Despliega el menú
Aragón

Amazon refuerza su apuesta por Aragón y construirá un segundo almacén en Plaza

La nave, de 9.200 m2, contará con cientos de plazas electrificadas para furgonetas de reparto. Encarga el proyecto a un promotor industrial, que ha pedido licencia para abrir dentro de un año.

Parcela de cinco hectáreas adquirida para el centro de distribución de Amazon en Plaza.
Parcela de cinco hectáreas adquirida para el centro de distribución de Amazon en Plaza.
FRANCISCO JIMENEZ PHOTOGRAPHY

La multinacional estadounidense del comercio electrónico Amazon ha redoblado su apuesta por Aragón. A sus tres centros de datos en construcción en El Burgo de Ebro, Villanueva de Gállego y Huesca y al gran complejo logístico que levantará en la Plataforma Logística de Zaragoza (Plaza) a partir de la próxima primavera se suma ahora otro almacén en Plaza. En este caso, va a construir unas instalaciones de última milla, como se denomina en el sector al proceso final para que un pedido llegue al comprador. El objetivo no es otro que garantizar la velocidad de entrega a domicilio.

Amazon ha optado por encargarle la operación a la filial europea de Panattoni, otro gigante norteamericano especializado en la promoción de superficies industriales, que acaba de adquirir una parcela de casi 50.000 metros cuadrados en el otro extremo de Plaza, muy cerca de Inditex, y situada estratégicamente junto al acceso viario por la calle Turiaso que va a sacar a concurso la sociedad pública el próximo año si no hay nuevos retrasos.

Fuentes conocedoras de las negociaciones han confirmado a este diario que ya se ha solicitado licencia de construcción al Ayuntamiento de Zaragozacon el objetivo de tener lista la nave, de 9.200 metros cuadrados, en el plazo de un año.

Su diseño, salvando las distancias, será similar al del centro logístico de Bon Àrea en Épila, ya que se ha ideado para que el almacenaje en las instalaciones sea inexistente: en vez de guardarse en estanterías, los productos estarán solo el tiempo necesario para su expedición al cliente con el objetivo de ganar en eficacia, rapidez y reducir espacio y costes. Es lo que en la logística se conoce como una nave ‘cross docking’.

Aunque Panattoni tiene derecho a edificar 60.000 metros cuadrados, solo ha solicitado permiso municipal para levantar una séptima parte. La clave de este centro de distribución está en garantizar el importante flujo de entrada y salida de paquetería y de ahí la importancia de disponer de mucho suelo anexo en propiedad para la imponente flota de reparto.

La parcela adquirida a una firma aragonesa permitirá habilitar las centenares de plazas requeridas por Amazon para garantizar que sus furgonetas tarden el mínimo tiempo posible en cargar en los muelles. La multinacional pretende que todos sus vehículos sean eléctricos, de ahí que haya previsto que haya cargadores en las plazas de aparcamiento y que en el propio diseño de las instalaciones se haya tenido en cuenta el elevado consumo eléctrico.

Casi 600 plazas para furgoneta

Para hacerse una idea del trasiego que habrá en las instalaciones solo es necesario apuntar el número de plazas previstas para furgonetas, casi 600, a las que se sumarán otra cuarta parte para el resto de vehículos.

Amazon, como hizo en su día Decathlon con su centro logístico de Plaza, ha delegado el proyecto diseñado a su medida en otra empresa, a la que le asegura un arrendamiento a largo plazo. Y ha elegido para ello a Panattoni, a la que le une una estrecha relación a escala nacional e internacional. Sin ir muy lejos, en Oyarzun (Guipúzcoa), el mayor promotor industrial de Europa ha adquirido hace unos días para Amazon su segundo centro logístico en el País Vasco. Y el pasado mes de marzo anunció la construcción de otro centro de distribución muy similar al de Zaragoza en Wilhelmshaven (Alemania) para las operaciones de la compañía de comercio electrónico.

Panattoni, al igual que Amazon, no quisieron confirmar ni desmentir sus planes en la Plataforma Logística de Zaragoza, que forman parte de la estrategia de la multinacional de comercio electrónico de implantar naves de última milla en las principales ciudades españolas.

Pese al sigilo y a los estrictos contratos de confidencialidad firmados por todos los implicados, este diario ha podido contrastar que las negociaciones para la implantación de este centro de distribución comenzaron hace meses y se ha dado el paso definitivo en los últimos días con la adquisición de los terrenos, concretamente 47.274 metros cuadrados situados en el extremo noreste de la plataforma logística.

La parcela, calificada como Área Logística Industrial (ALI), está enclavada entre las calles Bari y Pertusa, en la misma manzana en la que cualquier conductor puede ver desde la autovía de Madrid la nave de la empresa de suministros industriales Walter Martínez. Justo enfrente tendrá a Fersa Bearings y los centros de distribución de Eroski, Mercadona y Kuenhe Nagel.

Al mismo tiempo que negociaban la adquisición del suelo, los responsables de Panattoni en España iniciaron la tramitación de los permisos de construcción y la elección de la empresa constructora. Para ello, organizaron un proceso de selección (un ‘tender’) al que invitaron a varias compañías con experiencia en la construcción de este tipo de instalaciones y ahora ultima las negociaciones con una compañía aragonesa.

Una operación millonaria

Las citadas fuentes conocedoras del proyecto apuntaron que la inversión supera con creces los diez millones de euros, a los que se debe sumar el importe desembolsado por la adquisición del suelo, igualmente millonario.

Las normas urbanísticas permiten una edificabilidad de 1,2 metros cuadrados por metro de suelo en esta parcela, lo que faculta a Panattoni a construir más de 57.000 m2. Como le ocurre al resto de operadores, la superficie construida solo puede llegar a ocupar el 70% de la parcela, por lo que realmente las instalaciones podrían tener una superficie máxima de unos 35.000 m2 si se construyen en planta. Esto no suponía un inconveniente para los planes de Amazon porque precisamente requiere de un centro de distribución pequeño en comparación con el otro gran almacén que va a edificar en Plaza, de más de 50.000 m2, y mucho terreno para acondicionar una gran área de aparcamiento.

Si las previsiones se cumplen, el movimiento de tierras podría comenzar a principios de 2021 y las instalaciones serán una realidad un año después de obtener la preceptiva licencia municipal de construcción. Su diseño incluye una zona logística en planta y oficinas y servicios en una superior.

Este proyecto se ha impulsado al mismo tiempo que la multinacional de comercio electrónico lanzaba sus planes para asumir de forma directa la distribución regional y de última milla de sus productos. La gestión ha quedado en manos de una de las filiales, Amazon Road Transport, cuyo objeto social es la prestación de servicios logísticos y de distribución, en el que incluye dar soporte a sus "valiosos socios transportistas".

Etiquetas
Comentarios