redujo en 1.419 personas durante 2010.
Guillermo Mestre

La lista de espera de la dependencia se redujo en el 2020, pero a costa del aumento de personas fallecidas en el año de la pandemia. La gestión ha sufrido un "serio revés". Así se desprende del informe del Observatorio de la Dependencia elaborado por la Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales y presentado este lunes. En Aragón, según este estudio, entre marzo y diciembre murieron 1.202 personas en lista de espera, de las que 492 aguardaban la resolución de grado y otras 710 tenían la ayuda concedida pero no la llegaron a recibir.

Durante este periodo murieron por cualquier causa 6.942 aragoneses que habían cursado una solicitud, un 23,8% más de lo esperado. Una vez excluidos los 565 que no acreditaban la dependencia (sin grado), la cifra alcanzó los 6.377. De ellos, el 81,2% estaban siendo atendidos, pero el 18,8% restante (los mencionados 1.202) formaban parte de la lista de espera. De las 934 personas que abandonaron las listas de espera, el 76,02% murieron antes de que la comunidad se pronunciara. Una situación que el presidente de esta entidad, el aragonés José Manuel Ramírez, calificó de «terrorífica».

Este dictamen concluye que por primera vez en el último lustro, Aragón rompe la serie de incremento continuado de personas incorporadas y cerró 2020 con 1.419 dependientes atendidos menos (de 32.952 a finales de 2019 a 31.533 el ejercicio pasado). En el año de la pandemia se presentaron 3.299 solicitudes menos (-6,44%), pero los pacientes valorados también cayeron en 3.017 (-6,32%) y se entregaron 1.788 servicios menos (-9,20%). Solo creció la ayuda por cuidado familiar, 442 más hasta las 16.131, que se cobra por atender a un enfermo en el hogar. Un fenómeno de cifras negativas que se explica tanto por las muertes como por la ralentización del sistema.

El informe destaca que en 2020 casi todas las prestaciones fueron a la baja y contabiliza hasta 1.662 menos. Las excepciones son la dirigida a los cuidadores familiares, que creció en 460 atenciones, y la teleasistencia, con 49 más. La atención residencial, que representa el 96,6% de las pérdidas, registró una caída de 1.599 plazas ­–bien a través de geriátricos concertados (674) o de subvenciones económicas vinculadas (925)– como consecuencia, según la asociación, de la «altísima mortalidad» por la covid. También se redujeron los servicios en programas de prevención (-515), ayuda a domicilio (-72) y centros de día (-40).

La DGA trabaja en agilizar los procesos

Por su parte, desde la Consejería Derechos Sociales, explicaron que, si bien la pandemia ha supuesto "efectivamente" un parón en las valoraciones y, por lo tanto, ha interferido en el ritmo que había adquirido el sistema desde 2015, el trabajo en los últimos meses se está centrando en agilizar esos procesos para «alcanzar tiempos óptimos de valoración y atención» y volver a la senda marcada por el Ejecutivo «de ampliación del número de personas atendidas y reducción de los tiempos de espera».

A este objetivo, señalaron desde el Departamento, se van a destinar los 19,3 millones de euros que se recibirán del plan de choque de la dependencia aprobado ya por el Gobierno central. Desde la DGA recordaron, asimismo, que durante 2020 y pese a la situación, 6.800 personas nuevas han entrado dentro del sistema y que las valoraciones se recuperaron de forma inmediata, a finales de mayo, en cuanto la situación pandémica lo permitió.

FINANCIACIÓN DEL SISTEMA Y EMPLEO

INVERSIÓN. El coste global del sistema de la dependencia en Aragón alcanzó una inversión de 236,6 millones de euros, en iguales términos a la del ejercicio anterior. La aportación propia del Gobierno aragonés asciende a 164 millones, lo que supone un 81% del coste gasto público total y el Estado aporta 39 millones, un 19%. Las personas dependidentes aragonesas aportan al sistema el 14% de la financiación (copago). Según el informa de la Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, la Administración central obtiene unos recursos económicos -vía impositiva- superiores a los 63,6 millones de euros.

PUESTOS DE TRABAJO. Según las estimaciones de esta Asociación, durante 2020 la Comunidad perdió un 12% del empleo asociado a la dependencia, con 759 puestos menos, bajó de 6.456 a 5.697, como consecuencia, fundalmente, de la "drástica" reducción de las prestaciones de contenido residencial.

GASTO POR DEPENDIENTE. El gasto por dependiente en Aragón se sitúa en 5.513 euros anuales, manteniéndose en términos similares a los últimos cuatro ejercicios, y en un porcentaje del 15% inferior a la media nacional. Esto se explica, según este colectivo nacional, por la importancia que asumen en la cartera de servicios de la Comunidad atenciones de menor coste económico como la prestación económica para cuidados en e entorno familiar y los programas de autonomía personal.  El gasto público por habitante se mantiene en torno a los 133 euros, siendo igualmente un 13% más bajo que la media naciona.

INCREMENTO PRESUPUESTARIO. Con el incremento de  623 millones para la dependencia aprobados en los Presupuestos Generales del Estado, Aragón recibiría 20 millones de euros más. Un aumento que permitiría, de acuerdo con las estimaciones de esta asociación, incorporar 3.780 nuevos beneficiarios este 2021 y generar 550 nuevos empleos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión