Despliega el menú
Aragón

Opinión

Universos paralelos

ACTUALIZADA 30/07/2020 A LAS 02:00
HOSPITAL MIGUEL SERVET ( ZARAGOZA ) / CORONAVIRUS / 18/04/2020 / FOTO : LUIS CORREAS - DGA [[[FOTOGRAFOS]]] [[[HA ARCHIVO]]]
Foto de archivo del hospital Miguel Servet
José Miguel Marco

No encuentro ningún motivo para aplaudir a nadie por la gestión de una pandemia que se ha cobrado miles de vidas (más de 40.000) en apenas cuatro meses. Será que mi ciudad, Zaragoza, el Aragón Oriental y Monegros sufren el brutal embate de una segunda ola que niega el Gobierno en un burdo intento de evitar que aumente la lista de países que imponen cuarentena a los pasajeros que regresan de España. Aunque en Europa nos quieren, y nos respetan. Tanto, que cualquiera que escuchara ayer el presidente Sánchez tendría la impresión de que marcamos las líneas económicas de la Unión y sentamos cátedra, pese a nuestra incapacidad manifiesta para cumplir los objetivos de estabilidad (éxito compartido de PSOE y PP).

Pero resuenan aplausos en el Congreso, y esta vez desde los escaños socialistas llenos en una fugaz vuelta al trabajo presencial. Será para dar (mal) ejemplo o para intentar reflejar una idílica "nueva normalidad" que en Aragón abandonamos hace tiempo. Porque hay brotes de covid en 45 residencias, con 112 internos infectados (y dos muertos); porque 27 aragoneses están en la uci, 261 en planta, y enfermeras y médicos rehacen de forma anticipada sus maletas para volver al tajo.

Solo Aragón y Cataluña han visto ya las orejas al lobo. Sánchez, y quienes le jalean, continúan en un universo paralelo en el que la covid está bajo control y nos permitirá a todos disfrutar del verano. Cuando viaje el viernes a La Rioja, bien podría visitar el Servet o el Clínico para ver que en Zaragoza no hay motivos para el aplauso.

Etiquetas