Despliega el menú
Aragón

aragón

Jóvenes emprendedores frente a la covid

Los empresarios que empiezan se encuentran con un nuevo obstáculo a superar, la pandemia del coronavirus. 

Coronavirus
Adrián García, perfectamente equipado para enviar comida para llevar.
Heraldo.es

La quiebra de Lehman Brothers, los efectos del cambio climático, la tragedia de las migraciones humanas... Quizá todos estos males eran ya pandémicos, pero ahora ha llegado, sin necesidad de recurrir a las metáforas, una pandemia de verdad, la del coronavirus. Aseguran que unos organismos están más expuestos que otros. La incidencia sanitaria, tanto en contagios como sobre todo en fallecimientos, crece proporcionalmente con la edad. La incidencia económica posterior, cuyas consecuencias palpamos ya, se ceban sin embargo con un colectivo joven. Los jóvenes emprendedores tendrán que luchar muy duro. Además de la dificultad propia de todo inicio de un camino, la covid aparece como obstáculo inesperado.

Adrián García tiene 26 años. Con 21 montó la tasca La Ultramarina, un espacio gastronómico diferente, con encanto, en Los Enlaces. Local sin terraza, en estos tiempos de clausura pandémica elabora comida para llevar. “Llevamos trabajando unas semanas con esta modalidad y ha tenido una gran aceptación. Entregamos numerosos pedidos cada día", apunta.

"Somos un establecimiento con toda una carta visible en nuestra página web (www.tascalaultramarina.es). Estamos preparados para servir todos estos productos para llevar para que lleguen de forma exquisita a su destino”, dice el joven empresario aragonés.

La Ultramarina goza desde hace años con un lugar preferente entre los diez mejores restaurantes de toda Zaragoza en la plataforma de TripAdvisor, contando con miles de seguidores en la página de Instagram @tascalaultramarina. “Nos hace feliz hacer feliz a los demás. Estar alrededor de una mesa con quien queremos y comiendo lo que queremos ayuda a ello”, subraya.

Álvaro Francés tiene un año más que Adrián y el mismo espíritu emprendedor. El confinamiento no ha impedido que el vino sea catado por los mejores paladares. Hay gente que tiene miedo a salir de casa. Álvaro se encarga de que no les falte buen vino o cava en la mesa. “Nuestro modelo consiste en que el vino llegue del almacén al cliente directamente, ahorrándonos pasos para evitar manipular el vino. Es decir, recibimos el pedido, pasamos a transporte y ellos se encargan de todo hasta dejarlo en la puerta del domicilio del cliente. Principalmente estamos centrados en Denominación de Origen Calatayud y Denominación de Origen Rioja. Además, elaboramos cava con Denominación de Origen Cava en Ainzón. Ha sido muy bien recibido por el público el poder tener acceso a cava aragonés”, brinda Álvaro Francés.

El empresario Álvaro Francés, siempre acompañado de buenos vinos
El empresario Álvaro Francés, siempre acompañado de buenos vinos
HA

“Aragón es un territorio donde la gente ensalza mucho sus vinos, por lo que nuestra marca (Ia Vintage) ha sido muy bien acogida. Es un producto tratado a más de mil metros de altitud y bajo unas condiciones espléndidas. Por otro lado, los vinos de Álvaro Palacios son conocidos a nivel mundial. El bodeguero riojano es uno de los grandes impulsores de la garnacha en el mundo. Nuestra forma de adaptarnos a los tiempos ha sido desarrollar esta línea que hace que el cliente no se tenga que desplazar de casa. Principalmente estamos centrados en hostelería, con firmas de solera en Zaragoza, como Meson Martin, Nueva Karambola, Jena o Asador Pasiego. No los dejamos de lado, pero hemos querido acercarnos a las casas de la gente y facilitarles la tarea”, sintetiza.

Sin terraza en pleno casco histórico de Zaragoza, la taberna El Papagayo sigue funcionando. Diego Mort, de 27 años, bautizó con ese nombre al local, pues en la mítica discoteca zaragozana se conocieron sus padres. “La oferta gastronómica podríamos decir que tiene como matriz principal la cocina mediterránea, que, en ocasiones, es complementada con la cocina asiática y oriental . Como platos emblemáticos del establecimiento podríamos destacar, el perrigamba, bocado con el que nos dimos a conocer en la ciudad, pudiendo definirse como una explosión de sabores. Este plato, inspirado en el ‘lobster roll’ americano, combina un amplia gama de sabores y texturas, de mas dulces a picantes a crujientes y cremosas, con un toque vegetal y de mar, lo que lo hace un bocado único en el panorama local”, apunta.

El joven emprendedor ofrece un análisis de la nueva normalidad que aguarda. “Creemos que esta crisis nos va a aportar cosas positivas en gran parte. Por un lado, creo que el cliente, ha podido experimentar el cocinar en casa con sus seres queridos y ha podido ser consciente de la complejidad que conlleva en muchos casos. El cliente, de aquí en adelante, va a valorar mas el tomar una simple caña o una tapa, y creo que para la hostelería de calidad va a salir beneficiada. Esta situación nos ha hecho reflexionar de la importancia de las cosas mas básicas, una buena comida, un buen vino y el disfrutarlo con buena compañía. Otro de los factores relevantes creo que va a ser la limpieza. El cliente va a ser minucioso a la hora de elegir un local que respete la normativa de sanidad e higiene. Ademas, el servicio ‘delivery’ o de comida para llevar a casa va a tomar mas relevancia en el sector, donde un buen ‘packaging’ y reparto serán cuestiones clave para triunfar fuera del local”, concluye Diego.

Etiquetas
Comentarios