Despliega el menú
Aragón

entrevista-XXv aniversario 

Pilar Muro: "Confío que Silva o Teijelo confiesen dónde enterraron a Publio"

La viuda del empresario que fue secuestrado en Zaragoza, con 84 años, mantiene la esperanza de conocer qué ocurrió al final.  

Pilar Muro en el andador que lleva el nombre de su marido Publio Cordón, en el Canal Imperial, donde fue secuestrado el 27 de junio de 1995
Pilar Muro en el andador que lleva el nombre de su marido Publio Cordón, en el Canal Imperial, donde fue secuestrado el 27 de junio de 1995
Guillermo Mestre

Pilar Muro ha pasado la covid-19 en Madrid con una de sus hijas y al ver la muerte de los ancianos en las residencias en soledad lo compara con lo que sufrió su marido en manos de los Grapo. Hoy es el día nacional de las víctimas de terrorismo y el XXV aniversario del secuestro de Cordón.

¿Cómo recuerda aquel 27 de junio de hace 25 años en el que Publio no regresaba del Canal?

Aquella situación que vivimos me marcó para siempre. Ya no eres la misma y no actúas igual. Han pasado veinticinco años y para mí es como si fuera mucho menos. Ese momento fue horrible, aunque tengo el recuerdo siempre.

Nadie le hizo caso al principio cuando habló de un secuestro. Se llegó a vaciar el Canal...

Fue muy raro todo porque en esa época llegaron a haber tres secuestrados (José María Aldaya, José Antonio Ortega Lara y Cosme Delclaux) y se hablaba de esto en las casas. Cuando llegaron los perros solos y no venía Publio, salí corriendo al Canal a ver qué podía pasar, me encontré con una pareja de la Guardia Civil y les dije que mi marido tenía que volver y no lo había hecho. Les conté que pensaba que lo habían secuestrado. Me salió así y no me creyeron. Pensaron que era una señora loca y creyeron cualquier otra cosa como que se tropezó para caerse al Canal. No persiguieron a nadie, a los posibles secuestradores, vaciaron el Canal y se perdió un tiempo muy valioso.

¿Cuánto tardaron los Grapo en llamarle para confirmarlo?

Creo que pasaron tres días. Como no aparecía por ningún sitio, la Policía vino a casa, aunque éramos una zona de la Guardia Civil, y pusieron un operativo para grabar las llamadas. Desde el principio, Interior y la Policía desconfiaron en la familia, y pensaban que el empresario se había ido. Llamaron los Grapo diciendo que lo tenían secuestrado y reconocieron rápidamente a Enrique Cuadra. Pero pasados dos o tres meses, el Ministerio de Interior decía que lo buscaban en Brasil, Guatemala y Santo Domingo, donde fue varias veces. Pero no me lo creía y lo pasé fatal. Denuncié a Margarita Robles (entonces secretaria de Estado de Interior) y no hicieron nada.

Enrique Cuadra salió en libertad de la prisión de Darooca tras cumplir 19 años. ¿Qué relación le queda con los terroristas?

Ha habido de todo. Los he odiado, los hubiera matado a todos o torturarlos para que nos dijeran la verdad. A estas alturas estoy más calmada y me parecen unos desgraciados. En el fondo, estoy satisfecha porque el Grapo cayó gracias a Publio Cordón, por lo mal que lo hicieron y las mentiras que dijeron. Era la maldad por la maldad. Los desprecio.

En el primer juicio en 1998 en la Audiencia Nacional la familia lloró porque los medios creían más a los terroristas que a ellos...

Es verdad. La banda terrorista creó una imagen de que ellos eran buenas personas y habían dejado libre a Publio en Barcelona, y mentía la familia. Sufro mucho al pensar en los días que tuvieron a Publio encerrado, con lo mal que lo pasó, y cómo murió en soledad. Se me junta con lo que ha pasado con la covid y los ancianos que han fallecido. Es terrible; se quedó solo y sin reconocimiento de nadie. Me hicieron sufrir el comportamiento del Ministerio de Interior de entonces, cuando necesitábamos que nos tendieran la mano.

¿La Guardia Civil cogió el caso y cambió el rumbo?

Por supuesto, pero había pasado tiempo (un año) y nosotros pedimos a la Guardia Civil que asumiera la investigación, cuando entró Mayor Oreja en Interior (mayo de 1996). Nos hizo caso, fue más humano que los anteriores y avanzaron. Salían las cosas como eran. La Policía no nos dio ningún informe ni un dato.

¿El pago del rescate de 400 millones de pesetas a los Grapo de su familia en París se controló?

Por supuesto, la Policía los siguió desde el principio (Madrid) hasta el final, en París, cuando los perdieron de vista. Fue una inutilidad. Los billetes estaban fotografiados, filmados y marcados, pero nunca se ha sabido de ellos.

El único que ayudó fue el grapo Fernando Silva y colaboró en la búsqueda en Mont Ventoux...

Sí, pero no se ha encontrado, a pesar del esfuerzo increíble que ha realizado la Guardia Civil en varias ocasiones. No creo que haya olvidado el lugar exacto donde lo enterraron. Silva salió de la banda, como Teijelo, pero al final no quiere hablar dónde está, asumir que no lo soltaron y lo mataron. En el fondo siguen perteneciendo a los Grapo.

Tal como era Publio y tras leer sus cartas, ¿cree que pudo intentar huir en la casa de Lyon?

Desde luego que lo intentaría, pero declararon que se cayó. He estado en la casa y hay una altura desde el tejadillo al suelo, donde supuestamente estaba cautivo, pero no creo que se matara porque eran dos o tres metros.

Mientras no se halle el cadáver no se sabe si le dispararon...

Claro, ese es el quid. Si lo vieron salir de la ventana no tendrían miramientos en dispararle. ¿Por qué no ha n dicho desde el principio dónde lo dejaron?

¿Cuando fueron a pagar a París pidieron una prueba de vida?

Sí, pero no hubo foto. Ya habría pasado todo en la casa de Lyon. Se justificaron porque la prueba de vida tardaría más tiempo en llegar Publio a casa, Ese mes de agosto hacía mucho calor y sufríamos porque pensábamos que estaba en un cuartucho, encogido y fumando. Por eso, aceptamos pagar sin tener la prueba de vida para que lo soltaran de una vez.

¿Hay nuevas opciones para localizar el cadáver de Publio Cordón en Mont Ventoux?

La Guardia Civil me ha explicado que tienen un nuevo aparato, un dron, mejor que el anterior porque tuvo problemas con el sonido y no fue tan claro. No tengo muchas esperanzas, aunque sé que ellos siguen investigando con esto y otras cosas. Han pasado tantos años... y ellos me dicen que acabaremos sabiéndolo. No sé si aguantaré tantos años.

¿Mantiene la esperanza?

Tengo 84 años y esto me hace vivir. Quiero saber lo que ocurrió al final. Es difícil que desde un dron se vea si se ha movido la tierra hace 25 años porque ya se ha podido asentar pasado el tiempo. Sería un milagro. En realidad, confió en que alguno de ellos, como Silva o Teijelo, acaben diciéndolo al final porque ellos lo saben perfectamente, pero son como una secta y solo queda la ilusión de lo que fue el Grapo. Ahora no son nada.

Etiquetas
Comentarios