Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Mª Dolores Ruiz, a sus 84 años: "Tengo la suerte de tener la cabeza bien y poder vivir independiente"

Es usuaria desde hace 12 años del reparto de comida elaborada a domicilio de Fundación La Caridad en colaboración con el Ayuntamiento de Zaragoza y también cuenta con el servicio de ayuda a domicilio y el de teleasistencia. 

Mª Dolores Ruiz recoge el menú que le trae Javier Burguete.
Mª Dolores Ruiz recoge el menú que le trae Javier Burguete.
José Miguel Marco

A sus 84 años María Dolores Ruiz conserva una memoria envidiable y acaba de leer ‘Reina roja’, "una buena novela". Nació en el barrio de San Pablo "junto a la iglesia" y sigue viviendo sola en su piso porque ella quiere. "Tengo la suerte de tener la cabeza bien y puedo vivir independiente. Mientras me apañe y pueda quiero seguir así", asegura esta ya bisabuela. Tiene dos hijos, además de tres nietos, que "están pendientes de mí y de cualquier cosa que pueda necesitar", y un bisnieto "que es mi locura ahora".

Explica que puede continuar en su hogar, aunque haya tenido que cambiar a un piso más cercano al de su hija y con ascensor, gracias a los servicios de los que disfruta. Es usuaria desde hace 12 años del reparto de comida elaborada a domicilio de Fundación La Caridad en colaboración con el Ayuntamiento de Zaragoza y también cuenta con el servicio de ayuda a domicilio y el de teleasistencia. "De la teleasistencia me llaman todas las semanas a ver cómo estoy. Afortunadamente solo lo he tenido que utilizar dos veces en las que me caí en casa", cuenta.

En los meses más duros de la pandemia, Fundación La Caridad llegó a proporcionar menús a domicilio a más de un millar de personas mayores y vulnerables en la ciudad. En estos momentos se está atendiendo a alrededor de 1.250, según los últimos datos facilitados desde la institución.

"Durante el confinamiento domiciliario llegamos a contar con 12 rutas de reparto, ya que se sumaron las personas que acudían a comer a los centros de mayores. Ahora se han quedado en nueve", explica María Hernández, trabajadora social de Fundación La Caridad.

Estos pasados días de Navidad Dolores pudo comer con su hija, su nieta y su bisnieto, "siempre los mismos y con mucho cuidado". Desde marzo apenas sale a la calle, "el día del Pilar me fui a ver a la Virgen en un taxi", y antes de las fiestas fue a la peluquería. Echa de menos poder estar "con total libertad" con los suyos, salir a pasear «un poco» y pasar la tarde con sus amigas en una terraza o en algún bar. Tiene claro que va a vacunarse. "Hace 14 años me operaron de un cáncer de mama y ahora me han recomendado que me vacune. Yo confío en los médicos", asegura. A 2021 le pide "salud para ver cómo crece mi bisnieto".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión