Despliega el menú
Aragón

vitivinicultura

La D. O. Cariñena pone fin a una vendimia "excelente"

Ha recogido 92 millones de kilos de uva, una cifra muy superior a las previsiones iniciales y un 62% superior a la de 2019.

Un momento de la recolección de las uvas en la denominación más antigua de Aragón.
Un momento de la recolección de las uvas en la denominación más antigua de Aragón.
D. O. Cariñena

Las bodegas de la Denominación de Origen Cariñena han puesto fin a la vendimia. Y el broche ha sido de oro. Han recolectado 91.772.269 kilos de uva, una cifra muy superior a las previsiones iniciales y que supone un aumento del 60,52 % respecto a la producción obtenida el pasado año y que supera en un 11,31% la media de los últimos 10 años.

La vendimia no solo ha sido “excelente” en cantidad, señala el consejo regulador, sino que además lo es también en calidad ya que la uva goza de muy buena sanidad y presenta inmejorables características.

La recolección comenzó a finales de agosto con la cosehca de las primeras variedades, aunque el grueso de la vendimia se inicio en los primeros días de septiembre. Dado que en los últimos años se han fomentado los cultivos en espaldera, la recogida en la denominación que ocupa una superficie total de 14.183,25 hectáreas repartidas por 14 municipios de las comarcas zaragozanas de Campo de Cariñena y Valdejalón, se realizó de manera “fácil y rápida”, ya que el 75% de las uvas son cosechadas con vendimiadoras. Apenas una cuarta parte se hace de manera manual, destaca el consejo regulador.

A estos buenos resultados han ayudado las buenas condiciones climáticas que han acompañado durante todo el proceso. Las lluvias acompañaron el comienzo de la brotación, a mediados de marzo. El crecimiento de los pámpanos fue rápido, debido a las temperaturas cálidas de abril y mayo y a la abundante pluviometría. Y lo mismo ocurrió con el cuajado final, en junio. “Durante toda la campaña el tiempo ha sido estable, sin que se haya registrado ninguna incidencia”, explica la D. O. que destaca que se concluido la campaña con un acumulado de 558,2 litros/m2, un 121,6% más de la media histórica.

De las variedades cultivadas bajo el sello de calidad, la garnacha tinta es la protagonista y representa casi un tercio de la cosecha, seguida de la tempranillo (19,1%) y la cabernet sauvignon (14,2%). La viura o macabeo es la uva blanca con más producción (10,47 %).

Como novedad este año, durante la vendimia, la empresa Tragsatec realizó desde mitad de junio hasta el día 31 de julio de 2020, el control de rendimientos de todas las parcelas inscritas en el Registro de Viñas del Consejo Regulador. Además, se han dispuesto en todos los centros de pesada de la denominación a técnicos veedores de cada una de las parcelas, con el fin de controlar los kilos y el grado de entrada en bodega.

Destaca además el consejo regulador, el gran control de la polilla del racimo (Lobesia Botrana), aunque su incidencia ha sido mínima, señalan, ya que en el 100 % de la superficie de la D. O.P. se utiliza la técnica de lucha biológica contra la polilla del racimo, mediante la “confusión sexual” con difusores de feromonas, un sistema en el que Cariñena ha sido pionera.

Etiquetas
Comentarios