Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Tercer Milenio

Heraldo del Campo

alimentación

El azúcar y la carne, ¿los demonios de la alimentación?

Las empresas que trabajan con estos productos manifestaron su preocupación ante la posibilidad de que sus producciones terminen siendo "demonizados".

Sacarina, azúcar moreno, azúcar de caña, estevia... las formas de endulzarnos son diversas, pero ¿Hay alguna mejor que otra? ¿Cuáles son las ventajas y los inconvenientes de cada una de ellas? Te lo contamos.
El azúcar ha recibido siempre malas críticas.
Heraldo.es

No es una nueva tendencia y muchos menos una innovación acelerada por la pandemia. Pero también relacionada con la salud (humana y del planeta) desde hace años no se han dejado de escuchar duras críticas hacia el consumo de azúcar, pero también, más recientemente, de la carne. Son muchas las voces, incluso desde el propio Gobierno, que recomiendan -con agresivas campañas- reducir el consumo de azúcar e incluso para que así sea se grava con impuestos las bebidas azucaradas en aras de "una dieta más saludable". Y son cada vez más numerosos los mensajes que instan a reducir (incluso a abandonar) la ingesta de carne, con el argumento principal de la contaminación y el peligro medioambiental que supone este tipo de ganadería.

Durante el encuentro dedicado a la innovación y organizado por el Clúster de la Alimentación de Aragón, empresas aragonesas que trabajan con estos productos manifestaron su preocupación ante la posibilidad de que sus producciones terminen siendo "demonizadas".

"Somos fabricantes de frutas y verduras confitadas y utilizamos el azúcar como ingrediente, pero en nuestro caso es una técnica de conservación porque tenemos que ocupar el espacio del agua para darle vida útil", señala Ruth Lázaro de Taisi, que reconoce que incluso ha llegado a plantearse la posibilidad de buscar un nuevo concepto para sustituir la palabra ‘confitada’, "que igual suena un poco antigua".

A Maite López, de Carnísima, también le inquieta un futuro en el que carne natural parece dar un paso atrás ante el avance de la proteína animal de laboratorio o conseguida con impresora 3D. "Nuestro modelo se basa en la carne ética, ya que el ganado ecológico y de alta montaña y los productores utilizan prácticas respetuosas con el medio ambiente", señala López, a la que le gustaría que "este gran aporte" que la empresa está haciendo a la sociedad también se tuviera en cuenta al hacer la compra.

Para expertos como Pedro Subijana o Beatriz Romanos, ni el azúcar ni la carne van a desaparecer, pero es cierto que hay que buscar las posibilidades de mercado que ofrecen los productos alternativos, por ejemplo, los deshidratados, tanto en frutas y verduras como en productos cárnicos. "Ahí puede haber una línea de negocio, porque estos alimentos se están convirtiendo en las nuevas patatas chips y además se utilizan mucho en la cocina y la coctelería", aseguran.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión