Despliega el menú
Aragón

Tercer Milenio

Aragón, tierra de minerales

El yeso y la calcita son los más abundantes, pero son la aerinita y el aragonito son los que hacen de la región aragonesa un lugar singular para la mineralogía.

Arerinita de la cantera La Soriana de la localidad oscense de Estopiñán de la Sierra
Arerinita de la cantera La Soriana de la localidad oscense de Estopiñán de la Sierra
Museo de Ciencias Naturales

“Aunque en Aragón hay mucha diversidad de minerales, minerales espectaculares para coleccionistas no hay, suelen ser de pequeño tamaño”. Con estas palabras, José Ignacio Canudo, director del museo de Ciencias Naturales de la Universidad de Zaragoza, detalla como en Aragón a pesar de estar rodeados de ejemplos de minerales son contados los ejemplos en los que se han encontrado minerales de gran valor para los coleccionistas. Eso sí, Aragón es tierra de minerales, siendo el yeso y la calcita los más abundantes, pero no los únicos que se pueden observar. “El yeso es muy predominante sobre todo en el valle del Ebro, lo encontramos en todos los lugares, aunque también es muy común en Teruel y en Huesca”, anota Canudo. “La calcita es incluso aún más abundante que el yeso porque se encuentra repartida por toda la Comunidad”.

Pero si un mineral hace que Aragón sea singular es la aerinita, la denominada como piedra azul del Pirineo. “Se encuentra en el Prepirineo oscense, sobre todo en la parte que colinda con Lérida”, indica el director del museo de Ciencias Naturales. “Y a pesar de que no es especialmente abundante, es una singularidad pues estamos ante un mineral raro, que ya se utilizaba en la pintura románica”.

El aragonito, “el mineral dedicado a Aragón, a pesar de que no se describió en nuestra región, es también muy común”, asegura el mismo. “Este curioso mineral de grandes cristales hexagonales, que lo podemos encontrar fácilmente en el sur de la provincia de Zaragoza y en Teruel, se denominó de esta forma porque el geólogo encargado de analizar los primeros ejemplares encontrados en la localidad guadalajareña de Molina de Aragón asumió que este municipio se encontraba en Aragón y lo denominó de esta forma”.

"La Ibérica zaragozana es tradicionalmente un lugar donde ha habido muchas minas metálicas"

También la halita, la fuente de la sal común, tiene su importancia en Aragón, donde se han instalado diferentes minas para aprovechar las zonas con más concentración de este mineral.  Y es que, como recuerda Canudo, las minas han tenido una relevancia enorme en Aragón. “Sobre todo la Ibérica zaragozana es tradicionalmente un lugar donde ha habido muchas minas metálicas, aunque bien es cierto que la mayoría han sido minas pequeñas, explotaciones a nivel local, y además de minerales raros”, explica el mismo. 

“Por ejemplo, las explotaciones de plata han sido muy importante en el sur de Zaragoza, pues ya los romanos instalaron minas. También, lo han sido hasta el siglo XIX las de la localidad turolense de Albarracín”, apunta este geólogo. “El azufre, sobre todo en el sur de Teruel, también fue explotado en las minas de Libros, actualmente abandonadas como el resto. El cobre, por su parte, ha tenido al igual su relevancia en Huesca y en el norte de Zaragoza donde se han podido encontrar docenas de minas para uso local; y la barita, un mineral considerado más raro, también ha sido objeto de explotación en el sur de Zaragoza, en Purroy, y en la localidad oscense de Sallent de Gállego, donde hasta hace poco se usaba para hacer lentes porque tienen mucha calidad”, cuenta. “También la pirita se explotó en Cerler, hasta los años 40. Pero no solo hay piritas en la zona del valle de Benasque, las hay muy bonitas en el entorno del Moncayo, como por ejemplo en Ambel. En esta zona a su vez también podemos encontrar hematites de forma relativamente abundante”.

Sin embargo, en la Comunidad los minerales no tienen una gran relevancia desde el punto de vista gemológico. “O por lo menos, por el momento, no se han encontrado”, indica Canudo. “Hay en los Pirineos granates, unas piedras rojas muy bonitas y que se cotizan muy alto, pero las que se han encontrado hasta ahora aquí, en Aragón, no son puras. También hay cuarzos amatistas, sobre todo en el norte de la provincia de Teruel, y a pesar de que se usan como gemas, las halladas aquí no se han utilizado más allá del coleccionismo”.

¿Se pueden coger los minerales?

Y es que cualquier persona puede coleccionar minerales. Como explica el director del museo de Ciencias Naturales, “no están considerados como un bien patrimonial como los fósiles, por lo que siempre que no nos encontremos en una propiedad privada o en un espacio protegido, como puede ser un parque natural o nacional, podemos cogerlos, atendiendo siempre al sentido común”

Etiquetas
Comentarios