Despliega el menú
Aragón

gente de la tierra

La Fresquera, el gusto por los productos de proximidad

Javier Gallego es el responsable de este establecimiento, ubicado en Jaca, y que apuesta por el comercio
 de Kilómetro cero y de proximidad.

Javier Gallego es el responsable de este establecimiento, ubicado en Jaca, y que apuesta por el comercio de km 0 y de proximidad.
Javier Gallego es el responsable de este establecimiento, ubicado en Jaca, y que apuesta por el comercio de km 0y de proximidad.
L.F.

Sostenibilidad, desarrollo rural, comercio de proximidad, vuelta a los orígenes. Estos son algunos de los muchos conceptos que durante tiempo estuvieron dando vueltas en la cabeza de Javier Gallego hasta que en agosto del año 2019 decidió que era el momento de pasar a la acción para conseguir su objetivo vital: contribuir a crear un mundo más solidario, equilibrado y en consonancia con la naturaleza.

Y este salmantino, afincando en Jaca desde hace muchos años, pensó que la mejor manera de conseguir algunas de estas metas era apostando por un negocio de agroalimentación, La Fresquera. Se trata de un establecimiento situado en el número 16 de la calle Zocotín de Jaca y dedicado a la comercialización de productos locales de Aragón y kilómetro cero.

Antes de abrir la tienda, él ya había disfrutado y conocido de primera mano el género que ahora vende y que va desde quesos y embutidos, pasando por aceite, mermeladas, cerveza, hidromiel, vino, repostería e incluso cosmética elaborada con productos naturales, como el vino, la leche de cabra, el aceite o la cera de las abejas.

"En La Fresquera buscamos fomentar la economía sostenible, reduciendo la huella de carbono al minimizar el transporte y favoreciendo la economía local, para que los beneficios obtenidos por la venta de los productos se quede en el propio territorio", indica este licenciado en Administración y Dirección de Empresas, que cree que para que esto funcione es necesario crear sinergias con los pequeños productores y artesanos que elaboran los alimentos que él comercializa.

"Yo no sé hacer mermeladas o aceite, pero sí que puedo asesorar a esos productores sobre los alimentos que se encuentran entre los preferidos por los consumidores", recalca.

En estos meses de confinamiento, sus clientes no han dejado de consumir las delicias de sus estanterías, aunque al principio hubo un descenso en las ventas por la imposibilidad de salir de casa con normalidad, "pero luego se han interesado todavía más si cabe por los productos locales que vendemos aquí", recuerda.

Alguno de esos consumidores han llegado a través de las redes sociales, un pilar que Javier considera que es "imprescindible para el desarrollo presente y futuro de las zonas rurales".

Por el momento, los productos se pueden adquirir en la tienda física, que cuenta con reparto a domicilio, pero en breve dispondrá de una página web habilitada para que estas delicias gastronómicas lleguen a todos los rincones de España. "Mi reto es que el mundo entero descubra la cantidad y calidad de productores y artesanos alimentarios de nuestro territorio", concluye.

Etiquetas
Comentarios