Despliega el menú
Aragón

La patronal aragonesa rechaza la "ocurrencia" del Gobierno de reducir a cuatro días la jornada laboral

Comisiones Obreras y UGT ven "interesante" abrir este debate siempre que se cuente con los agentes sociales y se baje a la realidad .

Ricardo Mur, presidente de CEOE Aragón, en una imagen de archivo.
Ricardo Mur, presidente de CEOE Aragón, en una imagen de archivo.
E. P.

Ni es oportuno ni es viable. Es lo que piensa Ricardo Mur, presidente de CEOE Aragón de la propuesta en la que parece estar trabajando el Ejecutivo para reducir la jornada laboral en España de cinco a cuatro días, que calificó de «ocurrencia y locura».

Frente a la opinión del Gobierno de que «podría favorecer sin duda la creación de empleo», Mur señaló que «salir de la crisis exige trabajar más y no menos».

Para el máximo responsable de CEOE Aragón una semana laboral de solo cuatro días «supondría un coste mayor para las empresas y una pérdida de competitividad con lo que en lugar de crear empleo se destruiría». En este momento de tremenda incertidumbre, «con las peores cifras de paro y miles de trabajadores en ERTE», es «totalmente inoportuno» plantear algo así. «Lo que tiene que hacer el Gobierno es gestionar mejor la pandemia porque somos el país que peor lo hace en gestión sanitaria y con mayor impacto por esta crisis».

En dar más ayudas a las empresas y avanzar en el plan de recuperación debería centrarse el Ejecutivo, según Ricardo Mur, «en lugar de lanzar mensajes equivocados a trabajadores, desempleados y empresas». Además, consideró «imposible reducir jornada manteniendo salarios: «¿Cómo esperan que una empresa pague lo mismo a sus empleados por trabajar un día menos y encima tenga que contratar a otros para cubrir ese déficit de jornada? No puede ser», indicó.

«Empleo, empresas, productividad son aspectos muy serios de la economía de un país como para estar sujetos a la ocurrencia o algarada de algún político», criticó por su parte Aurelio López de Hita, presidente de Cepyme Aragón, al entender que «la propuesta del Gobierno es totalmente inviable máxime en estas circunstancias». «Me parece lamentable», añadió, y completamente «fuera de lugar plantear ahora que se trabaje cuatro días a la semana y no 5, en un contexto en que muchos trabajadores querrían trabajar y no pueden, al estar afectados por ERTE, y otros haber perdido ya su empleo en empresas que se han ido al garete».

López de Hita pidió en «esta situación de catástrofe sobrevenida» no echar leña al fuego sino plantear medidas ponderadas que ayuden a las pequeñas y medianas empresas. «Les preguntaría a los políticos si ellos estarían dispuestos a rebajarse el salario y la jornada: Lo que no cabe en la cabeza es que pretendan que las empresas bajen la jornada y no los sueldos».

Asociado a la productividad

«Los debates siempre es bueno abrirlos», valoró José de las Morenas, secretario de Acción sindical de UGT Aragón, que recordó que fue Pepe Álvarez, secretario general del sindicato, quien planteó hace dos años, con motivo del 130 aniversario de UGT, la reivindicación de esa jornada laboral de 32 horas sin reducción de salario para lograr un mayor reparto del trabajo y en compensación por la mayor robotización en las empresas. «Planteó también un gravamen por la pérdida de empleo asociada a la automatización», añadió. «¿Quién pensaba en agosto de 2018 que tendríamos esta situación inaudita por el coronavirus? Tampoco sabíamos que habría que hacer tan rápido una ley de teletrabajo y tantas otras cosas». Por eso, señaló, «es positivo que se aborde la reducción de jornada laboral desde el Gobierno».

«Los retos hay que ponerlos encima de la mesa para asumirlos cuando la situación mejore», precisó, y eso podría ser al año que viene si llegan las vacunas. Ahora bien, «el diálogo social tendrá que recoger este debate y la mesa que se va a abrir para reeditar el Acuerdo de Negociación Colectiva sería un buen escenario».

«El debate sobre reducción de jornada es interesante, pero hay que centrarlo bien», manifestó por su parte Manuel Pina, secretario general de CC. OO. Aragón. A su juicio, lo que revela el planteamiento del Gobierno es «cierto desconocimiento de la realidad ya que en el marco de la negociación colectiva siempre se habla de jornada anual que suele partir de 1.600 horas a 1.824 y no de jornada semanal». A partir de ahí, explicó, habría que tener en cuenta que muchos sectores como el comercio tienen seis días de jornada, de lunes a sábado, y también los servicios. 

Por tanto, «se debería focalizar mejor por sectores y centrarnos en rebajar la jornada anual». Según Pina, el elemento clave es la productividad y «si se está ganando productividad en España eso redunda en beneficio de la empresa pero también debe repercutir en las condiciones de jornada y salario del trabajador. «Se ha de abrir un debate», recalcó «con el que todos ganemos» .

Etiquetas
Comentarios