Despliega el menú
Aragón

Lambán apuesta por "políticas concretas" contra la despoblación en lugar de diseñar "planes gaseosos"

Los presidentes de Aragón, Castilla y León y Castilla-La Mancha, han firmado un acuerdo para solicitar que las provincias de Soria, Cuenca y Teruel sean consideradas provincias "más desfavorecidas" en el nuevo mapa de ayudas regionales.

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha apostado este viernes por implementar "políticas concretas" contra la despoblación desde las Comunidades autónomas y los ayuntamientos, que conocen el problema "de manera exacta", en lugar de diseñar "planes gaseosos" cada dos años.

Lambán ha firmado con sus homólogos de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, un acuerdo para solicitar que las provincias de Soria --donde se ha desarrollado el encuentro--, Cuenca y Teruel sean consideradas provincias "más desfavorecidas" en el nuevo mapa de ayudas regionales.

"Bienvenidas sean las estrategias nacionales y las planificaciones europeas, sobre todo si se plasman en cuestiones concretas", ha planteado Lambán en rueda de prensa, quien ha animado a mejorar la PAC y la financiación municipal, con medidas como la autorización del gasto de los remanentes de tesorería de los ayuntamientos. Ha propuesto que "a cada política pública concreta se le ponga un acento específico para su plasmación en el medio rural", por ejemplo, en turismo y medio ambiente.

Ha realizado "una defensa encendida de Comunidades autónomas y ayuntamientos", que "se han ofrecido" para solucionar este problema "de primerísima magnitud", recordando que, en la Conferencia de Presidentes de 2017, los presidentes regionales ya pidieron al entonces presidente de España, Mariano Rajoy, que elaborara una estrategia frente al reto demográfico y una reforma del sistema de financiación autonómica, "dos caras de la misma moneda". Sin embargo, "la inestabilidad ha impedido que estas decisiones se materializaran y dieran resultados", ha lamentado.

Ahora se trata de "elevar la categoría del problema a nivel europeo", ha continuado Lambán, quien ha hecho notar que el proceso de la despoblación no solo afecta al norte de la UE, "como tradicionalmente se ha considerado", de ahí que la UE esté preparando un libro verde del envejecimiento de la población para desarrolla el medio rural a medio y largo plazo.

Ha pedido que la dimensión demográfica tenga "impacto" como criterio de cálculo de las ayudas europeas para el próximo sexenio 2021-2027 y que las normas se apliquen con flexibilidad.

Ha reclamado que los beneficios fiscales no solo afecten a las provincias solamente, sino también a determinadas zonas despobladas de otros territorios, insistiendo en criticar "la formulación gaseosa de estos problemas".

"En espera de que los planes gaseosos den algún tipo de fruto, tenemos que ponernos a trabajar exigiendo medidas y políticas concretas"

El presidente de la Comunidad Autónoma se ha referido a "quienes piensan que la planta municipal española está en crisis y que la solución es volver a la planta municipal de finales del siglo XIX, cuando en realidad asistimos al fin irreversible del modelo de poblamiento que arrancó en los siglos de la Reconquista, que se mantuvo siglos y saltó por los aires en cuanto llegó la modernización económica por la industria".

Para Lambán, "pensar en una ordenación del territorio adaptada a los nuevos parámetros económicos y productivos no pasa por volver a lo que durante siglos ocurrió, no pasa por rellenar lo que se ha vaciado, sino por revitalizar el medio rural con inversiones, con fórmulas económicas y sistemas productivos adaptados a los tiempos nuevos".

Igualmente, ha apostado por "aprovechar de forma sostenible los grandes atractivos del medio rural, que son muchos", como el turismo, el patrimonio, la agroalimentación o las energías renovables, "proyectando al medio rural al futuro, no volviendo al pasado".

De esta forma, "no se trata de hacer cada dos años una estrategia nacional", sino de "pasar de las musas al teatro y, en espera de que esos planes gaseosos den algún tipo de fruto, ponernos a trabajar exigiendo medidas y políticas concretas". 

Unidad y equilibrio

El presidente aragonés ha defendido "la unidad de España como bien político en sí mismo y como sinónimo de igualdad de derechos y oportunidades", de forma que la revitalización rural se convierta en "una política de Estado de primera magnitud", lo que es "un imperativo constitucional".

Lambán ha emplazado a todos a "aplicarnos mucho para cerrar brechas de toda índole" en el marco de "la batalla que hemos emprendido por la revitalización del medio rural", criticando "la diferencia en cuanto a derechos y oportunidades" entre la España interior y la zona más desarrollada económicamente, "insoportable desde el punto de vista ético".

Además, ha considerado que "una España más equilibrada sería un país más eficiente desde el punto de vista económico", añadiendo que mantener la diferencia es "inaceptable" desde la perspectiva política.

Lambán ha urgido a "impedir la fractura de España por la vía social", vaticinando que "no se llegará a producir", si bien "es una sangría más difícil de atajar que el problema que nos puedan ocasionar los separatistas, que reconduciremos más pronto que tarde".

La desigualdad social "es letal si se mantiene y socava los cimientos de la democracia de forma demoledora y la unidad de España", ha opinado el jefe del Ejecutivo aragonés, observando que "en este momento no hay nadie que justifique la desigualdad social, ni siquiera los defensores de las teorías económicas neoliberales levantan la voz".

Etiquetas
Comentarios