Despliega el menú
Aragón

coronavirus

El aragonés que ya ha probado la vacuna rusa: "Estoy tranquilo, va a ser mayor el beneficio que el daño"

Carlos Moraga, zaragozano de 45 años, es uno de los 40.000 voluntarios del ensayo y el primer extranjero al que se la suministrado la dosis.

Carlos Moraga, durante la aplicación de la primera dosis.
Carlos Moraga, durante la aplicación de la primera dosis.
Russia Today (RT)

Sin fiebre ni ningún otro efecto secundario. Carlos Moraga, zaragozano de 45 años, se encuentra perfectamente días después de haber probado la vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus. El aragonés es uno de los 40.000 voluntarios del ensayo y el primer extranjero al que se la suministrado la dosis.

Carlos, que viaja a España "con frecuencia, cada dos meses" solo quiere "recuperar" su vida, según explica al diario 'El Español'. "La covid ha cambiado y empeorado mi vida. Quiero volver a mi país sin que esto sea un problema. Y esta es la única solución que tengo ahora mismo", indica en la entrevista, en la que afirma sentirse "seguro", ya que "va a ser mayor el beneficio que el daño" que pueda causarle.

Este periodista, afincado en Moscú desde hace una década y que trabaja para el medio Russia Today (RT), se 'alistó' en cuanto pudo como voluntario, algo que en un principio estaba restringido para los moscovitas. Tras pasar un reconocimiento médico pormenorizado, Moraga se puso la primera vacuna el pasado domingo 27.

La salud de Carlos va a ser monitorizada durante días, si bien él no siente nada extraño, ni si quiera fiebre, síntoma que sí han sufrido otros voluntarios. Antes de la siguiente y última dosis, que se le suministrará dentro de 21 días, se le practicará una PCR para detectar si ha desarrollado anticuerpos.

Tras la segunda vacuna se adentrará en un período de control de 180 días. Para monitorizar la salud del paciente se le facilitan una pulsera que controla sus datos biométricos, una aplicación móvil donde deben registrar todos los efectos experimentados y un teléfono de contacto.

"Sputnik V se administró a más de 5.000 ciudadanos durante las pruebas clínicas y la vacunación de los voluntarios, sin que se registraran reacciones colaterales indeseables, excepto las descritas en la instrucción médica", indicaron las autoridades rusas a  la agencia de noticias Sputnik. Rusia registró oficialmente el 11 de agosto la vacuna Sputnik V, desarrollada por el Centro Gamaleya en cooperación con el Fondo de Inversión Directa de Rusia (FIDR) y que actualmente se encuentra en la tercera fase de ensayos clínicos.

Sputnik V generaría hasta dos años de inmunidad, según afirman sus desarrolladores. La vacuna consta de dos componentes: el primero se basa en el adenovirus humano tipo 26, mientras que el segundo está basado en el adenovirus humano recombinante tipo 5.

Etiquetas
Comentarios