Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

entrevista a la consejera de ciudadanía del gobierno de aragón

María Victoria Broto: "Las vacunas son un don preciado y se deben administrar con rigor. No sobran dosis"

La consejera de Ciudadanía considera que trabajadores y nuevos internos deberían vacunarse para estar en las residencias y confirma que la DGA propone sancionar al centro de Burbáguena.

Aragón
María Victoria Broto, consejera de Ciudadanía del Gobierno de Aragón.
Toni Galán

En dos meses las residencias de Aragón estarán protegidas frente a la covid. ¿Empieza a ver la luz al final del túnel?

Pues sí. Los que están muy ilusionados son los mayores. La vacuna es el inicio de la esperanza, pero no el fin del drama. Hay que mantener la prudencia y la protección para poder ver la luz total.

De hecho en varios centros han surgido brotes después de administrar la primera dosis.

En pocos ha habido brotes. Administrar la primera vacuna no quiere decir que se inmunice totalmente. Pero estamos observando que en ese tipo caso las infecciones son más suaves.

¿Ha tenido algún efecto las fiestas navideñas en el aumento de contagios?

Cuando en una localidad hay casos positivos, en la residencia, también. El contagio comunitario llega por mucho cuidado que pongan los trabajadores. Hay muchos que son asintomáticos.

Aragón tuvo que retornar al nivel del alerta 3 agravado. ¿Se han planteado aumentar las restricciones en las residencias?

Ya más restricciones no podemos poner, a no ser que confinemos a cada uno en su habitación. Hemos tratado de mantener el equilibrio entre garantizar su bienestar emocional y preservar su salud. En Navidad, aunque podían ir con sus familias, en general no lo hicieron.

La presión hospitalaria no deja de aumentar. ¿Se plantean medicalizar algún centro covid más?

El de Casetas es una residencia medicalizada para infectados que no necesitan una hospitalización y a Yéqueda y Gea de Albarracín van residentes que dan negativo. En la primera fase atendieron a 522 personas y después, a otras 1.371.

¿Se ha planteado en algún momento vacunarse?

Me vacunaré cuando me toque, soy una ciudadana más.

Un 18% del personal de las residencias, unos 2.300, rechaza inmunizarse. ¿Qué motivos alegan?

No se les pregunta por qué. Quizá sea porque tienen dudas o quieren saber más de la vacuna, por inseguridad, porque es algo nuevo. Lo que hay que intentar es darles tiempo para que pidan información porque lo ideal sería que decidieran vacunarse en un porcentaje muy alto.

"Me vacunaré cuando me toque, soy una ciudadana más"

Sí se ha mostrado partidaria de que en un futuro estar vacunado sea obligatorio para trabajar en este tipo de centros.

Sí, en trabajadores y también en nuevos residentes. Pero hay que persuadir y no coaccionar. Es todo muy novedoso. Estamos muy contentos porque desde el inicio de la pandemia han entrado 1.935 personas a vivir en las residencias.

Influirá que había 1.400 plazas libres de internos fallecidos...

Sí y no. Demuestra que la sociedad sigue necesitando y confiando en las residencias.

¿Qué fórmula jurídica se podría usar para obligar a los trabajadores a que se vacunen?

Desde el punto de vista laboral no tenemos ninguna herramienta.

¿Hay alguna residencia donde no se haya podido suministrar la primera dosis aún?

Esta semana acabamos la primera dosis en todas. La semana que viene administraremos la segunda dosis en 114 residencias, de manera que finalizaremos antes de la segunda de febrero. A los mayores se les está vacunando todos, aunque sean positivos, a no ser que tengan síntomas importantes.

¿Les han garantizado que habrá vacunas suficientes?

La idea que tenemos es que sí.

¿Se está llevando algún control sobre qué ocurre con las dosis sobrantes de las vacunas de las residencias?

No quedan dosis sobrantes. El centro de salud planifica cuántas se necesitan en una residencia y el resto se administran a quien se considere oportuno.

Depende entonces del centro de salud.

Hablamos de un don muy preciado y se tienen que administrar con total rigor.

Un brote con más de 110 infectados les ha obligado a intervenir la residencia Villa de Ejea. ¿En qué situación se encuentra?

Además de dirigir el centro desde el punto de vista asistencial y sanitario hemos puesto a disposición de la residencia nuestro personal porque tiene trabajadores positivos y deben estar en casa.

Abrieron un expediente a la residencia de Burbáguena. ¿A qué conclusión han llegado?

Hemos planteado una sanción a la residencia, aunque el centro puede alegar. Hasta que el proceso sea firme tengo que ser prudente.

"Hemos planteado una sanción a la residencia de Burbáguena al detectar irregularidades, pero el centro puede alegar"

¿A cuánto asciende la sanción y qué irregularidad se castiga?

No sabemos la cantidad. Hemos detectado unas irregularidades pero no puedo hacerlas públicas porque la residencia tiene la opción de dar su opinión. Tendremos que esperar. No es firme.

Sí descartan ir a los tribunales.

Sí.

¿Es el único expediente que han abierto a residencias de Aragón?

Sí. La inspección sigue funcionando, pero está más dedicada al asesoramiento que a su acción sancionadora.

A nivel nacional se han iniciado más de 440 diligencias en el ámbito penal contra residencias. ¿Cuántas afectan a Aragón?

En el departamento no tenemos constancia de que se haya incoado ninguna diligencia.

Cuando se complete la inmunización en las residencias, ¿se podrá abrir más la mano al autorizar visitas y paseos?

En abril, las residencias podrán recuperar la normalidad y sus actividades en el interior. Para que pueda entrar la gente tendrá que inmunizarse la población.

¿Qué cambios sería conveniente introducir en las residencias cuando pase la covid?

La pandemia nos ha enseñado que tenemos que intentar que las personas tengan los servicios cerca y que permanezcan en casa el máximo tiempo posible.

Diseñan con Castilla y León y Castilla-La Mancha un proyecto para optar a fondos europeos. ¿En qué consiste?

Es muy incipiente. Es un proyecto europeo de teleasistencia avanzada que nos permitiría conocer el estado de los mayores en su domicilio desde el punto de vista asistencial y médico.

"Trabajamos en un proyecto de teleasistencia avanzada para conocer el estado de los mayores en su domicilio desde el punto de vista asistencial y médico"

Con 9.600 internos infectados y 1.450 fallecidos, ¿afrontaría de forma distinta la pandemia si pudiera volver atrás?

Tenemos la conciencia tranquila. Pusimos todo el rigor, el trabajo para que los mayores estuvieran atendidos. Nunca hemos dejado de hospitalizar a una persona cuando era necesario. Solo lamento que no tuviéramos al principio material de protección. Siempre hemos planteado la acción y nunca la omisión.

¿Cómo le ha afectado la pandemia a nivel personal?

Ha sido un año de una dureza muy grande. Han fallecido allegados a mi familia, amigos sobre todo.

¿Ha llegado a sentir impotencia?

Impotencia no. Tristeza, rabia, desconcierto. Pero ante las dificultades me sale la fuerza. No hay tiempo para el desánimo. Tengo ganas de ver a mis nietos, pero también espero que mis nietos se sientan orgullosos de su abuela.

¿En algún momento le ha pedido al presidente de Aragón, Javier Lambán, que la relevara del cargo de consejera de Ciudadanía?

No. Cuando uno tiene un cargo político hay momentos en los que te planteas si haces lo suficiente. Ahora pienso que sí tiene sentido porque te sientes útil, lo público es más importante que nunca y he tenido un equipo que ha respondido muy bien.

¿Se siente entonces con fuerzas para acabar la legislatura?

Sí.

¿Qué ha aprendido de esta crisis sanitaria?

Que somos muy vulnerables. Que no debemos creer que todo en el siglo XXI está controlado. Que hay que atender a las personas y tener la cabeza fría. Que los equipos son fundamentales. Y he aprendido que hay que escuchar y que no se pueden tener prejuicios. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión