Despliega el menú
Aragón

Camioneros atrapados en Dover: "Como esto dure dos días más, la gente se va a rebotar. Tienen que hacer algo"

Que les den una solución para poder salir sin más demora. Eso piden los transportistas atrapados en la frontera entre Inglaterra y Francia

El transportista Cristian Mihesan, empleado de la empresa Marcotran, atrapado en las colas para llegar al eurotúnel y pasar a Francia.
El transportista Cristian Mihesan, empleado de la empresa Marcotran, atrapado en las colas para llegar al eurotúnel y pasar a Francia.
Heraldo.es | S. E.

«Llevo tres noches sin ducharme y comida aún me queda, pero como esto dure dos días más, la gente se va a rebotar», advierte Cristian Mihesan, camionero que trabaja para Marcotran y que se ha visto afectado por el cierre de frontera decretado por Francia para evitar la propagación de la nueva cepa de la pandemia. Llegó el pasado viernes al Reino Unido, descargó la mercancía para Amazon más arriba del norte de Londres y ya el sábado inició el viaje de regreso, pero en la carretera la policía le paró y le dijo que estaba cortado el paso a Francia. «Compré algo de comida y llevo desde la noche del sábado en el camión. Y aún tengo suerte. Estoy a 12 kilómetros del parquin del eurotúnel, pero no se puede avanzar. Está todo colapsado. Aunque abrieran hoy, costará bastante salir y como esta situación se alargue va a acabar mal; tienen que hacer algo», pide este conductor que se ha despedido ya de pasar los días de Navidad con su familia.

«Por primera vez anoche nos trajeron 100 gramos de macarrones y hoy un sandwich, una mandarina, agua y una chocolatina. Lo malo, dice, es que «no te dejan salir del camión ni andando para ir a comprar y son ya muchos días» y además «no te informan de nada: esta mañana tocamos todos el claxon en protesta». Por la tarde, las cosas seguían igual y ni les habían hecho PCR ni tenían comunicación alguna.

«Nunca había estado tanto tiempo retenido en una autopista», confiesa por su parte Pavel Marin Bozdog, que lleva 20 años trabajando para la empresa aragonesa Transportes Hermanos Ruiz. «Salí de Zaragoza el pasado viernes con el camión lleno de colchones para un hotel de Londres. Los acabé de descargar el lunes por la mañana y ya me puse en carretera. Como vi que la frontera con Francia estaba cerrada, paré en una gasolinera y por lo menos tuve ducha y servicios esa noche, pero ya el martes cogí el camión y llevo dos días en la fila. Eso sí, me he quedado a 30 kilómetros del eurotúnel. Pero está todo parado. La Policía ha abierto un pasillo y veo pasar furgonetas con plataformas con váteres y alguna ambulancia, pero me temo que esta noche seguiré en la fila», se lamenta. «Si no hubiera pasado esto, habría cargado hoy las bicicletas en Bélgica como estaba previsto y mañana habría estado en casa en Zaragoza». Pero ya da por perdido pasar la Navidad con los suyos.

Más de 50 camiones de empresas aragonesas continúan atrapados en el Reino Unido

«Se está complicando mucho la situación», según Mariano Aguilera, otro de los transportistas de Marcotran atrapados, a la espera de que le hagan un PCR para coger un ferry en el puerto de Dover.

«A este paso no llegamos ni para Reyes», ironiza Carlos Barrameda, también transportista de Marcotran. «Estoy con otros dos compañeros en el área de servicio de la M-1 cerca de Milton Keynes al norte de Londres y a 279 kilómetros de Dover. «La empresa nos ha dicho que de momento estemos quietos aquí a ver si se desbloquea por debajo».

«Solo por humanidad, no se tendría que haber permitido esto», señala Jaime Ruiz, de Transportes Hermanos Ruiz, que tiene a dos conductores atrapados en Folkestone, a unos 20 km a la entrada del eurotúnel. «El problema es la incertidumbre. No saber cuándo les van a dejar pasar. Ya hemos perdido las cargas de vuelta. Al que está en la autopista le han dicho que pasarán a hacerle la PCR y al otro le han obligado a desviarse 80 km para entrar a la autopista y al final, no ha podido acceder porque sigue colapsada».

Continúan viviéndose momentos de tensión
Etiquetas
Comentarios