Despliega el menú
Aragón

EDUCACIÓN

Mascarillas "terroríficas" y grupos 'burbuja': así celebrarán los coles Halloween

A pesar de la pandemia, la vida en los centros educativos aragoneses sigue. Aunque muchas de las actividades tradicionales, como los espectaculares desfiles de disfraces, no se van a celebrar, los docentes están realizando un gran esfuerzo para adaptarse a la nueva situación y que la 'fiesta' pueda continuar.

La decoración de interiores, como la del CEIP Baltasar Gracián de Calatayud, el año pasado, es una de las actividades que no faltarán en los centros.
La decoración de interiores, como la del CEIP Baltasar Gracián de Calatayud, el año pasado, es una de las actividades que no faltarán en los centros.
C. Baltasar Gracián

Espectaculares desfiles de disfraces en los patios de recreo, actividades entre distintos niveles, talleres grupales, fiestas ‘horripilantes’, pintura de caras, degustación de platos ‘terroríficos’… Este año, muchas de las actividades tradicionales de Halloween, que organizan los centros educativos aragoneses todos los años, no se van a celebrar, ya que entrañan un alto riesgo de propagar el coronavirus. Sin embargo, y a pesar de la pandemia, la vida en los colegios sigue.“¡Cómo no lo vamos a celebrar!”, exclama Araceli Villalba, directora del CEIP Miguel Artazos de Utebo (Zaragoza).

“Queremos que los niños sean los que menos sufran esta situación -continúa la directora-, por eso, estamos intentando que parte de las actividades que celebramos todos los años se mantengan, adaptándolas a la situación y cumpliendo lo establecido en el plan de contingencia del centro”. En infantil, siempre a nivel de aula y respetando a “rajatabla” los grupos estables de convivencia (grupos burbuja), los pequeños realizarán manualidades -decorarán sus mascarillas para la ocasión, como un elemento más de su disfraz, que harán en las aulas-; habrá cuentacuentos de ‘miedo’ adaptados a las diferentes edades… Los de primaria acudirán al centro el día 30 de octubre disfrazados desde casa, de manera voluntaria; leerán cuentos en inglés, y realizarán actividades artísticas -entre ellas un taller de ‘puntillismo’- para decorar las puertas de sus aulas. Lamentablemente, este año, no habrá desfile de disfraces y no podrán poner en marcha ‘La casa del terror’, en la que participa activamente la asociación de padres. “Estaremos muy activos -afirma Villalba-, la cuestión es que los alumnos no dejen de disfrutar. Es algo que hacemos todos los años y ellos tienen que vivir estas experiencias”. “Nos está sorprendiendo a todos, día a día, la naturalidad con que los pequeños han adoptado las medidas de seguridad. De momento -concluye la directora- no hemos tenido que confinar a ningún grupo”.

"La cuestión es que los alumnos no dejen de disfrutar. Es algo que hacemos todos los años y ellos tienen que vivirlo" 

En el zaragozano CEIP Cándido Domingo, todos los años, por estas fechas, el abuelo de uno de los alumnos obsequia al centro con unas calabazas ‘gigantes’, que los docentes van a decorar y exponer en las aulas para explicar a los escolares la leyenda de ‘Jack of the Lantern’ (Jack el de la Linterna), la leyenda irlandesa que explica por qué se iluminan las calabazas para alumbrar el camino a los difuntos en Halloween. Los alumnos, con materiales que tengan en casa y con la ayuda de sus padres, crearán sus propias calabazas, que llevarán al colegio el 30 de octubre para organizar una exposiciónen el patio. “Las calabazas se dejarán en los porches, ya que a causa de la pandemia no podemos meterlas en el centro”, explica Begoña Huerta, jefa de Estudios. “Ese mismo día -continúa- los pequeños podrán traer al colegio un complemento relacionado con la actividad (gorro, broche, máscara…). En momentos determinados y por turnos, todos los niños y niñas verán la exposición de calabazas, porque queremos que vean que, incluso con la pandemia, se pueden hacer las cosas”, explica Begoña Huerta. Por supuesto, los alumnos seguirán con sus actividades curriculares dentro de sus aulas. Los de 4º de primaria, por ejemplo, están haciendo unas calabazas de papel.

"Queremos que vean que, incluso con la pandemia, se pueden hacer las cosas"

Fantasmas, monstruos, arañas, vampiros… volverán a decorar puertas y pasillos del CEIP Joséfa Amar y Borbón de Zaragoza, aunque este año “la fiesta de los padres, que disfrazados se pasaban por los pasillos del centro para animar y ‘asustar’ a los pequeños, no se celebrará, evidentemente”, apunta la maestra del centro Toñi Morcillo.Sin embargo, han aprovechado para fomentar las actividades en la biblioteca, con la recomendación de lecturas “monstruosas”, harán manualidades y en las entradas, salidas y turnos de recreo sonará, posiblemente ‘Thriller’ de Michael Jackson. Y el 30 de octubre, podrán acudir a clase con algún pequeño detalle alusivo a la noche más terrorífica del año. “Seguramente, en clase, decoraremos nuestras mascarillas. Creo que esa será una buena actividad”, dice Morcillo. “En los colegios, en estos momentos, se está haciendo todo igual, con nuestros protocolos, claro, extremando medidas… Seguimos celebrando los cumpleaños sin caramelos ni abrazos, pero nos sonreímos con la mirada”, afirma.

"Intentaremos que sientan que seguimos todos juntos, aunque físicamente, no lo estemos" 

Este año, en la escuela de Valdeltormo, del CRA Matarraña (Teruel), tampoco podrán realizar dinámicas conjuntas para Halloween. Los dos grupos estables de convivencia (uno de 12 alumnos, de infantil y 1º de primaria, y otro de 10, de 2º a 6º de primaria) no podrán juntarse. “Y eso que, al ser pocos alumnos, solemos hacer muchos trabajos en comunidad”, explica Elena Francia, tutora de una de las aulas. “Imagínate -continúa-, si un grupo entra en la biblioteca, el otro no puede entrar hasta que no se desinfecta el espacio”. Pero los ánimos no decaen y esta jovencísima maestra y su compañera, ya han pensado en diseñar un gran mural, que expondrán a la entrada de la escuela, donde exhibirán todas las manualidad que, individualmente, harán sus alumnos en sus respectivas aulas. Un mural con fantasmas, con la cara de cada uno de los pequeños, o arañas y en el que ellas mismas aparecerán disfrazadas, por supuesto, de brujas. Y el 30 de octubre, ya en carne y hueso y como buenas ‘brujas’, recibirán a niños. Con este mural queremos que, cuando entren en a la escuela, vean que seguimos todos juntos, aunque físicamente, no lo estemos”. “Yo, por supuesto, en mi aula, como todos los años, haré mi hechizo con ojos de rana y mocos de caracol (bicarbonato y vinagre), que tanto les gusta. Pero todo dentro de nuestro grupo burbuja".

Etiquetas
Comentarios