Despliega el menú
Aragón

regreso a la presencialidad

"Ir todos los días a clase da tranquilidad y nos ayudará a asentar mejor los contenidos"

Los 260 alumnos de 3º y 4º de la ESO de El Salvador ya no van en días alternos al centro escolar. Desde este jueves todos coinciden en el aula, tal y como permite la DGA.

Alumnos de 4º de la ESO del colegio El Salvador recuperaron ayer la presencialidad total en el aula.
Alumnos de 4º de la ESO del colegio El Salvador recuperaron ayer la presencialidad total en el aula.
F. Jiménez

Tras diez meses, los 260 alumnos de 3º y 4º de la ESO del colegio El Salvador por fin volvieron a reencontrarse en el aula. Desde este jueves, este centro educativo de Zaragoza recuperó la total presencialidad en todos los cursos donde todavía continuaban las clases en días alternos. "Ha sido un reencuentro bonito. El colegio está tomando muchas medidas y no creo que haya problemas", recalcó Santiago Ruiz, matriculado en 4º de la ESO. A él y a su compañera Berta Prieto, este regreso les aporta "tranquilidad". "Al estar en clase vamos a tener más tiempo para resolver dudas y asentar mejor los contenidos. De cara a bachillerato hay que ir lo más preparado posible", explicó la joven.

Este centro, detalló su director, Manuel Magdaleno, no dudó en recuperar la presencialidad este jueves, desde el primer momento que lo permitió el Gobierno de Aragón. Al contar con aulas "grandes" y solo suponer 130 alumnos más –de los más de 1.800 que hay matriculados–, la adaptación de los espacios de este colegio, que pertenece a los Jesuitas, fue sencilla.

Desde este jueves los alumnos de 3º y 4º de ESO pueden volver a asistir a clase de manera totalmente presencial. sin embargo, muy pocos centros en Aragón han comenzado este regreso y mantiene la educación a distancia por falta de espacio. Uno de los pocos centros que sí ha podido acoger de nuevo a todos sus alumnos es el Colegio del Salvador, Jesuitas, en Zaragoza.

Hasta ahora los cursos de 3º y 4º de la ESO estaban obligados a ir a clase en jornadas alternas, mientras que en bachillerato, al ser privado, acudían diariamente. "Al principio hubo un poco de descontrol, pero las clases se empezaron a retransmitir", destacó Prieto. Todas las aulas fueron equipadas con cámara y micrófono para poder emitir en directo. Una medida que en octubre se fue ampliando a todas las etapas educativas para facilitar el seguimiento de las clases también a los positivos o contactos estrechos.

Para Prieto, las clases ‘online’ de Matemáticas, Física y Química o Historia fueron especialmente importantes: "Nos ha servido para asentar contenidos e ir más preparados al examen". A pesar de los intentos por facilitar el aprendizaje, también se produjeron algunos problemas de conexión o fallos en el sonido. "Era un poco incómodo, pero nos fuimos acostumbrando", puntualizó Ruiz.

La coordinadora de 4º de la ESO y también profesora de Inglés, Conchita Calavia, calificó de "alivio" el regreso presencial de los matriculados: "Las clases ‘online’ tienen sus ventajas, pero no se puede evitar que el ritmo sea más lento. En mi asignatura he echado en falta la interacción oral".

Varios accesos diferenciados, recreos escalonados y una buena ventilación son algunas de las pautas establecidas en este centro para evitar contagios. De hecho, según destacó la enfermera y responsable covid, Rocío Giménez, no se ha producido ninguno en el aula, a pesar de que sí que ha habido casos positivos entre los escolares. De hecho, al menos 12 alumnos no acudieron este jueves a clase tras haber sido diagnosticados en las últimas jornadas. A ellos se suman aquellos que estaban pendientes de resultado o que eran contactos estrechos de otros.

Un volumen que crece al mismo ritmo que los contagios en la sociedad, pero que no amenaza el regreso presencial al aula en todas las etapas educativas.

Etiquetas
Comentarios