Despliega el menú
Aragón

Las residencias de mayores y de personas con discapacidad podrán recibir visitas de hasta cinco familiares esta Navidad

Además, los usuarios que hayan pasado el coronavirus o tengan una serología que indique que han superado la infección podrán salir a comer el 24, 25, y 31 de diciembre y el 1 de enero.

El secretario general técnico de la Cosejería de Ciudadanía y Servicios Sociales, José Antonio Jiménez; la directora de la residencia Romareda, Cristina Serrano y la consejera Mª Victoria Broto
El secretario general técnico de la Cosejería de Ciudadanía y Servicios Sociales, José Antonio Jiménez; la directora de la residencia Romareda, Cristina Serrano y la consejera Mª Victoria Broto
Toni Galán

Los usuarios de las residencias de mayores y de personas con discapacidad que hayan pasado el coronavirus o que acrediten con una prueba serológica que la infección está resuelta podrán salir a comer con sus familias los días de Nochebuena, Navidad, Nochevieja y Año Nuevo y tendrán que volver antes de las 20.00. Además, las visitas de familiares, ahora limitadas a una persona y de una hora de duración, podrán ser entre el 23 de diciembre y el 6 de enero de hasta cinco personas siempre y cuando tengan lugar al aire libre o una estancia con una adecuada ventilación. Estos encuentros podrán prolongarse hasta hora y media.

Estas son las medidas excepcionales adoptadas por el Gobierno aragonés para que los internos de estos centros puedan disfrutar con sus seres queridos el periodo navideño siempre y cuando, como viene ocurriendo hasta la fecha, no tengan positivos entre residentes o trabajadores. Las ha dado a conocer este viernes la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, Mª Victoria Broto, quien ha destacado que con ellas se ha tratado de mantener un "equilibrio" entre "preservar" la salud de estos colectivos vulnerables y "atender" sus necesidades "emocionales" y el "bienestar psicológico", por lo que se ha actuado con un "espíritu" de prudencia".

En estos momentos en las residencias, según los últimos datos del Boletín Epidemiológico de este pasado jueves, hay 52 brotes abiertos (9 menos que la semana pasado), que afectan a 1.490 residentes y 463 trabajadores. De ellos, hay 79 internos ingresados en los hospitales y otros 79 en centros covid.

Broto ha hecho un llamamiento a la "responsabilidad" de las familias para que cuando coman con sus mayores fuera de las instalaciones estén siempre con la misma unidad de convivencia. Ha recomendado que aunque esté permitido hacerlo durante estos cuatro días no se utilicen todos "porque se deben evitar las entradas y salidas continuas". "Si fuera mi familiar yo no lo dejaría los 4 días", ha asegurado.

Lo que se seguirá permitiendo, como ya está vigente en estos momentos,  son salidas de los internos de un mínimo de 10 días. En estos casos, las personas al regresar a las residencias tienen que hacerlo con una PCR negativa, sin síntomas y guardar un aislamiento de 10 días. 

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que las residencias acogen a personas con un alto nivel de dependencia y que normalmente son muy pocas las que suelen regresar a su entorno familiar durante estas fechas. La consejera ha subrayado que los usuarios van a estar "muy mimados y cuidados" a lo largo de estas jornadas tan entrañables y se va a intentar mantener la máxima comunicación con los familiares.

Estas medidas se han dado a conocer en la residencia Romareda del IASS (Instituto Aragonés de Servicios Sociales) en Zaragoza. Su directora, Cristina Serrano, ha explicado las actividades que se están organizando para suplir que no se puedan llevar a cabo actos que se celebraban otros años como voluntarios que acudían a pasar un rato con los mayores y les amenizaban con conciertos y juegos. Así, por ejemplo, contarán con un amigo invisible en el que cada trabajador prepara un regalo sorpresa para un residente, comidas y meriendas más especiales, musicoterapia y la grabación de felicitaciones de navideñas.  

El IASS ha puesto en marcha ‘La Caja de las Palabras Mágicas ’, un buzón en el que los niños aragoneses podrán dejar mensajes navideños de apoyo a las personas mayores que viven en residencias. El proyecto consiste en hacer llegar a los centros educativos o de ocio y tiempo libre una caja que funcione como un buzón para que los pequeños puedan llenarla de mensajes de apoyo y cariño a los mayores. Una vez llena, se llevará a la residencia de mayores del barrio para que los mayores puedan recibir esos mensajes de cariño y aliento. Para llevarlo a cabo la residencia Romareda se ha hermanado con el colegio Margarita Salas.

La actualidad de la covid-19, minuto a minuto.

Toda la información sobre el coronavirus, en HERALDO.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios